Google quiere usar drones para llevar Internet a las zonas remotas

Escrito por David Valero
Ciencia

Google ha solicitado permiso a las autoridades de telecomunicaciones de Estados Unidos, para llevar a cabo pruebas con drones con las que intentar desarrollar una tecnología que permita hacer llegar Internet a zonas remotas o de difícil acceso. El 6 de octubre es la fecha elegida para comenzar los tests.

Las posibilidades que ofrecen los drones para llevar a cabo ciertas tareas con las que facilitar la vida a las personas no paran de crecer. Aunque en la mayoría de territorios, el vuelo de estas aeronaves no tripuladas está seriamente restringido ya que existen todavía ciertas lagunas relativas a la seguridad. Lo cierto es que parece que poco a poco debemos ir acostumbrándonos a verlas sobrevolar el cielo.

Y lo último que se ha conocido al respecto del uso de los drones, es que el gigante tecnológico Google tiene intención de utilizar esta tecnología para hacer llegar Internet a las regiones que están más alejadas o que tienen un difícil acceso. La compañía de Mountain View mandó recientemente una carta a la Comisión Federal de Comunicaciones  (FCC) de Estados Unidos, en la que se solicitaba formalmente la autorización para llevar a cabo unas pruebas con estas máquinas, que podían tener como finalidad permitir conectar a Internet de manera inalámbrica los lugares más recónditos de nuestra geografía.

El pasado mes de abril, Google concretó la adquisición de Titan Aerospace, una compañía dedicada al desarrollo de sistemas aéreos no tripulados en gran altitud y largas distancias. En la misiva mandada a la FCC, Google especificaba que “estos sistemas pueden ser usados para dotar de conexión a Internet en zonas remotas, empleados en tareas de vigilancia medioambiental para vigilar la deforestación o el avance de manchas de crudo en el mar”. La compañía requiere una autorización especial temporal para llevar a cabo estos test en un entorno controlado.

drone2

Las pruebas con drones comenzarían en octubre

Los planes de Google incluyen comenzar las pruebas el próximo 6 de octubre y prolongarlas durante 180 días, en Nuevo México. Según se ha conocido, la compañía tecnológica comenzaría a transmitir en las bandas de frecuencias de 910 MHz a 927 MHz, y en las bandas de 2.400 GHz a 2.414 GHz.  El espectro de 900 MHz es usado en el país americano para las conexiones inalámbricas de Internet, además de ser usado por las conexiones de otros dispositivos. Google ha prometido que está preparada para coordinar estas pruebas con la Administración y con cualquier servicio de telecomunicaciones para evitar interferir en otras operaciones. De hecho, en Estados Unidos, está en proyecto que la banda de frecuencias de los 900 MHz sean utilizados por algunos servicios de emergencia.

Además de las tareas de vigilancia medioambiental, ya se han realizado diversas pruebas para aplicar el empleo de drones en tareas comerciales como el reparto de paquetes. También se ha demostrado su eficacia en tareas de salvamento marítimo o en gestión de catástrofes medioambientales. El empleo de estos dispositivos para poder conectar más zonas del planeta podría suponer el ahorro de millones de euros de inversión en infraestructuras -que en muchas ocasiones no se llevan a cabo por el poco retorno que supone la inversión-, aunque lo que es más importante es que más ciudadanos podrían disfrutar de las facilidades que aporta Internet.

¿Pensáis que esta tecnología será empleada en un futuro por las compañías de telecomunicaciones?

Fuente > Ars Technica

Continúa leyendo
Comentarios
2 comentarios
  1. Anónimo
    Usuario no registrado
    16 Sep, 14 1:52 pm

    Google es un monopolio en algunas áreas y el tema de la privacidad lo lleva más bien mal, pero hay que admitir que tiene muchas iniciativas de investigación que se acaban traduciendo en progreso tecnológico, al menos invierte parte de la pasta que saca de nuestros datos en algo productivo para todos…

  2. Anónimo
    Usuario no registrado
    16 Sep, 14 3:29 pm

    Siempre están montando numeritos para luego nunca hacer nada.