Esta solución de BMW permite frenar la contaminación

La marca de BMW tiene claro que todo pasa por frenar la contaminación, y en ello están inmersos en un plan ideado hace algunos años atrás, pero del que no ha sido hasta cuando los alemanes lo han integrado en sus coches más modernos. Tiene que ver, en parte, con una tecnología que usan sus motores, especialmente en aquellos de sistema híbrido, tanto convencionales como enchufables.

BMW se centra en el rendimiento de los motores

Un punto muy favorable y que gana enteros en pro de los coches eléctricos, así como de los que utilizan sistemas electrificados, como los híbridos, es su gran eficiencia. Esto se traduce en un rendimiento total del 90%. Por contraparte, los motores de combustión tienen un rendimiento de entre el 30% y el 40%.

Esto significa que de toda la energía que posee el combustible, sólo ese porcentaje se transforma en movimiento y el resto se desperdicia en forma de calor, rozamientos, etc. De ahí que sean muchos los fabricantes que interpongan avances para dirigirse a ello de una manera mucho más ecológica y sostenible.

Lo vemos justamente con BMW que entró hace algunos años al campo de los coches eléctricos con el fin de combatir la contaminación. No obstante, esto es algo que también se ve, justamente, hacia los vehículos que siguen incorporando motores de combustión. En concreto, para los que son de tecnología híbrida, tanto los HEV (autorrecargables) como los PHEV (enchufables).

De qué trata

Dependiendo del tipo de combustible que quememos, se generan una serie de productos químicos. Simplificando mucho todas las reacciones químicas que tienen lugar en el motor, podríamos decir que un coche diésel genera menos cantidad de productos químicos que uno de gasolina.

La razón es muy sencilla: se debe a que el diésel quema menos combustible (por eso su consumo es menor) ya que siempre funcionan con exceso de aire en la reacción de combustión. El problema es que, pese a que el número de moléculas que emiten es menor, son más peligrosas. Entonces, la solución de BMW para contener y reducir esa contaminación pasa por un sistema que evita que los motores de combustión, tanto diésel como gasolina, se pongan en marcha en las grandes ciudades.

BMW híbrido contaminación corte combustión

Lo hacen obligando al coche a usar el motor eléctrico en trayectos dentro de las metrópolis. A día de hoy, los alemanes tienen un buen catálogo de coches híbridos, entre ellos el BMW x5 (aquí su ficha técnica) o el XDrive 30e, ambos híbridos enchufables de categoría SUV.

Una tecnología que ya se está usando en los híbridos más actuales

Así, y mientras los avances tecnológicos y la adopción del mercado no propulsen la adopción 100% eléctrica entre los fabricantes de automóviles, la firma está puesta en marcha en una solución muy interesante. De hecho, esta se integra ya en los coches más actuales, pero también se ha adoptado en algunos vehículos anteriores.

Como tal, se trata de que sus sistemas sean más inteligentes y funcionen con el motor 100% eléctrico en las grandes ciudades contaminadas y el motor de combustión cuando no haya restricciones o bien se circule por carreteras interurbanas. De esta forma, los híbridos de BMW se hacen totalmente eléctricos para las grandes ciudades con el fin de reducir la contaminación, cuyos trayectos suelen ser cortos y sus coches ofrecen autonomía suficiente como para no necesitar la combustión.

Al mismo sistema se le conoce como función de corte de corte de combustión. De hecho, se ve como una medida bastante aplaudida por las ciudades, cuyos sistemas han demostrado ser una forma efectiva de reducir la contaminación. Es verdad que BMW no es el único fabricante con este sistema para reducir la contaminación, pero mientras el coche eléctrico se adopta masivamente, esta solución intermedia parece ser muy interesante para combinar ambos mundos.

1 Comentario