Sony accede a las IP de quienes entraron a la web con herramientas para piratear la PS3

Sony amplía su objetivo a perseguir. Si en un primer momento centró su atención en el hacker conocido como GeoHot, uno de los responsables de la publicación de las claves y herramientas que permiten saltar la seguridad de la PlayStation 3, en esta ocasión ha conseguido tener acceso al listado de usuarios que entraron en su web.

La privacidad de los usuarios que accedieron a la página web de George Hotz está en el aire después de la última decisión de un juez de San Francisco, que ha permitido a Sony adquirir las direcciones IP de todos ellos desde enero de 2009 hasta la fecha. La compañía japonesa, según ha informado el portal Wired, también tiene el derecho a conseguir datos de los usuarios desde Youtube, Google Blogspot y Twitter sobre todo aquel que haya accedido a las instrucciones para saltarse la seguridad de la consola.

La estrategia de Sony aprobada por el magistrado federal Joseph Spero, pasaría por demostrar el grado de distribución de los archivos que permiten el hackeo de la PlayStation 3 y que fue Hotz quien principalmente los distribuyó. Para ello ha conseguido que Bluehost (empresa que mantiene la web del hacker) entregue "documentos que reproduzcan todos los server logs, logs de direcciones IP, información de cuentas, archivos de accesos de cuentas y formularios de solicitud o registro" así como "cualquier otra información de identificación correspondiente a personas o computadores que hayan accedido o descargado archivos usando el servicio".

En su acusación, la compañía señala al desarrollador como culpable por transgredir la Digital Millennium Copyright Act (DMCA), ley del copyright en Estados Unidos. La DMCA prohíbe el tráfico de "dispositivos de engaño", diseñados para crackear sistemas anticopia. Sin embargo, tal y como demostró el propio GeoHot como otros desarrolladores, la publicación y herramientas de estas claves sirven para permitir correr programas propios y el sistema operativo Linux en la consola. La carga de copias de juegos es otra posibilidad abierta pero no la única.

Los usuarios y organizaciones como Electronic Frontier Foundation ya han respondido ante esta medida mostrando su rechazo e incluso se han dirigido al juez que dio el permiso a Sony señalando que las demandas de esta compañía son "inapropiadas". Seguiremos atentos por si a la compañía se le ocurre tomar medidas contra estos usuarios, opción tan rocambolesca como capaz de tomar Sony vista la campaña emprendida en los últimos meses.