Ya sabemos lo que te ahorras a la larga comprando un eléctrico

Son muchos los usuarios que son reticentes a la compra de un coche eléctrico porque los coches son más caros, pero lo cierto es que su ahorro es mayor. Un apartado que se ve, a la larga, como uno de los mayores beneficios entre los vehículos electrificados y los convencionales. ¿Sabes cuánto podemos economizar al cabo del tiempo?

El coche eléctrico supone un cuantioso ahorro frente al de gasolina. Así lo indica el último informe al respecto de la Organización de Consumidores y Usuarios, la OCU, que ha ejemplarizado de la mejor forma la cantidad que podemos reservar en la compra de un coche eléctrico. Es cierto que por ahora los de nueva generación son más caros que los equivalentes de combustible, pero se compensa a medio plazo porque los gastos son mucho menores.

9.000 euros de ahorro en 11 años

Ello nos demuestra, más aún, que dentro de unos años las motorizaciones eléctricas ganarán peso en nuestro país, el cual todavía está direccionando en su desarrollo. Tanto, que en el pasado 2020 se matricularon 201.612 vehículos alternativos, un 24,14% del conjunto de las ventas, aunque los eléctricos puros solo crecieron un 1,95% respecto al año anterior.

Eso ha hecho que la OCU realizara un informe donde se presenta que su uso resulta más económico que otro equipado con una motorización distinta. Una conclusión donde, en conjunto con la Fundación Europea del Clima, se compara el coste de compra, de impuestos, del seguro, del combustible y del mantenimiento de los coches según su mecánica.

Para ello han calculado los costes principales que tendríamos que afrontar durante 11 años para dos modelos de categoría similar. Esto con mecánicas diferentes. Se tienen en cuenta el valor de reventa tras ese periodo y una utilización media de 14.500 kilómetros anuales para los cálculos de mantenimiento y combustible. De esta forma, un compacto eléctrico nos supondría, entre adquisición, impuestos, seguro, combustible y mantenimiento una inversión de 56.000 euros, mientras que un coche similar con motor de gasolina se elevaría hasta los 65.000.

El gran beneficio de los híbridos enchufables

Como vemos, se trata de un ahorro significativo en pro del coche eléctrico, hasta 9.000 euros en un total de 11 años de uso, según este estudio en el que se analizan todos los gastos. Cabe mencionar también que esa diferencia se obtiene al recargar el vehículo con la tarifa eléctrica normal (4€/100 Km).

Ahorro coche eléctrico híbridos

Al mismo tiempo, podría alcanzar los 13.000 euros si se recarga con la tarifa nocturna reducida (1,6€/100Km) y hasta 15.500 euros si además se beneficia de la máxima ayuda del Plan Moves III (7.000 euros por entregar un coche para achatarrar), sostiene la OCU. En el caso de los híbridos enchufables, si se usan un 70% en modo eléctrico terminan costando lo mismo que un híbrido no enchufable y 3.000 euros menos que un vehículo con motor de gasolina.

Al igual que en el caso de los cero emisiones, el ahorro del coche eléctrico ante el de gasolina podría ser mayor si se aprovecha la tarifa nocturna y el máximo de la ayuda del Plan Moves III (5.000 euros en vez de 2.500 euros). Otra opción son los modelos bifuel de gasolina y gas natural, que resultan incluso más baratos que un coche eléctrico, aunque sus emisiones son mayores.

Se busca aumentar las ayudas a los electrificados de segunda mano

Al respecto, la Organización de Consumidores y Usuarios media también por aumentar el rango de ayudas del Plan Moves III a los vehículos eléctricos e híbridos enchufables de segunda mano. Lo que los hace ver, además, como una forma alternativa de fomentar su peso en el parque de vehículos .

En cuanto a las emisiones de dióxido de carbono (CO2), el ranking de baja contaminación lo lideran los 100% eléctricos, estos con 60 gramos de CO2 por kilómetro circulado. Le siguen los de hidrógeno (80 g/Km), del híbrido enchufable (90 g/Km) y del bifuel de gas natural comprimido (115 g/Km). Los de gasolina y el diésel, además del híbrido no enchufable, se encuentran al fnal de la lista con 160, 145 y 130 gramos de C2 por kilómetro, respectivamente.

A su vez, y de la mano de este ahorro entre el coche eléctrico y el de combustible, la OCU considera que si de verdad se opta por querer impulsar el uso del vehículo eléctrico, será preciso abrir más estaciones públicas de recarga rápida. Se cifra en que hoy por hoy solo lo es una de cada diez.