Cómo ver contenidos del PC en el TV de distintas formas

Cómo ver contenidos del PC en el TV de distintas formas

Carlos González

Podemos habernos planteado la opción de conectar el PC al televisor para disfrutar, en una pantalla más grande, de contenidos que están disponibles a través del ordenador. Es por qué más habitual, aunque no el único motivo por el que podemos querer conectar el portátil, o incluso una sobremesa, a nuestro televisor. Y para ello no existe una única ‘fórmula’, sino que hay varias formas de establecer la conexión por cable o inalámbrica en función de nuestras necesidades y, por supuesto, también dependiendo de las características de nuestro televisor o de nuestro ordenador.

Hacer la conexión entre el PC y la TV, como avanzábamos, tiene varias formas posibles. Pero, aunque son muchas las formas por las que podemos ‘copiar’ la pantalla del ordenador en el televisor, todas ellas las podemos dividir en dos: con cable o sin cable. Y evidentemente, a partir de esto, dependerá de la tecnología que vayamos a utilizar en función de nuestras necesidades, y también de las posibilidades con que cuenten tanto el televisor como el ordenador, ya sea un portátil o un PC de sobremesa.

Conectar con cable

Hay varias formas de conectar el PC a la televisión con cable. La ventaja de estos métodos es que suelen ser los más rápidos y sencillos y también los más baratos, pero es mucho más dependiente ya que deberemos tener el ordenador cerca o tratarse de un portátil, pero también tendremos que contar con tener espacio para apoyarlo junto al televisor. No es lo más cómodo, pero sí lo más barato.

Con cable HDMI

El cable HDMI se ha convertido en todo un estándar a partir del año 2012 de fabricación, aproximadamente. Es la conexión cableada más habitual, y Windows 10 nos pone las cosas fáciles para que podamos conectar el PC al televisor. La forma de proceder arranca con el encendido del ordenador y del televisor; una vez encendidos ambos, deberíamos tomar un cable HDMI y conectarlo a la salida del ordenador y la entrada del televisor, sin importar el orden en que hagamos la conexión en cada uno de ellos.

Si tu ordenador o tu televisor no tiene HDMI puedes encontrar fácilmente cables que hacen de conversor entre un tipo de salida y otra. Puedes convertir un USB en HDMI, por ejemplo, con algunos adaptadores baratos que encontramos en Amazon.

En el televisor deberíamos pulsar la tecla AV del mando a distancia para seleccionar el canal HDMI. En el ordenador, sin embargo, tendríamos que ir a Configuración > Sistema > Pantalla, y desde aquí podríamos seleccionar el televisor como pantalla del ordenador con sistema operativo Windows 10, y aplicar la configuración que más convenga para que los contenidos se muestren de la mejor forma posible. No obstante, lo habitual es que esto último ocurra de forma automática y, nada más activar el canal HDMI, ya se vea la pantalla del ordenador en el televisor.

Con cable VGA

Aunque el cable HDMI debería ser la primera opción, no siempre contamos con esta conexión en el ordenador o en el televisor. El cable VGA es otra opción, y si es la que vamos a utilizar entonces tendremos que proceder de una forma ligeramente distinta. Lo primero será encender el ordenador y el televisor y, a continuación, tendremos que conectar el cable VGA tanto a uno como el otro dispositivo.

El audio tendrá que ir por separado, a diferencia de la conexión por HDMI, así que tendremos que usar el cable de audio analógico también conectándolo a ambos dispositivos. Ya que necesitas un cable de audio adicional, normalmente necesitarás un cable de jack a RGA, aunque dependerá de las salidas de audio que tengan tu televisor y ordenador.

Ahora tendremos que seleccionar el canal VGA en el televisor, con el botón AV del mando a distancia. Y en el ordenador con sistema operativo Windows 10 tendremos que acceder a Configuración > Sistema > Pantalla para, dentro de este apartado, seleccionar de forma manual el televisor en caso de que no se haya detectado de forma automática. Además, podemos modificar la resolución y el escalado de la interfaz para que los elementos se adapten de forma correcta.

Con cable DVI

De nuevo, si no contamos con conexión HDMI en nuestro ordenador o en el televisor, es posible que sí tengamos un cable DVI. Tampoco debería ser la primera opción para escoger, pero es una alternativa válida. Tendremos que encender tanto el televisor como el ordenador, conectar el cable a ambos dispositivos y, en el televisor, pulsar la tecla AV para seleccionar la entrada por DVI. Y una vez más, Windows 10 debería seleccionar la pantalla de forma automática y empezar a mostrar los contenidos directamente en el televisor.

En caso contrario, en el ordenador iremos a Configuración > Sistema > Pantalla y, desde aquí, podremos seleccionar de forma manual el televisor como salida de vídeo. Si es necesario, podemos pulsar sobre ‘Detectar’ para que encuentre la pantalla y, para modificar su configuración, antes podemos usar el botón de Identificar en esta misma sección. Así sabremos la numeración asignada y, por tanto, los ajustes aplicados al televisor en la salida de vídeo.

Si tienes Mac…

La mayoría de ordenadores Mac también soportan la conexión con cable para ver el contenido en un televisor inteligente o utilizarlo incluso como monitor externo. En este caso tendremos que conectar un cable HDMI o DVI al puerto Thunderbolt. Según el modelo de ordenador que tengas es probable que solo dispongas de puertos Thunderbolt con entradas de tipo USB-C. En este caso tendrás que utilizar el adaptador oficial de Apple o cualquier de los que se venden en Apple, asegúrate que sea compatible con tu modelo.

El reconocimiento de tu televisor será automático, si quieres configurar la manera de compartir contenido en el Smart TV solo tienes que ir a Preferencias del sistema / Pantallas para definir la pantalla principal, la resolución y otros parámetros.

¿Qué cable necesito para conectar el PC a TV?

Para conectar el televisor a tu ordenador por medio de cables, necesitarás el cable correspondiente. Por ello, te vamos a mostrar el cable que es necesario en función de cada una de las conexiones de tus dispositivos. Vamos a fijarnos inicialmente en la conectividad de tu televisor, algo en lo que puedes fijarte inicialmente si te estás planteando hacer la compra.

Si tu TV tiene conexión HDMI:

  • En ordenador con HDMI, es necesario cable HDMI.
  • En conexión con Micro HDMI, es necesario cable microHDMI a HDMI.
  • En conexión de PC VGA, es necesario un cable VGA a HDMI.
  • En cable USB tipo C es necesario adaptador de USB C a HDMI.

Si la conexión de TV es con euroconector:

  • SI el PC tiene HDMI se requiere adaptador de HDMI a euroconector.
  • Si el PC tiene VGA; se requiere adaptador de VGA a euroconector.
  • Si el PC es micro HDMI; se requiere adaptador de microHDMI a euroconector.

Si ambos son VGA:

  • Si la TV es VGA y el PC es VGA, se requiere un cable VGA normal.

Recuerda las opciones que tienes disponibles para conectar el ordenador a tu televisor y las conectividades que tienes en ambos dispositivos para elegir el cable que necesitas. Actualmente, los televisores y ordenadores no suelen venir con este cable, pero lo puedes encontrar en tiendas de electrónica, informática, multiprecios, centros comerciales, sitios de bricolaje y muchos otros establecimientos comerciales. Te recomendamos un cable de calidad del tamaño que necesitas y que te ofrezca buenas prestaciones.

Sin cables

Hay varias opciones para hacerlo sin cables, lo que nos da más independencia. Siempre tendremos en cuenta los factores que crean interferencias (microondas, teléfonos inalámbricos, etc.) o ralentizan la velocidad de la red WiFi (cuantos dispositivos están conectados de forma simultánea). Es necesario que hagas un estudio de todo.

Si lo que quieres es una solución más estética, práctica y sin las limitaciones de los cables, aunque no quizá tan fiable, te recomendamos las siguientes soluciones para conectar tu ordenador a PC sin cables con muy buenos resultados. En función de los aparatos con los que cuentes, tus requerimientos y características puede ser necesario uno u otro, así que te vamos a decir cuáles son los mejores y cómo llevarlos a cabo.

Con WiFi

En los Smart TV contamos con conexión inalámbrica de tipo WiFi. Si es nuestro caso, la podemos aprovechar para conectar el ordenador al televisor y ver en este los contenidos de nuestro portátil, o de nuestro PC de sobremesa. Lo primero será encender ambos dispositivos y, en el televisor, dentro de los ajustes activar el WiFi y establecer la conexión con nuestra red local, la misma a la que esté conectado el ordenador, introduciendo la correspondiente contraseña.

Ahora, en el ordenador, tendremos que ir a Configuración > Sistema > Pantalla > Varias pantallas > Detectar. Con esto, en el ordenador con sistema operativo Windows 10 se debería mostrar el Smart TV con WiFi como opción disponible y, entonces, solo tendríamos que hacer doble clic en el mismo para que se muestren los contenidos de nuestro ordenador. De la velocidad y estabilidad de la conexión, evidentemente, depende la calidad de la transmisión de contenidos.

Windows nos permite elegir la manera en la que compartiremos pantalla con el Smart TV: modo espejo (se ve exactamente lo mismo en la pantalla del ordenador y en el smart TV) o modo extendido (el Smart TV es una continuación del Escritorio que se muestra en el ordenador, esto permite utilizar el ordenador para realizar una tarea mientras se reproduce contenido en el televisor).

Contenido multimedia

Otra de las opciones que se nos presenta con WiFi es utilizar un servicio similar a Plex, para que, mediante nuestra conexión inalámbrica, podamos ver el contenido multimedia de un disco duro de nuestro ordenador en nuestra Smart TV.

Existen varios programas similares a Plex, pero posiblemente este es el más usado y famoso de todos. Se trata de instalar la versión Plex Servidor en el ordenador e ir seleccionando que carpetas son las que queremos que formen parte de nuestro sistema multimedia por WiFi. Plex se encargará de que aquellos archivos de videos, fotos o música que tengamos en las carpetas o disco duro que le hayamos indicado, se pasen al servidor de la aplicación y así estén listos para que se transfieran.

Ahora solamente queda instalar Plex Cliente en nuestra Smart TV, asociarla al servidor del ordenador y esperar a que se carguen todos esos archivos que hemos comentado antes. una vez cargados ya tendremos la posibilidad de ver en nuestra Smart TV todo el contenido multimedia que queramos y que teníamos en el ordenador. Es la manera perfecta de ver películas, series o escuchar nuestra música MP3 favorita sin depender de cables.

Plex

Con ScreenShare

Podemos encontrarlo como ScreenShare, como Miracast, como Screen Mirroring, Display Mirroring o Allshare Cast entre otros nombres. Sea como fuere, es una tecnología que aprovecha el WiFi del Smart TV y otros dispositivos para la transmisión de contenidos al televisor. La mayoría de los televisores inteligentes que cuentan con conexión inalámbrica de tipo WiFi permiten el uso de esta tecnología, y desde un ordenador con Windows 10 la podemos usar también de la siguiente manera:

Con ambos encendidos, y con ScreenShare activado en el televisor, en Windows 10 tendremos que ir a Ajustes > Dispositivos > Dispositivos conectados y seleccionar aquí la opción Añadir un dispositivo. Aquí, en un listado que aparecerá de forma automática y casi instantánea, nos deberíamos encontrar con el televisor inteligente al que pretendemos conectar. Bastaría con seleccionarlo y, de forma automática, los contenidos del ordenador se verán en la pantalla del televisor.

Función proyectar de Windows 10

Si nuestro televisor es compatible con la tecnología Miracast, hay otra opción para conectar nuestro PC al televisor. Nos referimos a la función Proyectar de Windows 10 y que encontramos en el Centro de Actividades del sistema. Por lo tanto, si tenemos conectados a la misma WiFi nuestro PC y televisor, lo primero que tenemos que hacer es hacer clic sobre el icono del centro de actividades que se muestra en la esquina derecha de la barra de tareas y a continuación, pulsar sobre la opción Proyectar.

Esto nos mostrará las diferentes opciones de proyectar la pantalla del PC en nuestro televisor, solo la pantalla, hacer un duplicado, ampliar o usar como segunda pantalla. Si no nos aparece la pantalla de nuestro televisor, entonces tendremos que vincularla. Para ello, abrimos la página de Configuración, entramos en Sistema > Pantallas y pulsamos en Detectar. Esperamos a que se establezca la conexión y ahora ya podremos elegir el modo de proyección.

Con ayuda de otros dispositivos

Existe una gran variedad de dispositivos que podemos conectar a nuestros televisores a través del puerto HDMI, son válidos para Smart TV o televisores que no tengan la función de «ser inteligentes» ya que disponen de procesador, memoria y conectividad independiente. Digamos que convierten en «Smart» cualquier televisor.

Con Chromecast

Google Chromecast ha sido –y es- para muchos usuarios la alternativa a renovar su televisor por un Smart TV. Podemos conectarlo por HDMI al televisor, y él será el que se conecte a la red WiFi. De este modo podremos contar con WiFi en el televisor y, entre otras muchas cosas, conectar el ordenador a nuestro televisor, o televisor inteligente, para que se vean en él los mismos contenidos de la pantalla de nuestro PC. No obstante, en este tipo de conexiones hay una limitación de compatibilidad, lo que significa que solo podremos ver en el televisor las aplicaciones o los programas preparados para soportar Chromecast.

Con un televisor con Chromecast instalado y configurado correctamente, y conectado a la misma WiFi del ordenador, ya tenemos todo preparado. Ahora, únicamente tendremos que pulsar sobre el icono de Chromecast en el ordenador en servicios compatibles como, por ejemplo, YouTube. Si pulsamos sobre él veremos que se despliega la lista de dispositivos Chromecast compatibles –entre ellos, nuestro televisor- y, al seleccionarlo, de forma directa se envía el contenido del PC al televisor para su reproducción en el televisor. Algo que, por cierto, podemos hacer también desde dispositivos móviles como smartphones y tablets.

Chromecast

Con un decodificador

Algunos operadores incluyen decodificadores inteligentes en sus paquetes de televisión y la mayoría nos permiten tener la opción de usarlo como Chromecast. Aunque no tengas un televisor inteligente ni tengas el aparato de Chromecast propiamente, sí puedes usar el deco para enviar el contenido directamente al televisor, aunque previamente deberás tener contratada una de las tarifas que ofrece ese operador y que coincida que el decodificador es compatible. En operadores como Telecable, Euskaltel, R Cable o Virgin encontramos esta opción en el deco 4K que incluyen todos sus paquetes de TV.

Algunos de estos operadores proporcionan decodificadores con Android TV que incluyen la función «chromecast» para poder instalar aplicaciones compatibles, pero también para compartir contenido de las plataformas de streaming compatibles o directamente proyectando el contenido de tu galería de imágenes y vídeos de tu smartphone en la pantalla.

Decodificador de Telecable

Con un TV Box

Estos dispositivos, con funciones similares al Chromecast de Google, disponen de sistema operativo Android y permiten instalar aplicaciones y realizar conexiones sin cable con otros dispositivos de la misma manera que lo hacen tanto los Chromecast como los decodificadores con Android TV.

Imagen del Fire TV Stick 4K

A través de protocolos como Miracast o compartiendo contenido multimedia desde las plataformas compatibles, o incluso con aplicaciones diseñadas para el mirroring (proyectar el contenido de una pantalla en otra) podremos probar diferentes opciones. Distribuidores como Amazon con su Fire Stick o Xiaomi con su Mi Box nos proporcionarán nuevas alternativas de conexión entre dispositivos como la conexión de auriculares inalámbricos (si es que tu Smart TV no dispone de esta opción) y muchas más.

Mejor forma de conectar el ordenador al televisor

El WiFi es una característica exclusiva de los televisores más modernos. Y eso nos podría llevar a pensar que, tratándose de una tecnología más actual, es una mejor opción para conectar el ordenador al televisor. Pero no. En realidad, si lo que buscamos es calidad de imagen y de sonido, la mejor opción es la de conectar por cable. Y especialmente si usamos un DisplayPort 1.2, en adelante, o un HDMI 2.0 en adelante, que nos van a permitir incluso la reproducción de contenidos en resolución 4K, siempre y cuando tanto el ordenador como el televisor sean compatibles. Y una mayor tasa de refresco según las especificaciones del televisor. Es por esto que, siempre que sea posible la conexión por cable, ésta será la mejor opción. Dependerá de la ubicación del ordenador y de las posibilidades que tengamos utilizando un cable HDMI 2.0 compatible, en el caso de querer conectar ordenador y TV que estén ubicados en habitaciones diferentes la opción del cable se antoja complicada.

Sin embargo, la conexión inalámbrica del ordenador y el televisor, por WiFi, nos da la opción de tener el ordenador en una estancia y el ordenador en otra distinta. Si nuestro PC no es un ordenador portátil, evidentemente, el WiFi es posiblemente nuestra única opción viable para hacer la conexión entre ambos dispositivos. Pero tenemos que ser conscientes de que, sin cables, por norma general, la calidad de imagen y sonido no será tan elevada, y nos exponemos a la inestabilidad de la propia red. Actualmente, con los protocolos WiFi 5 y WiFi 6 ha mejorado mucho la velocidad de conexión y la estabilidad de las redes WiFi, por lo que si todos los dispositivos (router, Smart TV y ordenador) se encuentran en la misma habitación podemos lograr una conexión de calidad.

Lo importante es que, decidamos la opción que decidamos entre WiFi o HMDI debemos buscar el método y estándar más rápido y de última tecnología en cada momento. Si no es posible ninguno de los dos por alguna razón, como falta de cable HDMI e imposibilidad de pagar una conexión a internet, siempre te quedarán las demás opciones de conexión por cables.

5 Comentarios