Algunas tiendas de Telefónica venderán las tarifas de fibra y móvil de O2

Telefónica da un paso más para acelerar el crecimiento de su marca low cost O2 mediante una prueba piloto que venderá las nuevas tarifas de O2 en las tiendas de Telefónica para analizar cómo convierten sus dos marcas en los establecimientos.

La compañía busca aprovechar la implantación de O2 para encontrar más vías para llegar a los clientes. De esta manera, Telefónica ha decidido comercializar los nuevos productos de O2 en las tiendas propias de Movistar, en especial la tarifa convergente de fijo y móvil por 30 euros al mes. Un gran paso para reforzar los canales de comercialización de O2 que hasta ahora se centraban primordialmente en los canales digitales.

Prueba piloto en 293 tiendas

Algunas tarifas convergentes de O2 podrán empezar a contratarse en 293 tiendas de Telyco, filial de Telefónica España en el segmento comercial. Una prueba piloto en la que la compañía proporcionará formación a sus empleados de los nuevos productos y servicios de O2. Esta decisión llega una semana después de que Telefónica lanzara la citada tarifa convergente de O2 por 30 euros al mes. Una oferta comercial que llegaba tras la decisión de la Comisión Nacional de Mercados (CNMC) de aumentar el número de municipios libres en cuanto a la regulación de fibra óptica. Según apuntó Telefónica “este cambio permitía igualar a todos los clientes de estos municipios las condiciones con los de otras localidades que ya estaban liberalizadas”.

Dentro de esta prueba piloto algunas tiendas comercializarán la tarifa convergente de 100 Mb y 10 GB por 30 euros al mes y otras la tiene 300 Mb y 25 GB por 38 euros al mes de las que ya te hemos hablado en otras ocasiones en profundidad.

Tarifas convergentes de O2

Convivencia de las dos marcas

Además de lo que supone esta iniciativa en cuanto al impulso de estas nuevas tarifas convergentes, Telefónica analizará la evolución de la convivencia de las dos marcas en sus establecimientos. Tras la prueba piloto, la compañía tomará la decisión de cómo establecerá la comercialización definitiva de las dos marcas, y si se amplía a los más de 1.000 puntos de venta con los que cuenta la empresa.

Con esta renovada ofensiva en el mercado de los operadores low cost, Telefónica busca hacer frente a la presión que están ejerciendo competidores como Finetwork, Digi, MásMóvil, Vodafone con Lowi y Orange con Simyo. La compañía se ha visto penalizada con la pérdida de líneas, tanto fijas como móviles, en el segmento de portabilidad según los datos de los últimos trimestres. De esta forma, Telefónica España cerró el mes de septiembre con 40,48 millones de accesos, es decir, un 2,7% menos interanual.

Además, tras el citado análisis de convivencia entre Movistar y O2 en las tiendas de Telyco, la compañía también tiene como objetivo revisar la actividad comercial en su conjunto y evitar que clientes de Movistar, que por norma general pagan un precio por encima de las tarifas que ofrece O2, decidan cambiarse a la low cost en grandes cantidades. De darse esta situación, Telefónica podría correr el riesgo de sufrir un impacto en sus futuros ingresos.