El Porsche más veloz también tiene la carga más rápida del mundo

Más allá de ser uno de los coches electrificados con mayores prestaciones y más veloces del momento, Porsche también destaca porque uno de sus modelos de la serie EV se presenta con la carga más rápida. Una muestra de que el fabricante no solo se centra en que sus coches sean solo eficientes, sino que sus recargas se hagan como si de un dispositivo móvil se tratase.

La tecnología de carga de Porsche marca la diferencia

La carga rápida es una opción llamativa en móviles, pero esta tecnología está demostrando ser absolutamente clave en el segmento de los coches eléctricos, en los que esta opción permite que los viajes de larga distancia no se conviertan en una condena. Y es que el mundo de la movilidad electrificada avanza en todos sus ámbitos.

Hasta ahora Tesla destacaba en este ámbito, pero el Porsche Taycan ha ido un paso más allá. Porque sí; estos vehículos no viven sin energía, ni solo hay que mirarlos por la autonomía que posean. La potencia de recarga en corriente continua que son capaces de admitir es un parámetro muy importante a tener en cuenta.

El motivo de ello es que garantizará que los viajes largos no se conviertan en una suerte de esperas para lograr recuperar una autonomía mínima. Ejemplo de esta carga y recarga es Porsche, quien se diferencia notablemente del resto porque mantienen una tecnología de la cual, mientras los otros funcionan con los habituales 400 V, este lo hace con 800 V. Y claro; sus tiempos son infinitamente menores.

Cómo es

Una batería de gran capacidad que garantiza grandes autonomías no es práctica si no es capaz de admitir potencias de carga muy altas. Por el contrario, una batería más pequeña (pero suficiente) con un sistema de recarga de alta potencia ofrecerá viajes más cómodos. Eso es lo que hace Porsche con su Taycan.

Esto permite que el coche se caliente menos y retenga mejor la energía en el sistema. Por tanto, la energía se aprovecha mejor y las pérdidas se reducen. El sistema de 800V permite también aprovechar al máximo los supercargadores de 350 kW, los más potentes de la actualidad. Cuando se conecta a un cargador de este tipo, el coche utiliza el motor del vehículo y el inversor para convertir la corriente de 400V procedente de la estación en 800V, de modo que mantiene su forma de cargar en tensión máxima.

¿Y qué tiempos se logran? Los más veloces. A la potencia máxima admitida, la batería recupera el 80% de la carga en 22,5 minutos. Es decir, en unos seis o siete minutos almacena energía para recorrer alrededor de 100 km.

Porsche Taycan 800V carga rápida

Un proceso de carga simplificado

Al mismo tiempo, entre las novedades llegadas de este modelo, la marca alemana también ha querido simplificar el proceso de carga, algo que ha conseguido también con Plug & Charge, una función que permite comenzar la recarga simplemente enchufando el cable y que, además, automatiza el pago. Este sistema está disponible en estaciones de carga Ionity en Alemania, Dinamarca, Finlandia, Noruega, Suecia, Italia y República Checa, y recientemente ya en España.

Parece claro que este pack de baterías de 800 V, aparte de ser pionero en el sector del coche eléctrico, ofrece al Porsche no solo una carga nunca antes vista, sino también una autonomía y potencia con las que puede competir con sus rivales más directos. Es así que, a través de sus 504 kilómetros de recorrido y sus 440 kW (el equivalente a 598 CV), se mide de cerca con el Tesla Model S Performance (575 kW y 590 km) y con el Jaguar I-Pace (298 kW y 415 km).

La clave del rendimiento de Taycan, según Porsche, es su decisión de usar motores síncronos permanentes en lugar de motores asíncronos más baratos, pero más grandes y pesados. La marca sostiene que su ensamblaje, su gestión térmica y los beneficios en eficiencia justifican el coste adicional (alrededor de los 155.000 euros).

¡Sé el primero en comentar!