Qué tener en cuenta al comprar una bicicleta eléctrica de segunda mano

Si es tu primera bicicleta eléctrica, también conocidas como ‘e-bikes’, una buena opción es hacernos con una de segunda mano. Aunque, de igual modo que ocurre con las más nuevas, elegir la adecuada puede ser una tarea tediosa y complicada debido a la gran cantidad que tenemos en el mercado. Existen tantas diferencias entre ellas que a menudo escoger la más adecuada puede ser algo más complicado de lo normal. Si estás en ese proceso, te contamos algunos consejos que puedes llevar a cabo para tu bicicleta eléctrica de segunda mano.

La bicicleta eléctrica de segunda mano causa interés

La bicicleta eléctrica es un vehículo complejo, compuesto por elementos mecánicos y eléctricos. Para su elección, y de una forma muy provechosa, las que son de segunda mano están causando mucho interés, ya no solo porque su precio se encontrará reducido con respecto a las más nuevas, sino porque se verán con uno muy completo para todos.

En este caso, si has escogido no invertir mucho y comprar la bicicleta eléctrica de segunda mano, debes tener en cuenta varios aspectos relacionados con cada una de las partes y piezas que la componen. Porque en el mercado hallaremos miles de anuncios y opciones, pero debemos ser muy cuidadosos en los filtros de búsqueda.

Lo importante es saber usar las palabras claves para encontrar realmente lo que necesitas. Por ello, y bien porque sea tu primera ‘e-bike- que vayas a comprar, por si desconoces del tema o porque lo mecánico no es lo tuyo, a continuación te mostraremos los fundamentos más importantes que debes tener en cuenta al elegir una bicicleta eléctrica de segunda mano.

Cómo elegir la más adecuada

¿Y por qué bicicletas eléctricas, y no bicicletas de toda la vida? Por las facilidades. Son estupendas para el ejercicio y también para pasear y moverse en la ciudad, además de que cuentan con una batería y un motor que te ayudan a desplazarte más cómoda y rápidamente.

Un aspecto básico a la hora de hacernos con una, es que cuando nos dirigimos a comprar una bicicleta lo hacemos para usarla cada fin de semana durante al menos uno o dos años, o esa es la intención, por lo que no es algo que se cambie de un momento a otro. En muchos casos 3 y 4 veces en semana. Esto hace que el proceso de decidir qué bicicleta comprar no sea rápido ni sencillo.

Lo primero que debemos saber es que, obviamente, no es lo mismo comprar una bicicleta de carretera de segunda mano o una bicicleta de montaña de segunda mano. Cada tipo de vehículo de este segmento tiene su propio mundo, al tiempo que, como planteamiento general, las de montaña (e-MTB) sufren más. As´, para elegir la que puede ser la más adecuada, tienes que tener en cuenta aspectos como el uso que le vamos a dar, pero también del que no nos podemos fijar solo en el precio.

Elegir bicicleta eléctrica segunda mano

¿Qué uso le vamos a dar?

Para ir al trabajo y sustituir al metro o al coche, pero también para practicar deporte o simplemente pasear, cada vez se utilizan más las bicicletas eléctricas, sobre todo en las grandes urbes. Así lo atestiguan las ventas de este medio de transporte en nuestro país, donde en los últimos años se han superado las 200.000 unidades, según datos de AMBE (Asociación de Marcas y Bicicletas de España).

Por ello, y como uno de los aspectos más importantes, debemos saber y reconocer sinceramente el uso que pretendemos darle a la bicicleta. Y es que es imprescindible, es el primer paso. Tememos que decidir si la utilizaremos para ir al trabajo o no. Y, en caso afirmativo, si se hará en combinación con el transporte público o no.

Escoge la bicicleta eléctrica de segunda mano que se ajusta a tus necesidades

Además de escoger entre bici de carretera, de montaña o urbana, es esencial tener en cuenta el lugar en el que residimos y si andaremos con ella todos los días. ¿Vivimos en un piso? ¿Dónde la dejarás? ¿Tendrás que subirla cada día en ascensor?

Cada respuesta a todas estas preguntas irá conformando los detalles del tipo de bicicleta que mejor te viene, y es muy aconsejable hacerse previamente todas ellas para escoger la eléctrica que se ajusta de verdad a tus necesidades.

A quién se la vamos a comprar

Uno de los aspectos más importantes es que, a diferencia de una nueva y a estrenar, la compra de una bicicleta eléctrica de segunda mano contempla diferentes riesgos. En primer lugar, tenemos que tener cuidado si lo hacemos directamente con un particular, en lo que entran algunas exposiciones y que a la larga se pueden convertir en un duro revés.

Por lo tanto, el mejor consejo es que se opte por la vía de una casa o tienda. Bien es verdad que tampoco estaremos exentos de algunos detalles que también pueden verse complicados o deteriorados, pero siempre tendremos la seguridad de que lo que nos han vendido es una bicicleta eléctrica de segunda mano tal y como la hemos visto. Será entonces cuando entren aspectos como la batería o los kilómetros.

Usos bicicleta eléctrica segunda mano

En qué estado se encuentra la batería y el motor

Con seguridad, una de las consideraciones más importantes, sino la que más a la hora de adquirir una electrificada de este tipo. Y es que la unidad de almacenamiento de energía es lo que suele motivar porque nos inclinemos a un vehículo u otro. Existen baterías desde 180 Wh a 900 Wh.

Estas son las que te proporcionarán una autonomía desde 20 km a 50 ó 60 km, que por lo general, variarán a distancias un poco menores. Si puede ser, la mejor recomendación sobre ello es que probemos bien la bici antes de tomar la decisión de comprarla. Lo mejor es tenerla varios días y observar que la batería nos dura, tras cargarla, los kilómetros que esperas.

Presta atención a lo barato

Probablemente, puedas hacerte de una buena bicicleta que sea sencilla pero funcional, que tenga un precio acorde que luego te permita ir arreglándola poco a poco, por lo tanto, no tendrás que desembolsar una gran cantidad de dinero de una sola vez.

Aunque, por otra parte, tienes que estar consciente que te vas a topar con muchas ofertas que ofrecen bicicletas de segunda mano de particulares que resultan ser económicas, pero del que, a veces, optar por lo barato puede traer algunas consecuencias contrarias. Lo que no queremos es tener que realizarle muchas modificaciones o reparaciones que, en ciertos casos, no valdrían la pena.

1 Comentario