La nueva actualización de Windows 10 es oficial: ocuparía 100 megas

La nueva actualización de Windows 10 es oficial: ocuparía 100 megas

Alberto García

Microsoft está preparando la próxima actualización de Windows 10. Aunque el último parche de septiembre introdujo fallos y algunos problemas, la compañía tiene ya casi lista la nueva actualización que verá la luz en el mes de octubre. Además de haber desvelado el nombre, la compañía ha anunciado algunas novedades en torno a ella.

Para empezar, Microsoft ha confirmado que la actualización Windows 10 20H2 se llamará Windows 10 October 2020 Update, y ya se encuentra disponible en su versión final para Insiders. Esto significa que en apenas unas semanas ya podremos instalarla en nuestros ordenadores en el canal estable, aunque Microsoft no forzará su instalación hasta el año que viene cuando las versiones 1903 y 1909 dejen de tener soporte.

Windows 10 October 2020 Update será un «paquete de habilitación

La forma de actualizar será similar a la que vimos el año pasado con 1909. En lugar de instalar una nueva versión desde cero, lo que hará October 2020 Update será instalarse sobre May 2020 Update mediante un «paquete de habilitación«. Esta actualización ocupará menos de 100 MB, ya que además de incluir pocas novedades, todas estas están ya presentes en Windows 10 May 2020 Update con el parche de septiembre, ya que Microsoft las va incluyendo poco a poco de manera oculta y simplemente lanza un parche para activarlas.

El tamaño del paquete de actualización podría ser incluso menor conforme vayan lanzándose nuevos parches en las próximas semanas, ya que lo único que ha de incluir es un interruptor para activarlas. Sin embargo, si no has instalado las últimas actualizaciones acumulativas cada mes, puede que el tamaño del parche sí sea de cientos de megas, pudiendo llegar a 400 incluso. Y si no has instalado May 2020 Update, tendrás que bajar hasta 4,7 GB del parche.

Novedades de Windows 10 October 2020 Update

Aunque Windows 10 October 2020 Update no incluirá muchas novedades como las actualizaciones de primavera, sí que incorporará algunas mejoras a nivel de funcionalidades y rendimiento.

Entre ellas encontramos el nuevo diseño del menú de inicio, cuyo color se adaptará mejor al tema del sistema con las transparencias, y los iconos perderán el característico fondo azul. También encontramos la introducción por defecto de Edge como buscador en Windows 10, algo que comenzó en mayo y que va a aplicar ya de manera definitiva a todo el que instale esta actualización.

En el modo Alt + Tab también encontramos una mejor integración de Edge, donde podremos pasar entre pestañas de manera opcional entre las pestañas más recientes que tengamos abiertas. Esto funciona sólo en Edge, y no en Chrome. Con Edge también podremos anclar webs concretas, y el icono de esas webs se asignará a esas pestañas.

En la barra de tareas también tendremos cambios dependiendo de si tenemos un teléfono Android asociado al ordenador. Si tenemos uno, nos aparecerá el icono de Tu Teléfono, al igual que nos aparecerá el de Xbox Live por defecto si tenemos una cuenta. Esto aparecerá sólo para nuevas instalaciones, y no para quienes actualicen desde una versión anterior.

Por último, también hay cambios en las notificaciones para cerrarlas más fácilmente, cambios de modo automáticos entre tablet y portátil, más información en los datos del PC en Configuración y función de gráficas en la Calculadora.