Así tienes que cuidar y mantener tu bici eléctrica

Al igual que sucede con la más común o con el propio coche, que la bici eléctrica tenga un correcto mantenimiento es clave para que pueda tener una disposición completa para nuestro día a día. De nada sirve que de fábrica se presente con un rendimiento excelso si luego nosotros no hacemos por cuidarla. Eso hará, por su parte, que pueda ir perdiendo prestaciones a lo largo del tiempo. Por esto, si queremos que la bici eléctrica nos dure, es primordial llevar un buen mantenimiento de la misma y una serie de cuidados para alargar la vida útil de todos sus componentes.

Influye cómo la usamos y cómo la mantenemos

Cada vez es más habitual ver a la bicicleta eléctrica por las calles de las grandes ciudades europeas, un modelo de movilidad sostenible que también está creciendo mucho en España. Las mismas se presentan como una alternativa muy práctica para el día a día, sobre todo porque permite aportar lo mejor de una bicicleta común con todo lo mejor de los sistemas electrificados.

Sin embargo, y si a la más común o a al convencional es necesario realizarle un mantenimiento a su uso, con la bici eléctrica pasa exactamente lo mismo. Esto, con el único apunte de que estas cuentan con componentes que, por norma general, tienen un tiempo de vida útil que no es permanente.

Se ve sobre todo con la batería, que es principalmente la fuente de alimentación de mismas, pero es limitado. Está condicionado por sus características y la calidad de sus componentes, pero también influye mucho cómo la usamos y cómo la mantenemos. Por eso es importante que sigas algunos consejos para que siga funcionando correctamente.

Qué puntos seguir

Aunque los costes de producción están bajando, en la bici eléctrica nos encontraremos con que la batería, entre otros elementos, se trata del componente más caro. De hecho, pasa lo mismo en cualquier vehículo electrificado. En el caso de la de dos ruedas, esa proporción es especialmente alta, así que merece la pena tener en cuenta algunas cosas para que nos dure el máximo posible.

Y es que, en realidad, este tipo de bicicletas requieren de una atención. A menudo este ritmo de implantación en nuestras vías y caminos no ha ido acompañado de unas nociones básicas de mantenimiento y cuidado por parte de los usuarios. Eso ha hecho que, más tarde o más temprano, se puedan quedar abandonadas u obsoletas en el garaje.

Puntos mantenimiento bici eléctrica

  • Cadena engrasada y ruedas hinchadas. Para el correcto mantenimiento, antes de cada salida cerciórate de que cada uno de los componentes de tu bici eléctrica estén perfecto estado. La influencia de una rueda deshinchada o una cadena mal lubricada en el pedaleo puede significar hasta un doble de esfuerzo tanto en el pedalea como en el esfuerzo del motor.
  • Úsala a menudo. Uno de los problemas más frecuentes es que las bicicletas quedan perdidas por unos malos cuidados, pero también porque no se les da un uso suficiente. Por esto, el mejor consejo es que la uses más a menudo. La batería ion litio o plomo de tu bicicleta a motor requiere cargas y descargas continuas para mantenerse en un estado óptimo. Recuerda que las baterías se descargan aunque no la uses,
  • Evita que las baterías se descarguen por completo. Con ello, es importante evitar que la batería se descargue por completo, puesto que las baterías de litio pueden ver afectadas sus propiedades al quedarse sin energía.
  • Cárgala el tiempo preciso. Igual de perjudicial que la descarga total es el exceso de carga, por lo que hay que cargar las baterías durante el tiempo recomendado y en ningún caso dejarlas enchufadas a la red durante varios días. Eso solo las agotaría a una mayor velocidad.
  • Cuida los sistemas eléctricos. Los componentes del sistema eléctrico que forman a la bici eléctrica requieren de su propio mantenimiento. Están diseñados para una vida útil prolongada. pero en caso de surgir algún tipo de fallo, los fabricantes recomiendan acudir al servicio técnico para una correcta solución, evitando el manipulado.

¿Existe una periodicidad recomendada?

Como todo vehículo que está compuesto por componentes y sistemas eléctricos, estas bicis necesitan de un cuidado por un tiempo mínimo. Es importante echarle cada cierto tiempo un ojo a todos los elementos que la forman, pero lo que se aconseja es hacerlo tras cada ruta para que no se asiente la suciedad.

Es decir, siempre que se pueda y sea necesario, ya que lo que se intenta evitar es la corrosión. No obstante, y aunque su limpieza requiere de agua y productos para ello (la parte eléctrica debería ser completamente estanca para no dejar pasar el agua), es cierto que el uso continuado, las vibraciones o, simplemente, el paso del tiempo pueden generar micro-holguras en las juntas

Asimismo, estas están fabricadas para circular tanto en verano como en invierno, pero como sucede con cualquier aparato electrónico, no soportan bien el frio ni el calor extremo. Por ellos, es importante que dispongas de un sitio resguardado o garaje donde guardarla después de cada uso.

¡Sé el primero en comentar!