La TDT, un monopolio con fecha de caducidad que va a traer cola

La TDT, un monopolio con fecha de caducidad que va a traer cola

Claudio Valero

La TDT se convirtió en la única forma de acceder a los canales de televisión pública y privada de forma generalizada y a nivel nacional a partir del año 2010. Antes de eso habían sucedido muchas cosas como el fallido lanzamiento de Quiero TV que duró dos años. Desde entonces, el mercado mayorista de difusión de la señal de televisión ha contado con un único operador a nivel nacional con una cuota del 100%. Sin embargo, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha lanzado una consulta pública que podría acabar con este monopolio dando entrada a nuevos operadores. Además, parece que las televisiones no van a quedarse paradas e incluso pedirán indemnizaciones.

La CNMC ha lanzado una consulta pública sobre la revisión del mercado mayorista del servicio portador de difusión de la señal de televisión mediante ondas terrestres. En España tenemos el mercado nacional de televisión y después 19 mercados autonómicos, y 291 mercados locales. En este caso, se trata del servicio que lleva la señal de la TDT hasta los hogares.

La TDT es todavía un servicio al que acceden en torno al 80% y 90% de los hogares españoles con los canales en abierto con una audiencia superior al 70%. Esto sucede en una realidad en la que tenemos alternativas como las nuevas redes de fibra y la creciente demanda por las ofertas de televisión de pago (Netflix, HBO o Amazon, por ejemplo).

Cellnex controla la única red de difusión de TDT nacional

En estos momentos, Cellnex controla desde 2005 la difusión nacional de la señal de TDT en España a nivel nacional. La CNMC entiende que controla un recurso difícilmente replicable por otros competidores y que siegue siendo el único operador que ofrece el servicio de difusión a los radiodifusores nacionales, quedando la entrada de competidores limitada a los ámbitos local o autonómico.

La CNMC ha lanzado una consulta pública que puede poner todo esto patas arriba. Sin ir más lejos, quiere seguir manteniendo a Cellnex como operador con poder significativo, pero introducir un marco regulatorio más flexible que el vigente que aumente el número de proveedores alternativos para los radiodifusores.

Para ello, eliminaría la obligación de control de precios basada en la orientación a costes para sustituirla por una obligación de precios razonables. Y es que las televisiones pagan 5,1 millones de euros anuales para la emisión de cada una de sus señales con definición estándar o SD y 7 millones de euros en caso de tratarse de alta definición.

Un coste fijo que genera tensiones en las cadenas de TDT

El problema de este coste fijo es que es igual para las grandes cadenas como Antena 3 o Tele5 que para las más pequeñas como los canales DKiss, Trece TV, Real Madrid TV y Unidad Editorial. Por ello, pagar 5,1 millones de euros no representa el mismo porcentaje para Mediaset y Atresmedia que para estas cadenas.

concurso canales TDT atresmedia mediaset

De hecho, para los canales más modestos puede suponer hasta el 90% de sus costes operativos mientras que para para las grandes cadenas es menos del 5% de sus costes. Por todo ello, estas cadenas estudian personarse ante la CNMC para pedir indemnización por parte de Cellnex por las tarifas abusivas que imponen y el monopolio.

¿Una oportunidad para Movistar y para Astra?

Todo este cisma que se ha montado tras informar la CNMC de la apertura de una consulta pública que podría terminar con el monopolio de la TDT, abre la puerta a la entrada de nuevos competidores. Son muchos los que no entendieron en su momento que no se apostara por el satélite para la emisión de la TDT, siendo una tecnología con un alcance mucho más amplio incluso en zonas remotas.

Aquí entra en juego Astra, un operador que lleva años peleando por lo que no considera justo y que ahora podría tener una nueva oportunidad para convertirse en operador nacional de TDT con el cambio de normativa. Otro operador con potencial técnico para hacerlo es Movistar, cuyo despliegue de fibra a través del que puede emitir su televisión con la tecnología IPTV supera los 20 millones de hogares.

Además, todo esto se produce en vísperas del segundo apagón analógico y la resintonización de la TDT como consecuencia de la liberación de la banda 700 MHz. Este proceso se desarrollará entre enero de 2019 y marzo de 2020, conllevando en algunos casos desembolsos de hasta 600 euros por la adaptación de las antenas. En las próximas semanas deberemos conocer las ayudas públicas por parte del Gobierno.