Cómo conservar nuestros cargadores Wallbox en buen estado

De igual manera que ocurre con nuestros teléfonos móviles y otros dispositivos cotidianos, los accesorios del coche eléctrico, como pueden ser los cargadores del Wallbox, también requieren de cuidados. Esto es que, más allá del uso del propio vehículo y del mantenimiento del mismo, también tenemos que conservar los elementos que forman parte de él. Por esto, y para que los cuides de la mejor forma, te damos una serie de consejos.

Los cargadores también necesitan estar protegidos

¿A que no dejarías tu smartphone al sol o bajo una nevada mucho tiempo? Pues la misma precaución tienes que tener con tu coche eléctrico porque las temperaturas extremas y la humedad afectan mucho a las baterías de iones de litio. Tanto el frío como el calor pueden degradar los componentes y, además, en el caso del calor afectará también a la autonomía.

Esto es algo importante para el usuario del vehículo electrificado, una pauta que siempre debemos tener en cuenta. Sin embargo, lo cierto, es que también debemos hacer lo propio con los equipos y accesorios que le rodean. Y ahí, los cargadores del sistema Wallbox, también necesitan estar protegidos.

Todo con la premisa de que se encuentren en buen estado para que sigan aportando todo lo que buscamos con ellos, al tiempo de que tampoco pierdan rendimiento por causas tan básicas como el cuidado. Porque sí; de la batería depende la mayor parte del rendimiento que podemos tener con nuestro coche eléctrico.

Qué podemos hacer

Sobre lo anterior, estos son los tiempos de recarga, la autonomía del coche, el peso final y, en definitiva, el uso que hagamos del vehículo durante el día a día. La batería tiene la misión de suministrar energía al motor eléctrico para que este genere movimiento, cumpliendo la misma función que un motor en un coche de gasolina o diésel.

Por tanto, la batería del coche eléctrico representa el coste más importante de un vehículo y su cuidado es fundamental para prolongar la vida útil del mismo. Es por ello que tenemos que mirar bien para su conservación, y sobre ello dictan los elementos como los cargadores del sistema Wallbox.

Cargadores wallbox coche eléctrico cuidados

En este sentido, el mismo debe estar conectado a un cuadro eléctrico para recibir electricidad y contar con una serie de elementos de seguridad, como el disyuntor, que en ocasiones no está incluido en el precio del cargador. Además, el cable eléctrico utilizado para la conexión debe estar dimensionado -es decir, mayor diámetro- para la potencia de carga. Cuanto mayor sea la potencia, más caro será el cable.

Aquí es importante resaltar es que contar con una batería de gran capacidad contribuye a que su degradación sea más lenta. A mayor capacidad, menores ciclos tendrá que realizar para entregar la misma cantidad de energía. Es decir, menores ciclos tendrá que realizar para recorrer la misma cantidad de kilómetros. Esto explicaría por qué los coches eléctricos de primera generación tenían degradaciones tan acusadas. Por tanto, y de igual manera que las propias unidades, la mejor recomendación al respecto es que no abusemos en demasía de los equipos de carga para que tampoco hagan perder efectividad.

Su estado también hará que el coche tenga una buena vida útil

Hacia ello, es sabido que un eléctrico es más barato de mantener que el resto de los modelos de combustión interna tradicionales. Principalmente porque cuentan con menos elementos sometidos a desgaste y en general, con muchas menos piezas que pueden averiarse.

Como tal, la batería no requiere mantenimiento (por lo común), aunque sí se pueden realizar acciones que garanticen que esté en condiciones óptimas para una mejor y mayor duración. Entre ellas, lo que tienen que ver con el sistema de carga a través de los cargadores, ya sean de tipo Wallbox o los Schuko domésticos.

Es por esto que los fabricantes de estos equipos también recomiendan que tanto los cargadores como el propio coche se encuentren resguardados (si es en un garaje propio, mejor). Esto es por la sencilla razón de las temperaturas: ya sea un frío extremo o un calor de bochorno, ello a la larga también podría hacer que el rendimiento final de carga no sea el mismo, haciendo porque al vehículo no le llegue la energía que necesita,

1 Comentario