La falta de chips afecta a España: SEAT cierra 3 días

La escasez mundial de chips ha generado multitud de problemas en los fabricantes de todo tipo de dispositivos en el mundo. La pandemia se ha unido a una gran demanda por las criptomonedas, lo que en conjunto va a hacer que en 2021 siga habiendo problemas de suministro. Después de afectar a fabricantes como a Tesla o General Motors, ahora SEAT se ha visto afectada por ello en España.

Así lo ha anunciado hoy la compañía, que cerrará durante tres días su fábrica de Martorell (Barcelona). El cierre tendrá lugar el viernes, lunes y martes, y tiene como motivo que no tienen chips suficientes para ir equipándolos en los coches. Este puente alargado se suma al miércoles y jueves, donde la compañía tenía pensado ya paralizar la producción por ser festivo local en Cataluña.

Problemas en multitud de fábricas europeas

Con ello, la compañía espera ganar una semana de suministro para ir compensando la escasez con la que lleva luchando desde hace meses, al igual que todos los grandes fabricantes de coches del mercado. Para luchar contra la escasez, la compañía había priorizado la fabricación de modelos más pequeños y baratos, los cuales equipan menos chips. Los coches tienen cada vez más componentes electrónicos, y es fácil encontrar cada vez más coches con WiFi.

En lo que va de año, se estima que se han dejado de producir 500.000 coches en toda Europa por la escasez de chips. La propia matriz de Volkswagen tiene paralizadas varias fábricas en Europa por este motivo. A estas se sumarán la de Martorell desde mañana, y la de Navarra, que lleva desde principios de semana parada a la espera de continuar el miércoles por escasez de pantallas y otros componentes. Otras fábricas de España de otras compañías se han visto afectadas, como Almussafes en Valencia, u otras de Mercedes, Stellantis o Renault.

seat martorell

Falta de previsión en todos los fabricantes

El motivo para estos problemas de suministro es algo que se lleva arrastrando desde el inicio de la pandemia. Al confinarse todo el mundo, los fabricantes subestimaron la demanda de vehículos, por lo que reservaron un menor suministro de componentes. Por ello, otros fabricantes se adelantaron y reservaron es capacidad, lo que lleva ya más un año generando retrasos y problemas en la cadena de suministros. También ha habido más demanda en los últimos meses de las compañías de alquiler de coches.

A eso se ha sumado una demanda sin precedentes de componentes como las tarjetas gráficas, donde fabricantes de componentes de PC no sólo no disminuyeron la demanda, sino que además la aumentaron. Las ventas de ordenadores, televisores y consolas se han disparado al pasarse más tiempo en casa, y no es de extrañar que las compañías lo vieran venir. Por suerte, parece que la reciente caída en el precio de las criptomonedas está haciendo que los precios vayan volviendo poco a poco a la normalidad.

A esto se le suma que los principales proveedores de estos componentes están sufriendo rebrotes y retrasos. Por ejemplo, ha habido un brote entre los trabajadores del puerto de Yantián, en el sur de China, que es el mayor del mundo con una única terminal de contenedores, y por donde pasa un tercio del comercio internacional de la provincia china de Cantón, aumentando a su vez la presión en otros puertos.