Instalar un cargador de coche en tu garaje, esto dice la ley

Instalar un cargador de coche en tu garaje, esto dice la ley

Jesús López Acero

Con la expansión del coche eléctrico, cada vez son más los usuarios que buscan la manera de instalar un cargador o punto de carga para sus vehículos en sus casas y garajes. Sin embargo, antes de llevar a cabo su instalación técnica, se deben seguir una serie de pasos con los que, de acuerdo con la ley, tu comunidad de vecinos debe estar informada.

Cargar un vehículo eléctrico no es como cargar tu teléfono móvil o auriculares inalámbricos, para los que tan solo necesitas un enchufe. Un coche necesita de un punto de carga específico, con su correspondiente instalación. Esta debe adecuarse a las características de la vivienda. Bien puede tratarse de una cochera particular o un garaje comunitario, tanto de la propia como vivienda como de una comunidad de vecinos ajena.

 

Aspectos a tener en cuenta

Poseer un punto de carga propio para tu coche eléctrico es la opción más cómoda. Más allá del uso puntual que puedas hacer de cargadores públicos, recargar el vehículo en tu garaje te permitirá ahorrar tiempo. Actualmente, cada vez son más los garajes de obra nueva que incorporan este tipo de cargadores. Con los antiguos la situación es distinta y obliga a los interesados a adaptar las condiciones del espacio.

La instalación no es complicada, pero se debe cumplir con la normativa, tanto a nivel jurídico como en la propia comunidad de vecinos. En caso de poseer una plaza de parking propia, estás en condiciones de comenzar las gestiones. Si se trata de una plaza alquilada, deberás consensuar con el dueño la posibilidad alojar el cargador y comunicar su conformidad al administrador.

Otro aspecto a valorar es el modelo de cargador, el cual suele integrarse en la compra del coche eléctrico. Existen cargadores inalámbricos, que facilitan su integración en el parking, y otros que exigen un montaje de cableado. Además, será necesario el acceso a la red eléctrica del edificio. En caso de ser un garaje comunitario, se deberá informar al resto de vecinos.

 

Cómo instalar cargadores en garajes comunitarios

La Ley de Propiedad Horizontal fue modificada recientemente para facilitar la instalación de puntos de carga en garajes comunitarios. Al tratarse de un espacio compartido, no se pueden tomar decisiones a la ligera. Aunque no es necesario contar con la conformidad oficial de la comunidad, esta ha debido ser informada de manera previa. Una notificación con fecha, sello y firma que deberás conservar.

 

Gestión del proceso

La instalación de cargadores para coches eléctricos se regula en el artículo 17.5 de dicha ley (LPH): «la instalación de un punto de recarga de vehículos eléctricos para uso privado en el aparcamiento del edificio, siempre que este se ubique en una plaza individual de garaje, solo requerirá la comunicación previa a la comunidad». Asimismo, reconoce que el coste de esta va a cargo del interesado.

En el caso de Cataluña, cuenta con su propia Ley de Propiedad Horizontal, por lo que podemos leer en el artículo 553-36.3 lo siguiente: «En caso de instalación de un punto de recarga individual de vehículo eléctrico, solo es preciso enviar a la presidencia o a la administración el proyecto técnico con treinta días de antelación al inicio de la obra y la certificación técnica correspondiente una vez finalizada la instalación. Dentro de este plazo la comunidad puede proponer una alternativa razonable y más adecuada a sus intereses generales. Si la instalación alternativa no se hace efectiva en el plazo de dos meses, el propietario interesado puede ejecutar la instalación que había proyectado inicialmente».

A continuación, se deberá decidir el tipo de instalación, que puede ser:

  • Instalación individual común: el punto de recarga del coche se conecta directamente al contador de la vivienda, siendo por tanto compartido por ambos circuitos.
  • Instalación individual específica: esto implica la existencia de un contador adicional y exclusivo para la instalación de recarga del coche eléctrico.
  • Instalación colectiva: en este caso existe un contador grupal que mide el consumo de todos los coches eléctricos a los que da servicio en el garaje comunitario. Lógicamente, en este modelo el coste de instalación y uso es compartido por varios usuarios.

Una decisión de la que también debe ser informada la comunidad de propietarios, que, de nuevo, no pueden oponerse ni poner trabas para la instalación del mencionado punto de recarga y sus elementos accesorios. No obstante, la ley prevé que la comunidad pueda fijar normas de régimen interno que establezcan criterios comunes de trazado de canalizaciones para todos los propietarios interesados.

Los responsables de la ejecución se acogerán a la guía técnica ITC-BT-52, según las instrucciones del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad  sobre “Instalaciones con fines especiales. Infraestructura para la recarga de vehículos eléctricos” (BOE de 31 de diciembre de 2014). Disponer de varios cargadores puede suponer realizar una reforma de la instalación eléctrica común.

Cargadores-de-coches-electricos

 

Comunicación al vecindario

Lo primero e indispensable es comunicar la instalación a la comunidad de vecinos. Para ello debes presentar un escrito al presidente o administrador de la finca anunciado que tienes la previsión de colocar un cargador para suministrar energía a tu vehículo. Esto debe ser comunicado en un plazo mínimo de 30 días antes de efectuar la obra en cuestión. Además de esto, como en toda obra, ha de presentarse un proyecto o memoria técnica con todos los detalles de dicha obra en la zona común. Aquí tienes que ofrecer datos sobre el cableado que necesitas. Hay una cosa que debes tener en cuenta y es que no necesitas la aprobación de los vecinos a menos que «se necesite conexión a un contador comunitario o se deba realizar una preinstalación en el edificio».

Otra cosa que debes tener en cuenta es que la instalación es individual. Es decir, como interesado, tú debes presentar los datos destinados a la instalación del punto de carga en tu sitio. Del mismo modo que ocurre en el apartado anterior, hay una excepción y es que “en caso de que se quiera instalar el cargador fuera de las líneas que delimitan la plaza de aparcamiento», si será necesaria «la autorización de la comunidad, que deberá aprobarlo por doble mayoría»

 

Conexión al contador

A la hora de conectar el punto de carga en nuestro garaje existen varias opciones, según la complejidad de la instalación: conectarlo a nuestro contador de la comunidad (suele estar en la planta baja y resulta más fácil y económico), al contador del garaje (aquí sí que habría que solicitar autorización) o a una nueva toma de suministro.

Se debe tener en cuenta en todo momento la distancia entre el contador de la vivienda y la plaza de garaje. Básicamente, porque este punto va a condicionar la viabilidad de la instalación. En estos casos, la opción más conveniente es instalar un contador nuevo junto al punto de carga de nuestro garaje comunitario, y de esta manera el propietario del vehículo asume el coste eléctrico.

Cuando el garaje es independiente de las viviendas, las dos mejores opciones a considerar son las siguientes:

  • Preinstalación desde el cuadro eléctrico del garaje, lo que permite que varios vecinos se puedan conectar a la misma línea, siendo esta una alternativa eficiente que da mayor flexibilidad.
  • Instalación individual, cada propietario interesado realiza una instalación individual. Esta va desde el cuadro eléctrico del garaje hasta la plaza individual del vecino. Para realizarla, se debe tener en cuenta la utilización de un sistema de cableado adecuado, así como la instalación de un contador para conocer cuál está siendo el gasto de ese vecino en particular.

En el caso de los garajes estén asociados a la vivienda, como por ejemplo cuando tenemos salida directa desde la casa hacia el aparcamiento, lo más lógico es realizar una derivación individual desde el propio contador de la vivienda para que compute el coste de cargar el coche eléctrico junto con el resto de consumo eléctrico del hogar. En este caso, debemos asegurarnos de cumplir con lo registrado en el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión (REBT) para evitar posibles reclamaciones y problemas con el seguro.

 

Costes de consumo

En la actualidad, los cargadores tienen una potencia mínima de 3,7 kW, aunque los hay mayores: 7,4 kW, 11 kW y 22 kW. En algunos casos puede que necesites aumentar la potencia contratada en tu hogar para que la energía cubra las necesidades del consumo familiar y carga del coche, aunque también son prácticos los cargadores que regulan la potencia según tu consumo.

En los casos en los que la plaza de parking sea externa a tu vivienda habitual, asumirás una factura eléctrica independiente de tu factura de la luz habitual. Deberás contratar un nuevo punto de suministro. El coste de la instalación de cualquiera de estos cargadores en tu garaje depende de una serie de variables:

  • El tipo de cargador que elijas. Hay modelos que por sus características pueden tener un precio más elevado que otros.
  • Los extras que quieras instalar. Por ejemplo: instalar una salida adicional de manguera, o colocar lector de tarjetas RFID para que sólo la persona autorizada pueda activar o desactivar el cargador.
 

Legalización de la instalación

Toda instalación de este tipo deberá emitirse el Certificado de Instalación Eléctrico CIE (conocido como Boletín). La emisión de este documento depende del departamento de Industria de cada Comunidad Autónoma, que por regla general se remite unos días después de la finalización de la instalación. Se puede presentar con toda la documentación complementaria a la notificación dirigida a los vecinos.

Es imprescindible cumplir con todas las aristas que implica la legislación española, pudiéndose concretar en reglas establecidas por las comunidades autónomas o a nivel local. La venta de coches eléctricos en España continúa su crecimiento, con cifras de matriculación próximas a 5.000 vehículos al mes. Motivo por el que conocer la ley de la instalación de cargadores ya resulta fundamental.

 

Cargadores en edificios de nueva construcción

Se regula bajo el Código Técnico de la Edificación (CTE), actualizado en 2022 que contempla varios aspectos:

  • En edificios residenciales de nueva construcción con más de 20 plazas, se exige la preinstalación para futuras estructuras de recarga de vehículo a través de canalizaciones en el garaje del 100% de las plazas.
  • Para edificios no residenciales, como oficinas o comercios, con más de 10 plazas de estacionamiento de vehículos, la norma exige el mismo tipo de adaptación de la infraestructura, pero únicamente afectará al 20% de las plazas. Además, se tendrá que instalar un punto de recarga cada 40 plazas.
  • Si estos edificios son pertenecientes a la Administración Pública (ayuntamientos, policía…) el punto de recarga será cada 20 plazas en lugar de cada 40, es decir, se duplica la exigencia.

Conector-de-cargador-electrico-715x402

 

¿Quién instala los cargadores de coches eléctricos?

Los cargadores de coches eléctricos son instalados por distintos perfiles de profesionales, dependiendo tanto de la ubicación de la instalación como el tipo de cargador. Hoy en día, los propios concesionarios incluyen el servicio de instalación de puntos de carga en casa. La mayoría de compradores requieren de este proceso de instalación y las compañías suelen incorporarlo con el precio del vehículo.

No obstante, también existen instaladores especializados en puntos de carga. Hay empresas cuya actividad se centra en la colocación de puntos de carga para coches eléctricos en casa, garajes y otros emplazamientos. Estas entidades, además de la instalación, suelen ofrecer servicios de mantenimiento y reparación para diferentes cargas y modelos.

Otra opción es acudir a electricistas particulares, capacitados para la instalación de este tipo de dispositivos, especialmente de aquellos que requieren de una conexión de red eléctrica. Por su parte, los propios fabricantes de puntos de cargar también pueden contar entre sus servicios con la instalación de los productos que ellos mismos elaboran.

En cualquier caso, es crucial asegurarse de que la persona o compañía encargada de la instalación esté cualificada y cuente con la experiencia necesaria para garantizar una correcta instalación. El proceso debe realizarse con seguridad y eficacia.

 

Modelos de cargadores para coches eléctricos

Podemos encontrar distintos tipos de cargadores para vehículos eléctricos. Cada uno goza de unas propiedades, según las características del enchufe, y sus propias velocidades de carga. Los tipos de cargadores más populares son:

  • Conector Schuko o doméstico: se corresponde con el enchufe más común en Europa y que utilizan todos los aparatos eléctricos. Suele ser de dos (o tres) clavijas. Conlleva un tiempo de carga muy prolongado, es la recarga más lenta (2,3 kw). Para una recarga total del vehículo podría implicar hasta más de 30 horas.
  • Conector SAE o tipo 1: permite una potencia de hasta 7,4 kw y es el enchufe común de la corriente monofásica. No es habitual en Europa, pues su comercialización se centra sobre todo en Asia. Puede tardar hasta 6 horas en completar la recarga.
  • Conector Mennekes o tipo 2: el tipo de enchufe estandarizado en Europa cuenta con una duración del periodo de carga semi rápida, es decir, de entre una y dos horas para una recarga total del vehículo, es el homologado en el continente europeo. Goza de una potencia máxima de hasta 43 kw en cargas trifásicas a 63 A. Visualmente es parecido al cargador de Tipo 1, pero cuanta con dos pines más de las dos fases extras que permiten cargar en trifásico.
  • Conector Tipo 3: creado en 2010 por parte de la asociación EV Plug Alliance de la que forman parte empresas como Schneider Electrics, Scame o Legrand. Actualmente está en desuso con respecto a otro tipo de cargadores, aunque no completamente fuera del mercado. Cuenta con una potencia máxima de hasta 22 kW.
  • Conector CHAdeMO: no es tan habitual en Europa, mientras que es uno de los más comunes en países como Estados Unidos o Japón. Disfruta de una carga muy rápida, favorecida por una potencia de entre 50 y 350 kw. Esto implica de tiempo de recarga total de apenas 30 minutos, incluso menos.
  • Conector CCS: también conocido como Combo 2, su carga también dispone de una potencia de entre 50 y 350 kw, con recargas totales de tan solo media hora. Es un conector muy común en cargadores de carga rápida.
 

Ventajas de tener un punto de recarga en casa

A la hora de comprar un coche eléctrico, o en el caso de que ya lo tengas, lo cierto es que, para poder  aprovechar realmente este tipo de vehículo se necesitará un punto de recarga propio y no solamente recurrir a los puntos establecidos que se pueden encontrar en diferentes superficies, como centros comerciales, supermercados o gasolineras. Y es que, el hecho de tener uno en casa nos da una serie de ventajas que deberemos tener en cuenta:

  • Podemos aprovechar las horas nocturnas para realizar una recarga completa. O, más bien, aprovechar las horas valle para que podamos reducir la factura de la luz. También podemos programar la carga.
  • Será más cómodo y práctico porque no tendremos que ir a un punto de determinado para suministrar energía al coche eléctrico. Además, aumentaremos la vida útil de la batería, al no utilizar continuamente puntos de carga rápida.
  • Aumentará la seguridad, porque al estar en casa o en la plaza de garaje estará más protegido que si se encuentra en la calle en un punto de recarga público.
  • Estos puntos de recarga aprovechan la potencia de luz que tienes contratada con tu distribuidora eléctrica. Sin embargo, cuentan con un dispositivo que evita que pueda producirse una sobrecarga y, por ende, quedarte sin luz. El cargador aprovechará el remanente de potencia que no estén empleando el resto de electrodomésticos.
  • No necesitaremos aumentar la potencia contratada, además de que, si normalmente aprovechamos la noche para realizar la recarga del coche, nos saldrá más barato.

electric-car-gd6608cfa1_1280-1-715x477

 

Consejos para cargar tu coche eléctrico en casa

Una vez instalado tu punto de carga en casa, es preciso tener en cuenta una serie de consejos prácticos, tanto para favorecer la vida útil del vehículo como para tus propios intereses financieros.

 

Planificación de las recargas

Debemos tener en cuenta una planificación de las recargas. Es aconsejable que elaboremos y establezcamos una rutina diaria de carga, de forma que el coche siempre esté a punto. Si el punto de recarga lo permite, lo mejor es programar la carga del coche para que esté listo una hora antes de su uso.

Además, antes de volver a usarlo, es recomendable que la batería esté, al menos, al 20% de su capacidad. En caso de que haya estado parado varios meses, lo aconsejable es hacer un par de cargas de hasta el 80% antes de utilizarlo.

 

Cárgalo por la noche

Es recomendable que cargues tu coche durante la noche, ya que la tarifa de electricidad suele es más baja en ese momento. Esto supondrá ahorros significativos en tu próxima factura de la luz. Asimismo, tendrás tu coche listo para usarlo por la mañana, listo para arrancar el día y comenzar con tus rutinas.

Por otro lado, evitarás sobrecargas en la red eléctrica local. Cargar el coche en las horas puntas de la jornada puede implicar una presión adicional. Por la noche, la demanda de energía es mucho menor y evita dicha situación.

 

Conduce de forma eficiente

Con un coche eléctrico es importante aplicar técnicas de conducción eficiente con lo que, entre otras cosas, conseguirás que la batería dure más. Esta manera de conducir es la que tiene que ver con una velocidad adecuada, sin abusar del aire acondicionado y aprovechando sistemas del propio coche como el frenado regenerativo.

También es importante, por ejemplo, revisar que la presión de los neumáticos sea la correcta, no llevar exceso de equipaje en el coche, y, por supuesto, utilizar el modo ECO cuando sea posible.

 

Limpia el punto de carga

Es importante mantener el punto de carga en buen estado para asegurarte de que funciona de manera correcta y segura. Realiza mantenimiento regularmente y cerciórate de que el punto de carga está limpio y seco.

Además, es fundamental utilizar un enchufe y un cable que sean adecuados para la carga de tu coche eléctrico. Asegúrate de que estén en buen estado y que sean compatibles con tu coche.

¡Sé el primero en comentar!