Con estos métodos puedes trucar tu bicicleta eléctrica legalmente

Recientemente han surgido las primeras polémicas en torno a la bicicleta eléctrica que los usuarios hacen por trucar y deslimitar. Y es que cada vez son más los que se deciden por configurar de una manera atípica estos Vehículos de Movilidad, y de la que no siempre su modelo consigue pasar todos los cumplimientos legales. Aun así, sí es cierto que se pueden usar diferentes técnicas para manipularla, y de forma legal.

La bicicleta eléctrica llega a los más inconformistas

El sector de la bicicleta eléctrica sigue creciendo, y con ella los procesos para trucarlas. También conocidas como e-bikes, están más de moda que nunca. La llegada de este tipo de vehículos al mercado ha supuesto una verdadera revolución comercial, tanto por el impacto mecánico y tecnológico como por la incidencia directa sobre un público concreto.

Un público que hasta hace bien poco le resultaba impensable disfrutar del ciclismo tal y como lo puede hacer a día de hoy. Aunque aparecieron ya hace algunos años, no ha sido hasta los dos últimos cuando se ha notado un salto realmente importante a nivel de calidad y prestaciones. Sin embargo, los menos puristas de la bicicleta eléctrica (y más curiosos) siguen apostando por sacarle el máximo partido con una serie de métodos con el objetivo de configurar y trucar.

Por ejemplo, y como una de las modificaciones más buscadas, está la de deslimitar la asistencia hasta los 25 km/h, lo que permite que se puedan homologar como bicicletas de manera que no tengamos que matricularlas ni asegurarlas, pero a la vez, debemos renunciar a más rendimiento del motor. Como alternativa existen las S-pedelecs, que están limitadas a 45 km/h, pero estas deben estar matriculadas y aseguradas para circular por vías públicas.

¿Es legal trucar una bicicleta eléctrica?

En teoría, al trucar una bicicleta eléctrica para que ande con más velocidad, esta entra en la categoría de vehículo. Por lo que necesita sus respectivos papeles, matrícula y licencias para el manejo en vías de circulación. De hecho, la normativa expresa que los vigilantes de tráfico y policías no podrían restringir el uso para verificar que esta no tiene un motor trucado, pero en términos generales, sí, es ilegal trucar el motor de tu bicicleta eléctrica.

Motor trucar bicicleta eléctrica

El caso es que las e-bikes tienen una limitación en la ayuda al pedaleo en toda Europa. En el caso de las EPAC (Electrically Power Assisted Cycles) o Pedelec es de 25 km/h y una potencia de 250W. Mientras, para las Speed Pedelec (necesitan carnet, seguro e ITV) es de 45km/h y hasta 4000W de potencia.

Sin embargo, se venden kits que sirven para desbloquear dicha potencia y cuya venta está prohibida. No hay que confundirlos con los kites de ayuda para bicis convencionales que sí están permitidos. En países como Francia está penado. Allí, si la policía para a un ciclista con una bicicleta eléctrica preparada, y le engancha con una modificación del primer tipo, pueden caerle duras penas.

En un comunicado emitido por la Asociación de Marcas y Bicicletas de España, AMBE, se reconoce que tanto en Europa como en nuestro propio país se están manipulando los motores y los sistemas de control. Algo que está al margen de la regulación legal de las bicicletas de pedaleo asistido. Estas manipulaciones son de forma directa.

Ventajas y sistemas legítimos

Por tanto, estas deben ser homologadas según el Reglamento Europeo, EU 168/2013, obteniendo el correspondiente CoC (Certificate o Conformity CE). Todo con su pertinente Tarjeta ITV, debe ser matriculada, asegurada y conducida con el permiso de conducir correspondiente (ciclomotores).

Eliminar el limitador de velocidad es algo que las marcas oficiales no recomiendan, pero que cada vez más usuarios se atreven a hacerlo. Esto es gracias a los kits y tutoriales que circulan por internet, en los que se suele explicar paso a paso como trucar y deslimitar una e-bike de estas características.

Cumpliendo las especificaciones antes mencionadas, son consideradas como bicicletas a todos los efectos, y gozan de los mismos derechos y obligaciones que el resto de las bicis. Ahora bien, ¿qué pueden ganar con esto? ¿qué ventajas suponen?

  • Aumento de velocidad. Es lo que buscan todos aquellos que quieren deslimitar su bicicleta eléctrica. Tener una mayor velocidad en terrenos llanos y de bajada es notorio, por lo que el típico falso llano que se atragantaba y en el que te resultaba imposible superar los 30 km/h ahora te va a parecer una bajada.
  • Ganar en resistencia (y a tu grupo de ruta). Los que deberían empezar a preocuparse con esta pequeña ayuda “extra” son tus compañeros de entrenamiento. Si te quedabas a cola de pelotón cuando llegaba la parte más favorable ahora serán ellos lo que sufrirán a tu rueda. No te pases de listo y avísales de tu dopaje mecánico”, no vaya a ser que se piensen que has llegado al pico de forma en un par de salidas.

Eso sí. Un aspecto importante es que, bien mediante los kits o a partir de una manipulación y configuración más determinante, suele ocurrir que se pierda en autonomía, especialmente a la hora de delimitarlas. Esto es debido a que el motor estará en funcionamiento durante más tiempo, lo que la batería tendrá una duración bastante menor. También pueden surgir problemas de pérdidas de garantía.

Deslimitadores

Lo cierto es que el proceso es sencillo y relativamente asequible. Se trata de instalar los llamados deslimitadores, unos aparatos que consiguen engañar al software original de la bici. Éste, con un equipo de sensores, lee la velocidad a la que se desplaza y no permite que la velocidad máxima supere los 25 km/h.

Deslimitadores trucar bicicleta eléctrica

Estos deslimitadores consiguen que estos sensores dividan entre dos esa velocidad, logrando así que sea factible alcanzar el doble de la velocidad legal. Además, este software externo no es difícil de comprar, aunque eso sí, cada marca de bicicletas tiene su propio deslimitador. Los precios varían desde 50 hasta los 200 euros.

Gracias a este innovador dispositivo podrás desarrollar todo el potencial de la bicicleta. Este aparato es bastante fácil de instalar. También hay otra solución más casera, que se basa en la instalación de unos imanes, pero son muchos los que dicen que es menos sencilla y en general menos efectiva.

Transmisor de señal BadassBox

El sistema sin cables totalmente inalámbrico de BadassBox transmite una señal para poder superar el límite sin interferir con la electrónica del motor ni su software. No hay necesidad de abrir el motor o manipularlo de ningún modo con lo que evitamos el riesgo de estropearlo. La otra cualidad importante es que es muy rápido de quitar y poner.

Con él, y como otro de los accesorios y kits más presentes y usados por los usuarios, se debe tener que tener en cuenta que es que el display no marcará la velocidad correcta. Se recomienda usar un GPS u otro sistema de lectura de velocidad para saber la velocidad correcta.

Chips de velocidad Giant

El kit Giant es otro de los métodos que se permiten para modificar levemente nuestra e-bike. El chip de ajuste permite suprimir el limitador de velocidad en la misma. Una vez instalado el chip, la pantalla de la bicicleta muestra datos reales, como la velocidad máxima y media, el kilometraje diario y el rango de crucero.

Técnicas trucar bicicleta eléctrica

Este se enciende pulsando el botón de asistencia a la conducción durante dos segundos. Mientras que, si deseamos desactivar el módulo, basta con volver a pulsar el botón de marcha. También se les conoce como chips de tuneo fiables de segunda generación.

Resistencias Speedbox

Los de Speedbox se diferencian notablemente. Hechos para un rendimiento mejorado, cuentan con un cuidado y elegante diseño. Su aspecto atractivo se complementa perfectamente con los demás componentes de la bicicleta. Otro aspecto fundamental se basa en que todos sus elementos están fabricados con materiales de calidad y testados de forma exhaustiva (son comprobados varias veces durante la fabricación y después de la instalación).

Esto le otorga una excelente durabilidad, alta resistencia mecánica y también una óptima resistencia al agua. Destaca por su calidad y seguridad, dos características distintivas del Speedbox. También resalta su fácil y sencilla instalación con el que utiliza conectores clave, codificados por un color (lo que ayuda a saber dónde se enchufa cada conector).