¿Cómo y dónde se carga un coche eléctrico?
Claudio Valero

Los puntos de carga son uno de los factores más importantes a la hora de valorar la compra de un coche eléctrico. El disponer de una red amplia es primordial para conseguir una buena experiencia de uso del coche y a lo largo de las siguientes líneas quiero hablar sobre ello.

Lo habitual es que cualquier propietario de un coche eléctrico tenga un punto de carga en su garaje. Gracias a esto pueden cargar las baterías del vehículo durante la noche (con tarifas súper valle, donde el precio del kWh es mucho más barato) y así tenerla preparada para el día. Sin embargo, si vas a hacer un viaje largo o este es superior a la autonomía de tu batería, o simplemente esta no iba cargada y necesitas cargar tu coche eléctrico, tendrás que tener localizados los puntos de carga para que puedan sacarte de algún apuro. O para tus viajes a otros puntos de la geografía española o donde quieras.

Si has descubierto los beneficios de tener este tipo de vehículos, pero si el dónde cargarlo o qué hacer si te estás quedando sin energía son un inconveniente, puedes descubrir cómo conocer esta información en tiempo real.

 

Tipos de conectores de carga para coches eléctricos

No solo hay un cargador universal para todos los coches eléctricos sino que hay diferentes tipos de enchufe, como pasa con los teléfonos móviles o las tabletas. Esto nos puede suponer un problema porque no todos los puntos de recarga incluirá la misma tecnología. Cada marca puede apostar por una tecnología o estándar diferente según la región, por ejemplo. Los modelos y fabricantes japoneses priorizan el conector CHAdeMO pero los modelos alemanes apuestan por conectores de tipo CCS, además de otros conectores propios o privados. Aunque se busca un consenso, por ahora son muchos los conectores de carga de vehículos eléctricos y repasamos los que encontrarás en las distintas estaciones de todo el mundo.

 

Schuko o enchufe tradicional

El enchufe Schuko es el enchufe tradicional, el que usas cada día para enchufar cualquier aparato por casa o electrodoméstico. El diseño es el que conoces: ds polos principales que sobresalen. Es una opción que puedes ver como conector de coches eléctricas aunque o es recomendable porque la recarga será mucho más lenta que en otros casos. Este tipo de conector no está pensado para soportar cargas de más de 16A. Habitualmente no se pasa de 10A o 12A:

Además tampoco es recomendable por su falta de rapidez: cargar por completo un coche eléctrico con este tipo e conector puede llevarnos demasiadas horas así que no es lo mejor si tienes un coche eléctrico de gran tamaño. Sí podrías usarlo en caso de modelos muy pequeños (como los cuadriciclos) o en caso de otros vehículos eléctricos como motos o bicicletas. También puede ser útil en caso de que vayas a cargar un coche que no sea del todo eléctrico sino que sea híbrido pero lo puedas enchufar. No sólo es una recarga lenta sino que no tiene comunicación integrada.

Conector de carga Schuko

 

Conector tipo 1

El conector tipo 1 es uno de los más frecuentes y más utilizados, tipo 1 o conector SAE J1772. Nació en Japón pero está aceptado a nivel mundial y ya son fabricantes americanos o de todo el mundo los que apuestan por este tipo de conector. En total, en este conector encontramos cinco bornes o contactos: dos conectores de corriente, un conector de tierra y dos conectores que funcionan como conexión o comunicación entre el cargador y el vehículo. Además, cuenta con un diseño especializado para que sea seguro y haya un bloqueo que impide que el coche se desconecte durante la carga y pueda suponer algún problema. Actualmente, este enchufe está en modelos de marcas de todo el mundo como el Toyota Prius Plug In, el Nissan Leaf, el Citröen C-Zero o el Mitsubishi Outlander, por ejemplo.

Conector

 

Conector tipo 2 Mennekes

El conector Mennekes o conector tipo 2 y es el que está homologado en la Unión Europea. Por lo general, será el que encuentres en Europa si vas a viajar con tu coche eléctrico, junto con el modelo CCS que explicaremos más adelante. En este caso, se trata de un conector que tiene siete bornes: una toma de tierra, una toma de comunicación con el vehículo, un conector neutro y res conectores de fase. Estos tres últimos son los que permiten, precisamente, que el conector sea compatible con cargas trifásicas de hasta 63A además de con cargas monofásicas de 16A. Esto implicaría que el conector o cargador nos permitiría recargas de potencia con corriente alterna de potencia hasta 43 o 44 kW.

Este conector es uno de los más utilizados y los encontradas en muchos modelos como el Porsche Panamera u otros modelos de marcas como Renault, BMW, Audi, Mercedes o Volvo.

Mennekes

 

Conector tipo 3 Scame

No es habitual que nos encontremos este conector y cada vez se utiliza menos. Llegó hace diez años, en 2010, gracias una alianza de empresas como Legrand, Schneider o Scame que formaban la asociación EV Plug Alliance. En la actualidad no es habitual encontrarlo porque el conector Scame ha dejado paso a otros como los dos anteriores que son mucho más utilizados y frecuentes en todos los fabricantes.

En este caso, tenemos un conector que tiene una variante tipo 3A y tipo 3 con cinco y siete bornes respectivamente. La primera solo admitiría corrientes monofásicas d hasta 16A y cuenta con cuatro conectores: de fase, conector neutro, a tierra o de comunicaciones. Por su parte, con la fase 3C tendríamos siete contactos de los cuales tres están pensados para las fases, otro para ser un conector neutro, otro tierra y otros dos de control y presencia. Con esta opción trifásica la opción 3C permitiría corrientes de hasta 32A trifásicas o monofásicas de 16A como el anterior.

Scame

 

Conector combinado CSS

Este conector ha sido propuesto para convertirse en una solución global y estándar aunque aún no hay nada decidido. Permite carga lenta y rápida y es un conector combinado, como podemos ver en las imágenes. Su estandarización se pretende porque se trata de un sistema versátil que os permitiría cargar los vehículos en modos diferentes con una misma toma, con corriente alterna y continua. Tiene cinco bornes: para la corriente, para la comunicación con la red o para protección a tierra. Permite corriente continua o alterna y conexión monofásica o trifásica.

Se trata de un conector bastante extendido y que encontraremos principalmente en América pero también en algunos países europeos. Lo encontrarás en marcas como Porsche, Audi, BMW o Volkswagen y principalmente e marcas alemanas.

css

 

Conector CHAdeMo

Si en el caso anterior hablábamos de la estandarización por parte de América y Alemania del conector CSS, el conector CHAdeMO es más utilizado en oriente auque está en prácticamente la mitad de estaciones de carga rápida de todo el mundo y es una de las mejores opciones. Nació en Japón en una asociación formada por empresas de la talla de Subaru, Nissan o Toyota y es un conector con diez bornes y bastantes ventajas: permite velocidad de carga rápida con corriente continua y permite una intensidad de hasta 125A y soporta hasta 50 kW de potencia. Por lo general, lo veremos en vehículos japoneses pero se ha globalizado su uso gracias a las posibilidades que ofrece. Puedes verlo, por ejemplo, en el Citröen C-Zero, en el Nissan Leaf, en el Mitsubishi iMiev…

chademo 3.0

 

Cargadores específicos

Más allá de los conectores generales y ‘multimarca’, algunos fabricantes tienen los suyos propios. Por ejemplo, Tesla. La marca de coches tiene su propio mapa Tesla que puedes consultar en el caso de que tengas un vehículo Tesla y quieras saber dónde están los cargadores. En el mapa podrás ver dónde hay Supercargadores o bien donde hay puntos de carga en destino en todo el mundo, situados principalmente en hoteles, en restaurantes o en centros comerciales. En el caso del Supercharger V3 de Tesla tiene una potencia máxima de 250 kW y nos permitiría recargar 25 kilómetros de autonomía por cada minuto enchufado, reduciendo el tiempo de espera. Más allá de sus propios cargadores, Tesla también tiene adaptadores para convertir los habituales.

conectores de carga de Tesla

 

Localizar puntos de recarga

Teniendo en cuenta la autonomía actual de los coches eléctricos, esta carga nocturna puede ser más que suficiente para pasar el día completo para la mayoría de conductores. De modo que después de ir al trabajo, volver y quizá hacer algún recado más, pueden aparcar el coche de nuevo en casa, conectarlo al cargador y programarlo para que la cargar se inicie en el momento de entrada de la tarifa más económica, después del inicio de las nuevas tarifas de la luz en que hay unos horarios más económicos que otros. Puedes también consultar cuáles son las horas más baratas para proceder a ello. De ese modo tendrán la batería lista al día siguiente para poder pasar un nuevo día.

Dónde cargar un coche eléctrico en España

¿Qué pasa si la batería no es suficiente para pasar el día o si necesitas hacer un viaje largo? En estas situaciones es donde la red de puntos de carga cobra mucha importancia. Disponer de una buena red es primordial para poder cargar el coche en cualquier situación y, además, es importante que los cargadores de esa red sean capaces de proporcionar mucha energía para que la carga sea lo más rápida posible.

La red de cargadores de coches eléctricos que hay en España no deja de crecer. Marcas muy conocidas en nuestro país como Repsol, Cepsa o Endesa ya están desplegando sus «electrolineras» aprovechando su infraestructura. También, han aparecido otras como EasyCharger que están creciendo y extendiéndose por todo el territorio muy rápido. Por supuesto no se puede obviar la red de Super Chargers y Destination Chargers de Tesla, aunque en este caso únicamente está disponible para sus vehículos.

Además de este tipo de puntos de carga a los que puedes llegar, conectar el coche, cargar y pagar por la energía suministrada. También existen otras opciones que muchas veces son gratuitas: cargadores en parkings de centros comerciales, plazas de aparcamiento en la calle reservas para coches eléctricos con cargadores facilitados por los ayuntamientos, etc.

Teniendo en cuenta toda esta información, y que la red de cargadores no deja de crecer, lo más aconsejable para saber en tiempo real dónde cargar un coche eléctrico en España es recurrir a apps especializadas en ello. También podemos consultar en Google Maps, ya que los resultados de búsqueda de cargar coche eléctrico en Google te dirán también cuáles son los puntos más cercanos, aunque seguramente no estén todos los que anuncien las apps o varíen, así que te comentamos apps que merece la pena usar.

 

Electromaps

ElectromapsElectromaps es una página web y app móvil con la que puedes ver en tiempo real los puntos de carga disponibles en tu zona. Lo mejor de esta herramienta es que la mantiene la propia comunidad, por lo que la información está siempre muy actualizada.

Además, no solo podrás ver la ubicación de los puntos de cargar. También podrás conocer otra información como si está en funcionamiento, si alguno de los enchufes está fallando, el estado general de la instalación donde están los enchufes, gracias a los check-in de los usuarios. Pronto podrás incluso planificar tu ruta. Esta página se encuentra en español y tiene todo lo que necesitas para saber dónde cargar tu coche si no tienes batería suficiente para volver a casa, o si no tienes un punto de carga en ella, en tu casa de vacaciones o a donde vayas.

 

PlugShare

Plugshare

Otra opción muy en la línea de la anterior. En PlugShare también puedes encontrar los puntos de carga disponibles en España y en el resto del mundo. Además, es la propia comunidad la que proporciona la información, por lo que todos los datos suelen estar muy actualizados.

En este caso puedes encontrar fotos y opiniones de los diferentes puntos proporcionados directamente por los usuarios de la plataforma. También podrás registrarte para acceder a más funciones o llevar un mejor control de todo. Podrás añadir filtros, planificar tu ruta, añadir un nuevo punto de carga, establecer unos ajustes y mucho más.

 

A Better Route Planner

A Better Route Planner

A Better Router Planner no está pensado para ver directamente los puntos de cargar, pero sí dispone de esta información y además hace algo muy útil e interesante para viajes largos en coches eléctricos. Con esta herramienta puedes calcular la mejor ruta para hacer un determinado viaje. Automáticamente será capaz de localizar los puntos de cargar más recomendables según tu modelo de coche y te llevará del punto A al punto B sin complicación.

 

Qué es una electrolinera

Sin embargo, la solución es tan sencilla como planear los viajes teniendo en cuenta las paradas para cargar batería o conocer las formas de conducción óptima e, incluso, hacer uso de algún truco que puede ayudar a aumentar la autonomía del coche. A su vez, y gracias a los persistentes avances en cuanto a infraestructuras, han aparecido diferentes espacios para la recarga, como la electrolinera para el coche eléctrico.

Esta es, en estos momentos, la alternativa más habitual. En concreto, y como su propio nombre indica, son espacios como estaciones de recarga de energía para las baterías de los coches 100% eléctricos y/o híbridos. Se caracterizan por su sencilla edificación y utilización.

En comparación con las gasolineras, las electrolineras ocupan muy poco lugar, por lo que se pueden encontrar en cualquier espacio público de alta afluencia o circulación de vehículos como parques, centros comerciales, cafeterías, garajes públicos o edificios de oficinas. Estas cuentan con tomas de recarga rápida y, por lo general, funcionan a través del autoservicio. Los usuarios deben pagar la energía consumida para recargar su coche exactamente igual que se paga el combustible en una gasolinera.

Así como los conductores de coches de gasolina o gasoil pagan por el combustible al repostar, en las electrolineras se paga también la energía consumida para la recarga de la batería del vehículo. Aunque es frecuente que se recarguen las baterías de los coches eléctricos o híbridos enchufables en casa, la relativa autonomía de estos vehículos obliga a sus dueños a tener que recargarlas fuera de casa para que continúen en funcionamiento.

Repsol coche eléctrico electrolinera

De ahí la importancia de la electrolinera cuando de coche eléctrico se trata. En su caso, y al igual que en un automóvil diésel o gasolina, tenemos que tener en cuenta la cantidad de combustible que tenemos que rellenar. Esto junto al volumen del depósito para calcular el número total de litros y multiplicarlo por el precio del litro del combustible a repostar.

Por ello, a la hora de saber lo que cuesta cargar un coche eléctrico deberemos de tener en cuenta el precio del kW/h y cómo no, la capacidad de la batería y su porcentaje actual de carga. La velocidad de carga es clave ya que no cuesta lo mismo una recarga lenta que supere las diez horas, una media que tarde cerca de tres horas y una rápida que no supere la media hora.

Lógicamente, esta será más cara entre que más rápida sea. Independientemente del caso, deberás tener siempre en cuenta que no todos los coches tienen el mismo conector. Aunque, por norma general, todas las estaciones de carga a modo de electrolinera cuentan con conexiones adaptables a las diferentes marcas y modelos del coche eléctrico.

 

Tipos de cargas y costes

El importe también depende del tipo de recarga que el usuario desee hacer, ya que puede ser normal, semirápida, o rápida. A medida que el tiempo de recarga disminuye será necesaria mayor potencia e intensidad de carga, lo que encarece la cifra. Por lo tanto, debes saber que no hay un precio específico, puesto que depende de algunos factores.

Lo hace dependiendo de las circunstancias de cada conductor y de sus hábitos de carga. También, como mencionaremos a continuación, de los diferentes modos disponibles… así como en función de la potencia. Al respecto, los coches siempre llevan la especificación de lo que consumen en kWh cada 100 km.

Dependiendo de la tarifa, sea privada o pública, y teniendo en cuenta ese consumo, podrás calcular lo que cuesta llenar tu batería, ya que el vehículo especifica su capacidad. Generalmente, recargar el coche eléctrico fuera de casa es más caro. Atendiendo a los datos ofrecidos por los suministradores, las tarifas suelen rondar entre los 0,29 y los 0,55 €/kWh.

Tesla cargar coche eléctrico electrolinera

Su diferencia radica, principalmente, en la hora en la que nos decidamos por cargar nuestro coche eléctrico en una electrolinera, más ahora teniendo en cuenta la subida del precio de la luz. Esto nos lleva a otro punto, y es que no: no cuesta mucho más que hacerlo con un vehículo diésel. En su caso, lo normal es que si tenemos en cuenta un precio de unos 0.29 céntimos el kWh, cargar la batería del coche eléctrico con sus 50 kW nos supondrá un coste de unos 14,50 euros.

Actualmente, como destacaremos más abajo, existen suministradores que tienen notorias diferencias de precios. Los más conocidos (y más vistos) son los de Iberdrola, Repsol o Endesa X. También se hallan los de ámbito privado como el de Tesla y sus Supercargadores, que actualmente cuentan en España con una treintena de puntos repartidos por todo el territorio, y una pléyade de puntos de carga en destinos asociados.

Para ello, es necesario que conozcas, además, qué tipos de cargas te encontrarás en la electrolinera para cargar tu coche eléctrico. En este sentido, además, es factible que se encuentren algunos puntos con carga gratuita, pero no todos.

En total hoy se constituyen cuatro modos de carga diferentes en los que cada uno de ellos tiene un nivel más alto o más bajo de la mencionada comunicación con la red eléctrica. Además, y dependiendo de si es mayor o menor, este necesitará complementos para establecer la comunicación entre el coche y la carga, aunque tampoco es lo habitual.

  • Modo 1. El primero se caracteriza por tener una conexión a una red convencional con un enchufe de tipo Schuko. En este caso no hay una comunicación entre la red y el coche. En el Modo 1 es necesario que la instalación incluya una protección diferencial y magnetotérmica.
  • Modo 2. Este se presenta con un nivel bajo de comunicación con la red. La conexión no es como en el Modo 1, donde el coche se enchufa directamente, sino que se necesita un cable con un dispositivo de control piloto para verificar la correcta conexión del coche a la red de recarga. En este modo la potencia que alcanza es de 7,4 kW en monofásico y de 22kW en conexión trifásica. Necesita también una instalación que incluya una protección diferencial y magnetotérmica.
  • Modo 3. Más elevada que los dos anteriores, se necesita un dispositivo de control y protecciones dentro del propio punto de recarga, además de un tipo de conector específico para que la comunicación entre coche y punto de carga sea correcta. También se puede elegir la potencia a la que se cargará el vehículo. La potencia máxima de este modo es de 7,4 kW en monofásico y 22kW en conexión trifásica.
  • Modo 4. Diferente a los tres anteriores, en este caso se recargará el vehículo mediante corriente continua. En este modo se soporta una potencia de hasta 50kW y solo se utilizará para la carga rápida.
 

Carga normal o lenta

Es el habitual para el uso doméstico, pero algunas zonas también tienden a su disposición. En este caso, la potencia demandada por el vehículo es de 3,7 kW, por lo que el tiempo de carga del vehículo es de 8 horas. Este modo de carga equivale al tipo de carga 3. La carga lenta se realiza siempre con corriente alterna.

Coste cargar coche eléctrico electrolinera

Aquí, además, puede ser que nos encontremos con que la recarga llegue a ser gratuita. Muchos establecimientos lo ofrecen como reclamo y fidelización para sus clientes. También es frecuente encontrarse este tipo de recarga en parkings privados (esta vez de pago) donde los coches van a pasar varias horas.

 

Carga semirápida y rápida

En el caso de las velocidades más rápidas, tenemos dos variantes: semirápida y rápida. Para la primera, la potencia demandada por el vehículo es de 7,4 kW, por lo que el tiempo necesario para cargar el vehículo completamente sería de unas 4 horas.

Este tipo permite realizar una carga de forma más rápida que con la carga lenta sin necesidad de una instalación trifásica. Este modo equivale al tipo de carga 3 y se utiliza generalmente en supermercados, oficinas, empresas de flotas de vehículo y zonas de ocio. En la carga rápida es posible trabajar con corriente hasta 400 A. Por lo general, la carga rápida demanda 50 kW, permitiendo una carga en algo más de media hora. Utiliza siempre corriente continua y debe disponer de un conector ChaDeMo o CSS Combo.

Aquí ya no será tan habitual encontrarnos con puntos gratuitos en la electrolinera para nuestro coche eléctrico. Según el proveedor, podemos frecuentar algunos precios en estas estaciones de servicio para vehículos electrificados.

  • Ionity. 0,78€/Kw – 14,2€/100km
  • Endesa (X). 0,49€/kW – 7,84€/100km
  • Repsol. 0,47€/Kw – 7,2€/100km
  • Wenea. 0,45€/Kw – 7,2€/100km
  • EMT Madrid. 0,40€/Kw – 6,4€/100km
  • Iberdrola. 0,30€/Kw – 4,8€/100km
  • EasyCharger. 0,30€/Kw – 4,8€/100km
  • Tesla. 0,29€/Kw – 4,64€/100km
 

Parkings de carga para coches eléctricos

También es posible hacerlo cuando no se tiene un garaje propio con enchufe. O lo que es lo mismo: no es estrictamente necesario contar con una plaza en nuestro edificio, sino que también podemos hacerlo de la mano de los diferentes puntos que se encuentran en el entorno urbano.

Es así que con los parkings situados en el centro de las ciudades ya se permite a los usuarios la carga de sus coches eléctricos sin plaza de aparcamiento, y tenerlos siempre listos para circular. A partir de ahí existen diferentes propuestas (a cada cual más atractiva) que hacen porque la tarea sea no sólo más segura, sino incluso más accesible.

En la actualidad es bastante común ver iniciativas en grandes superficies, hoteles o zonas comerciales en las que se ofrece la posibilidad de recargar de forma gratuita nuestro automóvil moderno durante el tiempo de estancia/compra. Una fórmula que permite atraer nuevos clientes enfocándose en las nuevas necesidades de la movilidad eléctrica. Presentándose como una idea sostenible, contamos con más de una solución a modo de infraestructuras.

Lo cierto es que los coches eléctricos ya no son una opción cara solo apta para usuarios acaudalados. Ahora es una opción asequible a prácticamente todos los bolsillos y hay cada vez más vecinos que desean disponer de un punto de recarga para su coche eléctrico en su plaza de garaje de la comunidad de propietarios.

Parkings estaciones carga coches electricos

Pero no es la única. Bien mediante los puntos en casas unifamiliares, en flotas de vehículos de la empresa donde acudamos a trabajar, en la vía pública… contamos con una serie de bases a modo de soporte para nuestras cargas que se encuentran repartidos por varios puntos. Esto hace que hace, pese a que todavía se dan con unos números de red escasa, es bastante frecuente que demos con ellos de una manera fácil y cercana.

  • Puntos de recarga en casas unifamiliares. Es la mejor solución para recargar la batería del coche a un coste muy bajo.
  • Puntos en comunidades de vecinos y garajes comunitarios. También se pueden instalar en parkings comunitarios en edificios de viviendas. Es igual de sencillo que en una casa unifamiliar.
  • Puntos en flotas de vehículos. Instalar un punto de recarga en el propio parking de la empresa donde aparca la flota es una gran opción para que los conductores profesionales consigan ahorrar en su factura eléctrica.
  • Puntos en la vía pública. Son estructuras de red de recarga geográficamente localizadas para poder abastecer la creciente demanda del coche eléctrico, que queda establecida en las líneas estratégicas y planes específicos de movilidad sostenible municipales o supramunicipales.
  • Puntos en centros comerciales. A medio camino entre la instalación en la vía pública y en parking comunitario, esta es una estrategia que sigue sumando adeptos. Los clientes dejan su coche cargando en el parking mientras disfrutan de una tarde de compras o de cine.
 

¿A qué hora sale más barato cargar un coche eléctrico?

Si tenemos un coche eléctrico en casa, es muy probable que nos interese contratar una tarifa de luz específicamente enfocada a ello. Este tipo de tarifa se adapta a la discriminación horaria, con tres segmentos específicos:

  1. Periodo supervalle de 01:00 a 07:00 de la mañana.
  2. Periodo valle de 07:00 a 13:00 de la tarde y de 23:00 a 01:00 de la madrugada.
  3. Periodo punta de 13:00 a 23:00.

En tanto que la carga del coche eléctrico se puede programar, podemos conseguir un ahorro de hasta el 60% en la factura de la luz aprovechando el período supervalle, es decir, cargando nuestro vehículo eléctrico desde las 01:00 hasta las 07:00 horas. Mientras tanto, tendremos también los segmentos desde las 07:00 a 13:00 y de 23:00 a 01:00 horas en período valle con un precio moderado, pero no tan reducido.

El tiempo de carga de un coche eléctrico es prolongado, y su consumo también. Un Tesla Model S 100D, por ejemplo, tiene 100 kWh de capacidad, luego el consumo es destacable para este tipo de vehículos. La tarifa para coches eléctricos ‘normaliza’ el precio de la energía eléctrica a lo largo del día, como comentábamos anteriormente, reduciendo las diferencias hora a hora para darnos tres segmentos específicos: supervalle, valle y punta.

De este modo podemos programar el consumo de electricidad a lo largo del día para que el coche eléctrico únicamente consuma electricidad durante el período supervalle, que es cuando nos resultará más económico. Pero hay que considerar, evidentemente, el consumo de energía que llevaremos a cabo durante el resto del día con otros dispositivos, electrodomésticos, etcétera. Ciñéndonos específicamente al coche eléctrico, la mejor hora para cargarlo será en período supervalle con una tarifa específica, desde las 01:00 hasta las 07:00 horas.

Todos los coches eléctricos cuentan con un sistema de programación de la carga. Es decir, que podemos enchufarlos y que no generen consumo de electricidad; que sea a la hora que nosotros queramos, y en la franja que especifiquemos en el sistema en cuestión, cuando se lleve a cabo la recarga y correspondiente consumo de electricidad. No obstante, cada sistema y fabricante tiene sus particularidades que debemos consultar en el correspondiente manual de uso del vehículo. En algunos casos, la programación se puede controlar directamente desde el teléfono inteligente con una aplicación específica, como ocurre en todos los modelos de Tesla.

 

Voltaje de los eléctricos

Esencialmente, el sistema de propulsión de coche eléctrico se compone de varios elementos. Estas son la toma de corriente, el cargador embarcado, el pack de batería, el convertidor de corriente, una transmisión (casi siempre de una sola marcha), una unidad de control del motor y, finalmente, de uno o varios motores eléctricos. Además, cuenta con una batería tradicional y de una unidad electrónica de control que gestiona todos los sistemas del coche, así como el funcionamiento del coche en general.

Actualmente existen dos líneas de desarrollo: los vehículos puramente electrificados, conocidos por sus siglas EV, y los híbridos con propulsión eléctrica, tanto los convencionales autorrecargables (HEV), como los enchufables, los PHEV. El principio de funcionamiento de los primeros se caracteriza por su sencillez, y es prácticamente el mismo que en sus comienzos.

Voltaje en coches eléctricos

Este consiste en una fuente primaria de energía, las baterías o celdas de combustible, y un motor rotario: el propulsor como tal. Asimismo, se le ha agregado un conversor para la transformación de la energía proveniente de la fuente, y el control de velocidad del vehículo. Pero, entonces, en ¿qué se centran sus voltajes?

En este sentido, este se define como la magnitud encargada de establecer la diferenciación de potencial eléctrico que existe entre dos puntos. Es por esto que también se le conoce como tensión eléctrica, o diferencia de potencial eléctrica. En su definición más técnica, el voltaje consiste en el trabajo que ejerce una unidad de carga eléctrica en una partícula de un campo eléctrico determinado, de forma que dicha unidad sea capaz de moverse a través de dos puntos. Es ahí donde entra otro punto muy diferenciador.

Al respecto, ahí es donde entra la corriente eléctrica. Esta, básicamente, es producida por cuando dos puntos de diferente potencial eléctrico se presentan con un conductor. Esta corriente será la encargada de llevar una parte de la carga eléctrica proveniente del punto de mayor potencial, hasta el punto de potencial más bajo.

Con un trabajo más que importante en este tipo de vehículos, lo cierto es que los coches convencionales, desde mediados de la década de los 1950, tenían sistemas eléctricos que funcionaban (y gran parte siguen haciéndolo) con 12 voltios, salvo excepciones. Entre esas excepciones están los vehículos con sistemas eléctricos de mayor recorrido, aunque es verdad que una buena mayoría de ellos se corresponden a vehículos militares que requieren de sistemas redundantes y de una mayor capacidad eléctrica para hacer funcionar accesorios extra y dispositivos especiales.

Batería voltaje coches eléctricos

Más recientemente encontramos automóviles con grandes demandas de energía eléctrica, especialmente coches de lujo, que utilizan ya sistemas eléctricos de 400 V, incluso de 800, como lo hace el Porsche Taycan. De hecho, y aunque hoy estos voltajes se vean tímidamente en los coches eléctricos, esta parece la dirección en un futuro no muy lejano, en las cuales las infraestructuras de cargas se verán incrementadas por encima de esas cifras.

Ciertamente, este nuevo concepto de aumento de voltaje en los coches ha venido por una necesidad de seguridad. Probablemente lo recuerdes, pero hace unos años, en 2016, surgió la polémica por la muerte de un conductor de un Tesla S en Amsterdam. Entonces, los bomberos que acudieron al accidente tardaron más de lo normal en excarcelar al hombre por las precauciones que debieron tomar para asegurarse de no morir electrocutados.

 

Tipos y características

Una vez entendidos cómo se encuentran hoy y qué sistemas eléctricos equipan, vale la pena adentrarse en un aspecto que lo relaciona directamente. Hablamos de los dos tipos de corriente eléctrica que existen en la actualidad, y de los cuales se desembocará en los diferentes tipos y técnicas de voltajes que comprenden estos coches eléctricos.

Porque no; más allá de que sean de 24 o 48 V, no todas las formas son iguales. Y es que estas pueden llegar a variar dependiendo de sus características, lo que da lugar a la existencia de diferentes mediciones. Pero antes que entrar en esta materia, hay que distanciar los conceptos mencionados: corriente continua (DC) y corriente alterna (AC). La diferencia entre ambas es cómo se mueven los electrones dentro del compuesto.

Si bien la mayoría de electrodomésticos se alimentan con corriente alterna (AC), la batería de cualquier dispositivo, como un teléfono móvil o un ordenador portátil, solo puede cargarse con corriente continua (DC). En el caso de la batería de un coche eléctrico también, por lo que es importante conocer cómo trabaja ese voltaje.

 

Voltaje de corriente continua

El voltaje de corriente continua, o VCC, es aquel en el que la corriente es pura, de manera que no presenta alteraciones. Comúnmente se encuentran localizadas en las baterías de coches más grandes, pues estos exigen un voltaje constante para poder funcionar correctamente.

Corriente continua/corriente alterna

Al fluir en una sola dirección, el voltaje de la corriente continua (DC) de los coches eléctricos es la única que puede almacenarse en una batería. Por tanto, para cargar vehículo a la corriente alterna (AC) de la red debe convertirse a continua (DC). Es lo que popularmente se conoce como transformación de corriente. Habitualmente, esta conversión puede realizarla el cargador de a bordo integrado en el automóvil o puede realizarse externamente con un cargador de pared o en puntos de carga públicos. Estos son capaces de proporcionar hasta 100 kW de AC.

 

Voltaje de corriente alterna

A su vez, encontramos la conocida como voltaje de corriente alterna, VAC. Esta es la que utiliza un sistema como campo magnético rotatorio. Es la forma más evidente de distanciarla de la VCC, donde se olvida de aplicar magnetismo de forma uniforme y constante. Así, cuando cambia la posición de los polos, también cambia el sentido del flujo de electrones.

Por otra parte, esto lo hace algo más compleja que la primera, por lo que, en lo que se refiere a coches eléctricos, este voltaje hace que la carga dependa del conector. Por lo general, se hace desde una base de enchufe doméstico y sin comunicación entre vehículo y punto de carga. El tiempo de carga irá en función de la capacidad de la batería.

El vehículo se carga en un dispositivo enchufable normalizado. En la red monofásica, emplea la intensidad y voltaje eléctricos del mismo nivel que una vivienda, es decir, 16 amperios y hasta 250 voltios. Esto implica que la potencia eléctrica que puede entregar el punto es de aproximadamente 3,7 kW. En la red trifásica, el voltaje es de 480 V y 11 kW de potencia máxima, recortando el tiempo a la mitad.

 

Corriente monofásica

Es la que habitualmente encontramos en las tomas de corrientes de nuestros hogares. Identificada como CA, su potencia puede girar en torno a los 220 o 230 voltios, cuyas potencias máximas estarían comprendidas entre los 13,86 kW y 14,49 kW.

Corriente monofásica y trifásica

Es probable que la tenencia de un coche eléctrico provoque tener que avisar al proveedor para que aumente la potencia contratada. ¿Por qué? Pues porque no sería muy cómodo tener que desconectar continuamente la gran parte de nuestros electrodomésticos y dispositivos para cargar las baterías del automóvil. Es por esto que, aunque bien es utilizada, no es tan frecuente como la corriente trifásica.

 

Corriente trifásica

Mucho más efectiva y recomendada para realizar las cargas de electricidad y voltaje de nuestros coches eléctricos, se recomienda especialmente para aquellos que tengan contratados más de 10 kW. Es requerida, en su caso, para los que puedan necesitar más potencia para su funcionamiento, que sí que requieren de este tipo de modalidad.

Aquí entran los conocidos Wallbox, o estaciones de recarga. Estos son los que suelen admitir ambas opciones (monofásica y trifásica), aunque la segunda tiene la ventaja de que es capaz de rendir con potencias más altas y, por lo tanto, conseguirá que la recarga de nuestros automóviles se haga en tiempos bastante menores.

 

¿Es posible cargar un coche eléctrico con placas solares?

La velocidad con la que se quiere desdibujar los patrones tan arraigados de los combustibles tradicionales ha desencadenado un escenario de incertidumbre entre los conductores. Sobre todo porque cuestiones como el precio, la autonomía y la vida útil de las baterías de los coches eléctricos aún frenan a muchos usuarios a dar el gran paso hacia la electromovilidad.

Fotolineras coche eléctrico placas solares

Por esto, para cargar el coche eléctrico la energía solar es perfecta. Las placas solares pueden instalarse en una vivienda (o en las diferentes y estaciones) y con ellas realizar la carga del coche eléctrico. Así, y con el futuro de las ciudades pasando por el uso de la energía cada vez más responsable, las nuevas necesidades eléctricas van direccionadas hacia la utilización de este tipo de energía en forma de abastecimiento para los electrificados más modernos.

Algo importante, y relacionadas con estos paneles, cabe mencionar que en España las energías renovables suponen alrededor de un 40% del mix eléctrico. O lo que es lo mismo: casi la mitad de la electricidad que llega a nuestros hogares proviene de renovables. Pero, ¿cómo se llega a que estas placas solares permitan recargar nuestro coche eléctrico? ¿cuál es el proceso?

  • En primer lugar, la que es la más avanzada (y eficiente). La instalación de paneles solares fotovoltaicos en parkings, gasolineras, residencias o centros de trabajo. Éstos tienden a instalarse en lugares donde comúnmente se aparquen vehículos, de tal manera que la recarga provenga íntegramente de los paneles fotovoltaicos.
  • En segundo lugar, tenemos coches que incorporan las propias placas solares. Es el caso de los modelos diseñados por Sono Motors y Lightyear, que permiten obtener unos 10-30 kilómetros de autonomía diarios adicionales dependiendo de las condiciones meteorológicas.

Para su funcionamiento, esta tendrá una determinada generación (por la mañana a las 9 de la mañana un 1%, a las 12 am el 100% de su capacidad y a las 18:00 el 1% otra vez). Si se consigue solapar la carga del coche con la generación fotovoltaica sí que se podría decir que estamos cargando el coche con energía solar, pero habría que ver la potencia que necesita ese coche y cuántas horas necesita de carga.

Para materializar la carga, y del que hoy es una de las técnicas más desarrolladas, se usa un inversor monofásico con cargador. El más novedoso, y por el que todo parece encaminarse es el SolarEdge, que llegó hace unos pocos años a nuestro país. Este es un producto que integra inversor y cargador de coche eléctrico en un único producto, permitiendo reducir la inversión requerida, ya que hace posible fusionar dos instalaciones en una, consiguiendo autoconsumo fotovoltaico y recarga de este con energía 100% renovable.

En todo caso, la pregunta que también nos haremos es una que seguramente muchos se estarán preguntando: ¿qué partido se le saca? ¿Qué beneficios encontramos en recurrir a estas placas solares para nuestro coche eléctrico frente al resto? Lo principal es que se trata de una posibilidad muy viable, rentable y en sí mismo es un concepto revolucionario.

Beneficios carga coche eléctrico placas solares

Es novedoso no sólo porque producir combustible con tus propios medios, sino también porque es una gran contribución al medio ambiente. Puesto que de esta forma rompemos con la cadena de residuos que deja la producción de energía eléctrica tradicional basada en el carbón, el petróleo, la energía nuclear o el gas natural.

En la actualidad, la mayoría de vehículos eléctricos disponen de velocidades de carga opcionales que van desde los 1,5 kWh a los 7 kWh, por lo que en una hora en casa podrás cargar lo suficiente para hacer trayectos de 12,5 kilómetros a 35 kilómetros, respectivamente. En su caso, teniendo en cuenta el precio del diésel y del kW/h, podemos observar las ventajas que ofrece la energía solar. Si tomamos un precio medio de 1,20 €/l en el caso del gasoil, para recorrer 100 km el gasto es de entre 6-8€. Si por el contrario, cargamos nuestro coche con energía solar y establecemos un precio de 0,10€ el kilovatio/hora, para recorrer la misma distancia el coste es de 1,80€.

Al mismo tiempo, y como mencionamos, será importante conocer algunos aspectos que nos ayudarán y aportarán a la hora de la carga con placas solares hacia nuestro coche eléctrico.

 

Cuánta electricidad y potencia necesitamos

Bien sea en una estación de servicio o en nuestra propia casa, será básico conocer cuánta electricidad va a necesitar el vehículo para moverse a lo largo del día. Aunque pueden existir ligeras variaciones, en términos generales un coche eléctrico tiene un consumo muy beneficioso en comparación con los convencionales. La fórmula para calcular cuánto consume energéticamente tu coche es muy sencilla. Al no usar gasolina, su consumo se calcula en kilovatios/hora (kWh) por cada 100km.

Generalmente la mayoría de coches eléctricos consumen entre 14 y 21 KWh por cada 100km. Por lo tanto, si tu coche consume 16kWh por cada 100km y tú sueles circular con él, una media de 50 km, tu consumo diario será de 8kWh. Entonces, con ello podemos ver que necesitamos una instalación solar de 5kW, ya que estas producen unos 30kWh al día.

Para el consumidor esto supone la posibilidad de que a través de la energía que producen tus placas solares puedes cargar tu coche eléctrico y olvidarte de los gastos de gasolina. Esto va a depender de las horas que queramos estar cargando el vehículo y de los km que vayamos a recorrer.

Si queremos recargar la batería en menos tiempo, necesitaremos más energía y por tanto mayor potencia. Teniendo en cuenta que la potencia media de cualquier hogar como máximo ronda los 4-5 kW y que cargar el coche durante 1 hora nos permita recorrer unos 200 km vamos a necesitar una potencia de 40kW. Por tanto, descartamos la idea de hacer cargas muy rápidas desde casa. No obstante, también podemos acudir a las fotolineras, como son conocidas las estaciones de servicio que incorporan placas solares para cargar el coche eléctrico.

Aunque se presenta como una solución de futuro, bien es cierto que en España todavía no se está viendo un total desarrollo de ellas, por lo que en general no es la primera opción para los hogares españoles a la hora de buscar energía. Esto nos conduce a que, al menos por el momento, esta energía solar todavía se sitúe por debajo de las tradicionales a la hora de su incorporación e instalación en casa. Por lo que un buen método, como hemos comentado antes, es recurrir a las fotolineras.

Con todo, España es uno de los países con mayor proporción de estaciones de carga conectadas a la red (electrolineras), a la vez que el volumen de fotolineras va creciendo proporcionalmente con la venta de vehículos electrificados. Actualmente, y en lo que a placas solares respecta, podemos dar con tres ubicaciones para la recarga.

Una de ellas está en Madrid, en el Real Jardín Botánico Juan Carlos I, en la Universidad de Alcalá de Henares. En esta fotolinera se pueden recargar hasta 4 vehículos y 5 bicicletas eléctricas. Además, su puesto dispone de una aplicación para el móvil con el que mostrará el tiempo de recarga y la hora en que debe retirar el vehículo.

El proceso tiene un tiempo de duración de ocho horas a diez minutos, en función del sistema de recarga y la capacidad de almacenaje de la batería. Junto a ella se encuentran dos más: una en Barcelona, en el municipio de Molins del Rei, y que es la primera de este tipo nacida en nuestro territorio.

La siguiente está ubicada en Murcia, dentro de la Universidad Politécnica de Cartagena. Esta posee un sistema de acumulación de baterías y, además permite el monitoreo mediante aplicación móvil. Se constituyen 20 paneles fotovoltaicos de 250 Wp tienen la capacidad de producir energía con solo el 4 o 5% de radiación solar, con una potencia máxima de 6000 W y la potencia nominal del inversor de 10.000 w.

3 Comentarios