La Ley obliga a Tinder a cambiar sus precios para dejar de discriminar

Actualidad

Un tribunal de los Estados Unidos, con una reciente sentencia contra Tinder, ha considerado discriminatoria la tabla de tarifas de la aplicación. En ella se recogen los precios correspondientes a sus ‘servicios premium’, tanto Tinder Plus como Tinder Goldsegún el mercado-, y las particularidades de cada servicio. En estos precios se hace una diferencia entre usuarios, según la edad, que es lo que se considera una discriminación en contra de los usuarios mayores de 30 años.

Tinder quiere ser una aplicación para jóvenes, o eso es lo que se entiende al revisar su tabla de precios. En ella se recoge que Tinder Plus tiene un coste de 9,99 dólares para los menores de 30 años, y que el precio es de 19,99 dólares para todos los usuarios que superan esta edad. Según la compañía, esta diferencia se ideó con la intención de favorecer a los usuarios más jóvenes por cuestiones económicas. Pero el tribunal que ha dictado la sentencia considera que es una discriminación y que, por lo tanto, la firma tendrá que modificar los precios de los servicios premium dentro de su aplicación de ‘citas’.

Tinder tendrá que cambiar sus precios: estaban discriminando a los usuarios mayores de 30 años

El funcionamiento de Tinder es sencillo, o lo era cuando inició sus andadas la aplicación. Funciona prácticamente como un catálogo de personas en el que se muestra una fotografía y la información básica introducida por el propio usuario. Esta fotografía se puede deslizar a izquierda o derecha, y esto significa que ‘aceptamos’, o no, al contacto en cuestión. Si lo aceptamos, y coincidimos con la otra persona, entonces podremos establecer una conversación privada en un servicio de mensajería instantánea que, a grandes rasgos, es como WhatsApp.

En todo esto, de forma progresiva Tinder ha ido introduciendo funciones especiales como el ‘Super Like’ y similares. Para darle una demostración aún mayor a alguien de que nos ha gustado, y llamar la atención de esta persona, entonces podemos usar estas ‘funciones especiales’. Pero es ahí donde entra el servicio de pago. Y en él, Tinder había estado discriminando a los mayores de 30 años, presumiblemente para contar con usuarios más jóvenes en su servicio.

 

Escrito por Carlos González

Fuente > telegraph