Qué es RCS (Chat) y cómo utilizar los SMS del futuro en España

Qué es RCS (Chat) y cómo utilizar los SMS del futuro en España

Alberto García

Con la llegada de la mensajería instantánea y las tarifas de datos, los SMS se han convertido en algo del pasado, al menos en España. El hecho de no incluirlos gratis en las tarifas ha hecho que muchos usuarios dejen de usarlos, al contrario de lo ocurrido en países como Francia donde sí se incluyen. En los últimos años se ha ido gestando una alternativa a estos SMS llamada RCS, y os vamos a explicar todo lo que tenéis que saber sobre este nuevo sistema de mensajes que permite comunicarse con cualquier persona tenga o no aplicaciones de mensajería.

Los SMS actuales llevan más de una década anticuados. No permiten enviar mensajes en grupo a un mismo precio, no permiten saber si el receptor los ha leído, no permiten enviar stickers, cuestan dinero en muchas tarifas, y tienen como límite 160 caracteres. A pesar de la caída en su uso, billones de mensajes se siguen enviando cada año en todo el mundo, donde muchos de ellos provienen de empresas en forma de publicidad, o mensajes que nos envía nuestro operador o una plataforma en la que tengamos activada la verificación en dos pasos.

Historia de los SMS, MMS y RCS

Por ello los fabricantes de móviles, los operadores, y las agencias de estandarización han desarrollado Rich Communication Services (RCS), un protocolo que ahora ha sido bautizado con el nombre comercial de Chat, y que es básicamente la modernización de los SMS y que permite a cualquier móvil compatible tener la función de mensajería sin instalar aplicaciones adicionales.

Los SMS tradicionales fueron propuestos por primera vez en 1982 por la GSM, donde el Instituto Europeo de Normas de Telecomunicaciones (ETSI) fue el encargado de su desarrollo. Sus ingenieros crearon un sistema muy eficiente con una longitud de sólo 128 bytes, en los que cabían 146 caracteres, usando 7 bits por carácter, y que posteriormente pasaron a aceptar hasta 160 caracteres como en la actualidad. Además, el sistema era lo suficientemente modular como para que el operador introdujera elementos como el cobro en tiempo real, redirigir mensajes, o bloquearlos.

Una década después, en 1992, se lanzó el sistema de mensajes instantáneos en el móvil. En los 28 años posteriores, se enviaron 6,1 billones de mensajes. Posteriormente llegaron los MMS, que permitían enviar contenido multimedia como fotos, sonidos o vídeo, aunque limitado a unos 100 o 300 KB dependiendo del móvil. Esa limitación, unido a que costaba más que enviar un SMS, hizo que apenas se usasen.

Para solucionar todos estos fallos de manera ordenada, en 2007 surgió esta iniciativa, y durante la década posterior fueron probando y desarrollando este nuevo protocolo de red. Actualmente el servicio sólo funciona en Android, ya que Google ha sido uno de los principales artífices de este protocolo.

Qué es RCS

RCS es un protocolo de red que mezcla lo mejor de los SMS y de las apps de mensajería instantánea. De los SMS recoge que podemos enviar un mensaje por RCS a cualquier persona que tenga un móvil compatible, no teniendo que fijarte si tiene WhatsApp, Direct, Telegram, etc. Le envías el mensaje a un número de teléfono, y le llegará el RCS si tiene un móvil compatible, o un SMS en el caso de que no lo tenga. Pero te aseguras de que le va a llegar.

De las apps de mensajería recoge funciones como el poder enviar fotos de alta resolución, vídeos, archivos, stickers, emojis, etc. Además, permite crear grupos y cuenta con doble check para saber si la persona ha recibido el mensaje, además de la última hora de conexión. Se puede resumir en que RCS (o Chat) es una aplicación de mensajería instantánea verdaderamente universal en Android, muy parecida en su forma de funcionar a como es iMessage en iOS.

Además, es posible mejorar el protocolo con nuevas funcionalidades, donde las empresas lo tienen más fácil para interactuar con los usuarios. Por ejemplo, una empresa de seguimiento te puede mandar las actualizaciones del envío directamente a tu móvil, con imágenes o más detalles sobre tu envío más allá que un SMS como hacen muchas agencias de reparto en la actualidad. En el caso de las aerolíneas, pueden informar en tiempo real sobre la puerta de embarque o incluso permitirte elegir asiento.

Qué operadores soportan RCS en España

El lanzamiento de RCS se va haciendo escalonadamente por países. Ya hay cientos de operadores en todo el mundo que lo soportan, y en España ya está extendido en todos los operadores. El problema de compatibilidad del sistema radica en que, aunque Google se haya encargado de hacer compatible su app de Mensajes y de mantener toda la infraestructura del sistema, los operadores son los que tienen que implementarlo en sus redes.

Además, el hecho de que los operadores estén llamando al servicio Chat, y no RCS, está haciendo que aumente la confusión porque Google además tiene un producto llamado Hangouts Chat, usado en entornos empresariales.

Así, desde marzo de 2020, Telefónica, Vodafone, Orange y MásMóvil ya soportan la función de chat en España para que todos los usuarios con móviles compatibles puedan usarla. Gracias a ello, podemos mandar mensajes a usuarios a usuarios incluso de otros países como Estados Unidos, Reino Unido, Francia o México.

Cómo usar RCS en España

Para usar RCS (Chat), es necesario tener instalada la aplicación de Mensajes de Google, la cual está disponible en este enlace en la Google Play Store. Una vez la tengamos instalada, es necesario aceptar los permisos que nos pida y convertirla en la aplicación por defecto para gestionar los mensajes, tanto los de Chat como los SMS.

Una vez tengamos activado el servicio de RCS, ya podremos enviar mensajes a los contactos que tengan móviles y operadores compatibles dándole a Iniciar chat. Cuando vayamos a enviar un mensaje, nos aparecerán justo al lado del botón de enviar información que nos permitirá saber si el contacto tiene instalada la función. La aplicación también tiene modo oscuro nativo.

Así, si el contacto no lo tiene, nos aparecerá “SMS” en el botón de enviar, lo cual indica que la persona a la que queremos enviarle el mensaje no tiene activado RCS, y el mensaje que le mandemos le llegará como SMS, y nos costará dinero adicional si no tenemos incluidos los SMS en nuestra tarifa móvil. Si el contacto sí tiene activado RCS, no nos aparecerá el ningún texto en el botón de enviar, y podremos enviar mensajes, fotos y todo lo que queramos sin coste adicional. Lo único que consumirá lo que enviemos a través del móvil son datos como en cualquier otra aplicación de mensajería convencional.

Otra ventaja que tiene RCS es que permite enviar mensajes por WiFi, por lo que podemos enviarlos incluso aunque no tengamos cobertura móvil, permitiendo enviar los mensajes desde cualquier parte del mundo. También podemos enviar mensajes desde el ordenador usando Mensajes versión web, donde sólo tenemos que escanear el código QR que aparece en el ordenador con la app.

En cuanto a móviles compatibles, la función se ha ido lanzando de manera paulatina desde el pasado mes de febrero. Los móviles de Samsung de los últimos años son compatibles, e incluso en los terminales de esta marca la aplicación de Mensajes de Samsung ya tiene incorporado de manera nativa esta función. También lo soportan terminales de LG. Algunos de Xiaomi o Huawei pueden presentar problemas de compatibilidad, pero para saber si nuestro terminal es compatible tan sólo tenemos que ir a los Ajustes de la aplicación de Mensajes, y comprobar si nos deja activarlo. Si nos dice que no lo tenemos activado ni la app nos sugiere activarlo, es que todavía nuestro dispositivo no es compatible.

Inconvenientes de RCS

A pesar de las numerosas ventajas de este sistema, también encontramos un importante inconveniente. El primero y más claro es el cifrado. En una época donde la privacidad es clave, y apps como WhatsApp, Telegram o Signal tienen cifrado de extremo a extremo, es importante destacar que los mensajes enviados a través de RCS no están cifrados de extremo a extremo. El cifrado en ellos ocurre entre el móvil que envía el mensaje y el operador. Ahí, el mensaje se descifra, se vuelve a cifrar, y se envía al destinatario.

Esto hace que el Google o tu operador pueda leer el mensaje si así lo desea, o si se lo ordena un juez. Google afirma que los mensajes se eliminan una vez los haya recibido el usuario al que se lo estamos enviando, pero los archivos adjuntos se guardarán hasta que lleguen a todos los receptores. El cifrado de extremo a extremo es algo que puede añadirse, y mientras no se ponga, es mejor no utilizarlo para enviar información sensible y utilizar otras alternativas a WhatsApp, o la propia WhatsApp.

Otro inconveniente es que apenas hay gente con este servicio activado, pero es de esperar que de cara al futuro haya más usuarios que lo activen en sus terminales y que lo lleven activo por defecto, de manera que se convierta en un sistema que realmente sustituya a los SMS y se convierta, básicamente, en el iMessage de Google, aunque le queda un largo camino para llegar a igualarlo por faltarle funciones clave como las videollamadas.