Síntomas de descontento de Nokia con Windows Phone y Microsoft

Nokia no parece estar conforme con el ritmo de actualizaciones que ha seguido Microsoft con su sistema operativo móvil, Windows Phone. El fabricante se siente frustrado por la lentitud de la compañía estadounidense a la hora de mejorar su propia plataforma.

Si ha habido hasta el momento un fabricante en el sector móvil que ha apostado por Windows Phone ése ha sido Nokia. La compañía finlandesa llegó a un acuerdo en con Microsoft para incluir el sistema operativo en una nueva gama de dispositivos y poco tardó en lanzar al mercado sus primeros terminales, la familia denominada Lumia. Desde entonces han sido varios los modelos que han llegado al mercado con esta plataforma, vista como principal alternativa a iOS y Android.

Sin embargo, la firma escandinava empieza a sentir que está tirando del carro y que su aliado no está poniendo de su parte todo lo que debería para que WP se consolidase como la citada alternativa. Al menos así se desprende de las recientes declaraciones de Bryan Biniak, jefe de desarrollo de aplicaciones de Nokia, en las que pide una mayor implicación a la compañía de Redmond.

«Estamos lanzando nuevos terminales con frecuencia y se pierde una oportunidad de venta para cada nuevo equipo si hay una aplicación que importa a los usuarios y no está disponible», señaló. «Estamos intentando implicar en este pensamiento a Microsoft porque esperar hasta el final del año fiscal para pensar qué necesitas para conseguir tus objetivos no nos hace ningún bien cuando lo que tenemos es que vender teléfonos ahora», subrayó Biniak.

Aunque el número de aplicaciones para este sistema operativo ha aumentado considerablemente desde el acuerdo entre ambas compañías hace dos años y medio, no parece ser suficiente para Nokia, que ve en el software un mayor problema que en el hardware de los equipos Windows Phone. El número de apps disponibles supera las 165.000, una cifra alta pero que contrasta con las más de 900.000 en la App Store de Apple y el millón en la Google Play para Android.

Veremos de qué modo responde el gigante estadounidense a esta petición por parte de su socio. Por ahora solo se esperan actualizaciones menores de Windows Phone 8, siendo 2014 la fecha elegida para lanzar una más importante, aunque esta fecha no acaba de convencer a Nokia, cuyo próximo terminal, el Lumia 1020, cuenta con ambiciosas aspiraciones que podrían verse frenadas en caso de no incentivar a los usuarios con mejor software que sus rivales.