Estas baterías de estado sólido aportarán autonomías de 1.000 km al eléctrico

El coche eléctrico busca continuamente nuevas tecnologías para ser realmente un vehículo eficiente y atractivo para los más indecisos, y en ello las baterías de estado sólido se ven como la gran solución. Hablamos de unas nuevas unidades de almacenamiento de energía que se muestran hoy como la gran viabilidad de estos coches de cara al presente más cercano y al futuro más inmediato.

Desde su nacimiento, los electrificados experimenta un crecimiento constante y se muestra ajeno a la crisis del sector. Sin embargo, lo hace a un ritmo muy lento. Una situación la del coche eléctrico que podría cambiar gracias a las baterías de estado sólido: más pequeñas, duraderas, potentes e incluso seguras que las de iones de litio.

Las baterías de estado sólido, la clave determinante

Con todo, estas baterías parecen ser la clave determinante para que la movilidad eléctrica se posicione como el principal modo de transporte, por encima del motor de combustión. En este momento, y aunque sea todavía una apuesta tímida, ya hay varios pasos que se dirigen a su carrera, y entre ellos está Reino Unido.

De hecho, todo indica que será el territorio británico es el que aspira a liderar el mercado de esta tecnología, teniendo ya hasta siete importantes instituciones. Su objetivo no es otro que convertirse así en el gran artífice, considerada por muchos el ‘santo grial’ de las baterías, por lo complicado que está resultando para la ciencia lograr que cumplan con las especificaciones que prometen lograr, y que supondría un antes y un después en la movilidad eléctrica.

Entre tanto, este tipo de unidades se ve como la gran tentativa del sector para marcar un hito insólito, especialmente de cara al futuro, y hacer porque este tipo de automóviles tengan una gran eficiencia en todos los sentidos. Esto desmarcaría casi por completo a las actuales baterías de iones de litio, y tendría como principal atractivo a las de electrolito sólido.

Qué son

Algo a destacar, además, por parte del Reino Unido, es que con estas baterías de estado sólido para el eléctrico tienen la meta de desarrollarlas aplicables a la industria automotriz. Su potencial para contener más carga por unidad de volumen que las baterías de iones de litio actuales podría aumentar de manera drástica la autonomía de los vehículos eléctricos.

Reino Unido baterías estado sólido eléctrico

Como hemos mencionado, estas son una evolución de las de iones de litio. Ambas funcionan con el mismo principio, pero la diferencia está en el electrolito. Así, mientras las de iones de litio utilizan soluciones líquidas, las de estado sólido usan un polímero sólido.

Desde aquí se espera que estas representen el 7 % del mercado mundial de baterías de electrónica de consumo y el 4 % de las baterías de automóviles eléctricos en una década. Lo vemos principalmente con uno de los grandes socios, Britishvolt, que planea construir una fábrica de baterías en el norte de Inglaterra que debería entrar en funcionamiento en 2023.

Todas sus ventajas

Ahora bien, ¿qué es lo que aportarán estas baterías de estado sólido al eléctrico? En primer lugar, podemos decir que todo lo que proporcionan las de litio, ahora lo harán con una eficiencia mucho mayor. Es así que la misma Britishvolt, quien considera que el uso de un electrolito sólido sigue siendo el ‘santo grial’ para los desarrolladores de baterías, potencialmente ofrece una densidad de energía que podría ser un 70% más alta que las baterías en producción de iones de litio.

Actualmente, la industria de baterías de iones de litio está dominada por grandes empresas asiáticas. Estas son las Panasonic de Japón, BYD y CATL de China y LG y Samsung de Corea. Europa y EE. UU. Las mismas, todavía un paso por detrás de Reino Unido, están intentando ponerse al día, mientras que los británicos, con Britishvolt y Nissan, han delineado planes para construir las llamadas gigafábricas (grandes fábricas de baterías) para dar servicio a las plantas automotrices británicas.

El funcionamiento de las baterías de estado sólido es el mismo, pero en ella, cada celda de la batería consta de ánodo, cátodo, y un electrolito sólido como elemento conductor, que mejora casi todas las características de la batería. Por tanto, con ellas, los vehículos electrificados obtendrán una mayor autonomía, más vida útil y, sobre todo, mayor seguridad.

Se espera que su comercialización no llegue hasta 2022, pero de la que ya se atisba que la ET7 de Nio, de 150 kWh, ofrecerá 1.000 km de autonomía con una sola carga.

¡Sé el primero en comentar!