Así puedes comprobar si una web es de fiar o falsa

El phishing y los ataques que utilizan páginas webs falsas están a la orden del día. Cuando recibimos un correo, tenemos que evitar ir a los enlaces que en él aparecen si tenemos dudas de cuál puede ser el origen. Si lo pulsamos, y por ejemplo nos piden el login de Google, debemos sospechar inmediatamente si en ese dispositivo ya estamos logueados, o si el rellenado automático de usuario y contraseña no funciona. Ahora, una web te permite salir de dudas.

La web, llamada scamdoc.com, ofrece un servicio que es prácticamente imprescindible en la actualidad. Con sólo poner una dirección web o una dirección de correo electrónico, el servicio nos arrojará un nivel de confianza final que nos puede ayudar a determinar si la página web es fiable o no. Con el correo electrónico tenemos otras alternativas para conocer la identidad en un email.

Para ello, la web utiliza un algoritmo desarrollado por HERETIC (fundador de Signal-Arnaques) que integra un sistema llamado ScamPredictor. Entre las variables que analiza se encuentra si la web es de reciente creación o los enlaces que tiene, entre otras muchas variables. La web, por desgracia, no detalla exactamente cómo funciona el algoritmo, pero parece funcionar bastante bien.

Por ejemplo, si ponemos adslzone.net, nuestra web arroja un 99% de fiabilidad, ya que analiza multitud de variables como que la web es popular, que el dominio es muy antiguo, tenemos HTTPS, y nuestra posición en el ranking de Alexa es alta.

Sin embargo, podemos coger otra web, cuyo nombre vamos a censurar, que es todo lo contrario. El portal tiene HTTPS, como prácticamente todas las webs de Internet en la actualidad, pero por el contrario encontramos un montón de alertas rojas. Por ejemplo, la web tiene muchas reviews negativas en Internet, además de que su creación es muy reciente. El algoritmo incluso predice que la vida de ese dominio va a ser muy corta.

El algoritmo es bastante claro en la mayoría de casos, donde ofrece un nivel de confianza altísimo (99% es el máximo, donde ni siquiera Google alcanza el 100%), mientras que en la que no son de fiar no duda ni un segundo, y ofrece puntuaciones por debajo del 10%. En algunos casos puede dudar, ya que puede no tener los suficientes datos como para tomar una decisión. En algunas webs de reciente creación, aunque sean reales, también puede arrojar un porcentaje bajo, así que tenedlo en cuenta.

Por suerte, incluso en estos casos, tener dudas sobre la web tendrá mucho sentido porque, si no arroja un porcentaje de más del 75 o 90% de entrada, entonces estaremos ante un portal dudoso. La mayoría de dudas se generan con portales que nos exigen datos personales, y aquí podemos descubrir fácilmente si se trata o no de una web real.