Windows RT : fortalezas y debilidades

Windows RT : fortalezas y debilidades

Javier Sanz

A pocos días de la llegada del nuevo Windows 8 aún son muchas las dudas de los consumidores. Sabemos que vendrá en tres versiones: Normal, Pro y RT. Las dos primeras son la evolución del complicado sistema de versionado del ultimo Windows, una de ellas centrada en el usuario doméstico y la otra en el mundo empresarial. Por otro lado tenemos la versión RT, concebida para funcionar en dispositivos con arquitectura ARM. Vamos a descubrir que tiene de especial.

Windows RT estará pre-instalado en ordenadores y tabletas con procesadores ARM y no se venderá por separado. Esta es la primera andadura del sistema operativo de Microsoft en este tipo de arquitecturas y por ello supone un gran desafío para los de Redmond. La mayoría del código es compartido con sus versiones hermanas x86 y las diferencias residen principalmente en temas de movilidad y gasto energético.

 

Software: solo Modern UI

Uno de los mayores y controvertidos cambios de Windows 8 es el uso de la interfaz Modern UI, orientada al uso táctil. En Windows RT solamente podremos instalar aplicaciones que funcionen bajo esta interfaz y lo haremos exclusivamente desde la Windows Store. No podremos utilizar otro tipo de aplicaciones en nuestros dispositivos salvo Microsoft Office y la versión de escritorio de Internet Explorer 10. La idea es clara, controlar el software disponible para intentar asegurar y potenciar la experiencia de usuario.

 

Hardware variado pero limitado

Microsoft ha establecido acuerdos con algunas de las mayores empresas en el panorama ARM, entre ellas NVIDIA, Texas Instruments o Qualcomm. Estos tres gigantes de la industria han suministrado los dispositivos base donde probar el nuevo Windows RT, todo ello enfocado a conseguir que funcione en el mayor numero de terminales posibles. Los requisitos de hardware han sido fijados de la siguiente forma: la pantalla tendrá una resolución mínima de 1366 por 768 y ser multitáctil de cinco puntos, contará con cinco botones físicos (encendido, bloque de rotación, botón Windows y volumen), el almacenamiento básico será de 10 gigas y deberá cumplir algunos otros impuestos por el fabricante.

 

Cerrando el circulo

En Redmond quieren cubrir todo el mercado posible. Windows está presente en nuestros ordenadores, móviles, tabletas e incluso videoconsolas. Se trata de cerrar el círculo y crear un ecosistema homogéneo, el mercado dictará sentencia. ¿Qué pensáis?

Lee todo sobre Windows 8