Todo sobre la portabilidad de móvil y fijo a otro operador

Todo sobre la portabilidad de móvil y fijo a otro operador

Claudio Valero

Hace años no había tantas compañías u operadoras de telefonía móvil como ahora, por lo tanto, no había tanta oferta ni se producían tantas portabilidades. Sin embargo, desde que comenzaron a surgir las operadoras móviles virtuales, a las operadoras de toda la vida no les queda más remedio que convivir con ellas y sus tarifas, que suelen ser las más económicas. Esto ha hecho que hoy en día haya una gran competitividad en un mercado que está en continua transformación y donde podemos encontrar cada día un montón de nuevas ofertas. Algo que ha provocado que la portabilidad de una compañía a otra esté a la orden del día, ya que son muchos los que no duda en cambiarse de compañía cada vez que le ofrecen una tarifa más barata. Si estás pensando en cambiarte de compañía, a continuación, vamos a mostrar cómo hacer una portabilidad a otro operador.

Antes de hacer una portabilidad a otro operador son muchos los que se pueden preguntar varias cosas como ¿puedo conservar mi número de teléfono?, ¿es mejor hacer una portabilidad a otro operador o darse de baja primero en uno para realizar el alta en otro?, ¿cuánto se tarda en hacer una portabilidad a otro operador? o ¿puedo cancelar una portabilidad?

¿Qué dice la ley?

Tenemos derecho a conservar nuestro número al cambiar de operador. Todos los usuarios del servicio telefónico tienen derecho, previa solicitud, a conservar los números que les hayan sido asignados. Los operadores no se pueden negar a donar la numeración a otro operador a menos que ocurra alguno de los siguientes supuestos:

  • Que en la solicitud de portabilidad haya algún dato erróneo o incompleto.
  • Que exista ya una solicitud previa de portabilidad.
  • Que la tarjeta SIM haya sido denunciada por robo o pérdida.
  • Que la numeración no corresponda al operador donante.
  • Por imposibilidad técnica.
  • Por causas de fuerza mayor.

Tanto el operador donante como el receptor deben informar al abonado si existe algún tipo de incidencia.

El plazo previsto por la legislación vigente es de 1 día hábil (en móvil) desde el momento que el usuario llega a un acuerdo con el nuevo operador para el cambio de compañía. Se consideran días hábiles los días laborables (lunes a viernes) de 8:00 a 20:00 sin incluir las fiestas nacionales y las festividades autonómicas y locales de la ciudad de Madrid, con independencia de la ciudad en la que se solicite la portabilidad.

En caso de que haya solicitado al nuevo operador la portabilidad (conservación del número de teléfono) no es necesario, ya que la recepción por el operador de receptor de una solicitud válida de portabilidad implicará la baja con dicho operador de todos los servicios asociados al servicio telefónico identificado por la numeración portada. Si no solicita la portabilidad, si no únicamente un cambio de proveedor de servicios sin conservación de número, debe darse de baja con el anterior, ya que de otro modo no puede averiguar su intención de finalizar el contrato. Es decir, no basta con contratar con el operador nuevo, sino que debe finalizarse el contrato con el anterior.

El abonado que desee portar su numeración debe solicitarlo al nuevo operador, operador receptor. Esta misma solicitud incluye la solicitud de baja al antiguo operador, operador donante, por lo que no es necesario solicitarla. La solicitud debe firmarla el titular de la línea y consiste en tres copias que facilitará el operador receptor. Una copia es para el operador donante, otra es para el operador receptor y la tercera la mantendrá el abonado.

Si hablamos de fijo, los abonados que deseen conservar su número de teléfono al darse de alta con otro operador deben solicitarlo al nuevo operador, llamado operador receptor. Esta solicitud incluye la baja con el antiguo operador, operador donante, por lo que no es necesario solicitarla. La recepción por el operador de receptor de una solicitud válida de portabilidad implicará la baja con dicho operador de todos los servicios asociados al servicio telefónico identificado por la numeración portada.

La solicitud puede hacerse por escrito o a través de un verificador. En caso de hacerlo por escrito la solicitud debe ser firmada por el titular de la línea. El abonado firmará tres copias, facilitadas por el operador receptor: una es para el operador donante, otra es para el operador receptor y la tercera la mantendrá el propio abonado. La solicitud a través de un verificador consiste en que un tercero (verificador) graba una conversación telefónica con carácter contractual en la que se confirman los datos necesarios para tramitar la portabilidad.

Cómo hacer una portabilidad a otro operador

Vamos por partes…, lo primero que tenemos que tener claro es que todos los usuarios de servicios de telefonía móvil tienen derecho a conservar su número de teléfono si deciden cambiar de operador. De hecho, esto sería la definición de portabilidad, el proceso de cambiar de una compañía a otra manteniendo nuestro número de teléfono.

Para hacer una portabilidad si hemos visto una tarifa que se adapta mejor a nuestras necesidades o alguna oferta con la que podemos ahorrar dinero cada mes, lo único que tenemos que hacer es contactar con la operadora a la que nos queremos cambiar e indicar que queremos hacer una portabilidad. Podemos hacerlo telefónicamente, a través de su página web o incluso desde una tienda física.

De esta manera, podremos cambiar a la nueva compañía manteniendo nuestro número de teléfono y, además, será la nueva compañía la que se encargue de realizar todos los trámites. Por lo tanto, tendremos que olvidarnos de todo y simplemente esperar a que se nos comunique a partir de qué momento ya somos clientes de la operadora a la que nos hemos portado. Por lo tanto, no es necesario hacer nada más para solicitar la baja de la actual compañía, ya que de todo ello se encargará la operadora a la que nos cambiamos.

Estas son sin duda las dos ventajas más importantes a la hora de hacer una portabilidad frente a realizar una baja y posteriormente un alta, poder mantener nuestro número de teléfono y olvidarnos de todos los trámites necesarios para el cambio.

hacer una portabilidad

Al hacer una portabilidad, además de darnos de baja de la actual compañía, también implica la baja de todos los servicios asociados a nuestro número de teléfono. En la práctica, el plazo para completar una portabilidad es de al menos dos días y es frecuente que una vez que se solicita la portabilidad a otra compañía, la actual se ponga en contacto con nosotros para hacernos una contraoferta e intentar convencernos que nos quedemos con ellos.

Si finalmente llevamos a cabo la portabilidad, debemos saber que durante unas horas o incluso menos, puede que nos quedemos sin línea. No obstante, la mayoría de compañías aprovecha las horas de por la noche para realizar los procesos y que sus clientes no se vean afectados por este corte.

Es importante saber que, si queremos hacer una portabilidad a otro operador, nuestra actual compañía puede negarse a la cesión del número de teléfono si ya existe otro proceso de portabilidad en marcha o si hay alguna denuncia de que se ha perdido o nos han robado la tarjeta SIM de ese número.

Otro de los aspectos a tener en cuenta a la hora de hacer una portabilidad a otro operador es saber si tenemos algún tipo de permanencia con la actual compañía, ya que, en este caso, podrían aplicarnos una penalización si así figura en el contrato vigente. Esto es algo muy habitual si hemos adquirido algún terminal que llevaba asociado un compromiso de permanencia. En este caso, tendremos que hacer el pago de la sanción correspondiente si queremos cambiarnos de compañía, aunque es posible que la operadora a la que vamos a hacer la portabilidad nos ofrezca hacerse cargo de esta sanción, eso sí, seguramente tendremos que adquirir un compromiso de permanencia mayor con la nueva compañía.

Si después de saber que tendremos que pagar una penalización queremos cancelar la portabilidad, debemos comunicárselo a nuestra actual compañía y si aún no se ha hecho el cambio, estaremos a tiempo de cancelarla.

Teléfonos de portabilidad en las diferentes operadoras

Vodafone

Movistar

  • Llamando a atención al Cliente, 1004
  • Desde la web en la sección de Contrato o Tarjeta y seleccionando la tarifa móvil que nos interese
  • En distribuidores y tiendas Movistar.

Orange

Jazztel

  • Llamando al 900 834 692
  • Desde la web eligiendo una tarifa y alguien de Jazztel nos llama para realizar la portabilidad

MásMóvil

  • Llamando al 900 897 921
  • Desde la web, eligiendo una tarifa y nuestro móvil, alguien de MásMóvil nos llamará para hacer la portabilidad

Amena

  • Para solicitar tu portabilidad a Amena entra en amena.com -tarifas elige una tarifa de contrato y pulsa en La quiero
  • Llamando al teléfono 900 901 460

Yoigo

  • En cualquier tienda Yoigo
  • Llamando gratis al  900 622 220
  • Entrando en la web, seleccionando una tarifa y pulsando en La quiero. Al dar nuestro número de teléfono alguien nos llamará para procesar la solicitud.

Lowi

  • Llamando al 1456
  • Desde la web, eligiendo una tarifa e indicando que queremos mantener nuestro número para hacer una portabilidad
  • Rellenando el formulario para que alguien de Lowi nos llame y solicitar la portabilidad

Tuenti

  • En la web de Tuenti eligiendo tu tarifa y siguiendo los pasos que nos solicita

Pepephone

  • Llamando al 900 878 762
  • Solicitando que nos llamen desde Pepephone desde la web
  • Eligiendo una tarifa desde la web y siguiendo el proceso de solicitud de portabilidad

Simyo

  • En la web eligiendo tu tarifa e indicando que quiere mantener tu número para realizar una portabilidad
  • Desde una tienda física
  • Llamando al 1644

Cómo consultar el estado de una portabilidad

Hay muchas razones por las que puede que queramos consultar el estado de una portabilidad, bien porque queremos saber si ya somos de la nueva compañía para disfrutar de los datos o gigas extras de datos que hemos contratado o tenemos cobertura allá donde antes no la teníamos o bien porque nuestra solicitud de portabilidad sea simplemente un amago para tratar de conseguir unas mejoras con nuestra actual compañía. En este último caso, sobre todo, debemos ser cautos ya que la jugada nos puede salir mal, puesto que si simplemente eraun amagoo, puedeque,e sin darnos cuenta, cuando queramos reaccionar ya seamos clientes de la nueva compañía.

Una manera muy rápida y sencilla de comprobar el estado de una portabilidad es a través del servicio que ofrece la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, más conocida como CNMC. Y es que en su página web, podemos encontrar un buscador que nos permite saber a qué compañía pertenece el número de móvil que indiquemos. Por lo tanto, si aún no se ha formalizado la portabilidad seguirá apareciendo que pertenece a nuestra actual compañía, mientras que, si ya nos aparece como propiedad de la nueva, es que la portabilidad se ha llevado a cabo.

Para ello, lo único que tenemos que hacer es acceder al servicio de Portabilidad Móvil de la CNMC, escribir nuestro número de teléfono o el número sobre el que hemos solicitado la portabilidad y pulsar en el botón Buscar. Automáticamente, se nos mostrará información sobre la compañía a la que pertenece.

estado de una portabilidad

No obstante, la consulta se realiza sobre los datos recogidos por la Asociación de Operadores para la Portabilidad Móvil, A.O.P.M, que, aunque lo normal es que esté actualizada, puede que no sea una información en tiempo real.

Por lo tanto, si lo que queremos es asegurarnos 100% de cómo está nuestro proceso de portabilidad, lo mejor será contactar con las operadoras involucradas en dicho trámite. Es importante tener en cuenta, que la mayoría de compañías nos enviarán varios SMS que nos irán informando del estado de una portabilidad.

Cancelar una portabilidad

Lo primero de todo, debemos saber que podemos cancelar una portabilidad, eso sí, puede que nos salga cara la broma. Por lo tanto, solicitar una portabilidad con el objetivo de ahorrarnos algo de dinero finalmente puede salirnos caro si nos toca recular y seguir con la compañía que estábamos.

Esto es debido a que el contrato que firmamos en el momento de solicitar la portabilidad, puede que tenga alguna cláusula que implique algún tipo de penalización si no cumplimos con la permanencia establecida en el contrato. Sin embargo, es necesario saber que todo consumidor tiene derecho a cancelar una portabilidad.

cancelar una portabilidad

Si lo hemos hecho por teléfono o a través de Internet, tendremos la ventaja de poder ejecutar nuestro derecho de desistimiento como consumidor, el cualquier te permite cancelar el contrato hasta 14 días después de haberlo firmado. En teoría, esto implica que nos deberían cancelar todo sin tener que pagar por ningún tipo de penalización, sin embargo, la Ley no es lo suficientemente precisa en este aspecto y las compañías ya han buscado sus correspondientes vacíos legales para cobrarte ciertos gastos por las molestias o gestión.

De cualquier forma, si lo que queremos es cancelar una portabilidad, lo primero que tenemos que hacer es ponernos en contacto con el operador con el que habíamos contratado la portabilidad. Ahora bien, cada compañía cuenta con su propio proceso para poder cancelar una portabilidad y cada una nos puede solicitar una cantidad distinta como penalización. Por lo tanto, dependiendo de la compañía con la que habíamos firmado la portabilidad, el proceso y coste puede variar considerablemente.

En el mejor de los casos, que la oferta que habíamos aceptado no llevase permanencia, el proceso de cancelar una portabilidad se simplifica, eso sí, es recomendable solicitar la cancelación del servicio contratado una vez que ya lo tengamos activo o se haya realizado la instalación, si fuese necesaria.

Y es que, en muchos casos, aún sin tener permanencia, es posible que nos intenten aplicar una penalización si solicitamos cancelar una portabilidad antes de la activar una línea o realizar la instalación del servicio de Internet. Sin embargo, cuando todo ya esté funcionando, si no tenemos permanencia podremos darnos de baja sin más problemas y por supuesto, sin la famosa penalización.