¡Histórica subida de la luz! Esto pagarás de más sólo por ver la tele o usar Internet

Desde hoy 1 de junio de 2021, la factura de la luz cambia en España. A partir de ahora habrá tres franjas de precio diferenciadas, junto con una bajada en el precio que pagan los usuarios por potencia contratada. A pesar de ello, el precio va a subir inevitablemente, y hasta el Gobierno se ha dado cuenta de que la subida puede ser muy perjudicial para el bolsillo de los españoles, y ya está intentando adoptar medidas para frenar sus efectos. Pero, ¿cuánto subirá el precio?

Según las estimaciones que llevan haciéndose desde hace meses, casi 11 millones de usuarios que tenían discriminación horaria (PVPC, o Precio Voluntario al Pequeño Consumidor) pasarán a pagar un 10% más en la factura de la luz. El motivo detrás de esta subida es el coste que tienen las emisiones de CO2, cuyo precio ha subido muchísimo en los mercados. Este aumento de coste incentiva a que haya una mayor apuesta por las energías renovables, pero a cambio tenemos que en el corto plazo el precio de la luz es mayor. Por ello, han empezado a tramitar el anteproyecto de ley que permita compartir el beneficio del coste del CO2 entre todos los consumidores para así reducir la factura.

Suben los precios de la luz en todas las tarifas

Con la discriminación horaria anterior encontrábamos dos tramos con diferentes precios. Ahora, tenemos tres: hora valle, hora llana y hora punta. En fin de semana todas las horas son valle, pero entre semana el coste se incrementa notablemente en las horas punta, que son además las que coinciden con el mayor pico de uso.

El horario valle entre semana comprende las horas que van de las 0:00 a las 8:00. Desde las 8:00 a las 10:00 tenemos hora llana, y entre las 10:00 y 14:00 tenemos el primer tramo de hora punta. Entre las 14:00 y 18:00 tenemos horario valle de nuevo, y pasamos de 18:00 a 22:00 con el último tramo de hora punta. Entre las 22:00 y las 0:00 volvemos a hora llana.

Si vamos al consumo en tiempo real de España, vemos que los picos de hora punta coinciden con los de mayor consumo, mientras que los más baratos coinciden con los que menos horas de consumo tienen. Las nuevas tarifas también cuentan con grandes diferencias de precio, donde la nueva hora valle es mucho más barata que antes, pero a cambio de que la hora punta también sea más cara.

En la web de ESIOS podemos ver el precio de cada franja. Esta madrugada, el precio de hora valle ha sido de 0,115 €/kWh, subiendo a 0,153 €/kWh en hora llana y llegando a 0,242 €/kWh en hora punta. En comparación, en el día de ayer a las mismas horas teníamos 0,109 en hora valle y 0,166 en hora punta, por lo que ponerse a cocinar con una cocina eléctrica a las 13:00 es un 50% más caro hoy que ayer. Y poner el lavavajillas después de comer tiene prácticamente el mismo coste, bajando en torno a medio céntimo. Cargar un coche eléctrico también va a ser más caro, desincentivando su compra.

El peaje por la potencia contratada baja también. Donde antes teníamos 38,04 euros por kW contratado, ahora tenemos 32,31 euros. Además, podremos contratar diferentes potencias para cada momento del día, ajustándose así la factura más al consumo real. Con esto, se busca mover el consumo a las horas de menos demanda, obligando por ejemplo a poner lavadoras a partir de las 0:00 o en fin de semana.

Con los precios actuales, tenemos que, si supones un consumo constante de 1 kW cada hora, se estarían pagando en torno a 3 euros al día con los precios antiguos, mientras que con el actual serían en torno 4 euros.

El coste está subiendo también a quienes tenían precio fijo, aumentando en torno a un 25% con la antigua discriminación horaria, y un 15% más con las tarifas 2.0A. Por ello, el aumento del precio ahí es mucho más fácil de calcular. No obstante, vamos a ver cuánto aumenta con discriminación horaria.

Así cambia el precio por consumo

El consumo real es diferente, y hay que tener en cuenta que hay diferentes consumos a cada hora, y que los fines de semana la electricidad será más barata que antes. Así, vamos a suponer el consumo de dos electrodomésticos que están siempre conectados a lo largo de un mes: el frigorífico y el router.

Entre ambos, el consumo se sitúa en torno a 100 W dependiendo de los modelos usados. Ese consumo es constante al mes, por lo que tenemos un gasto fijo de 79 kW. Con el modelo antiguo, el coste sería de 2,4 euros. Con el nuevo modelo, el precio pasa a ser de 3,4 euros, suponiendo un mes con 8 días de fin de semana sin otros festivos. Si nos centramos en el consumo del router, que gasta unos 10 W de media, el precio pasa de 24 a 34 céntimos al mes, 10 céntimos al mes.

Gaming habitación

Si nos vamos a un ordenador usado para teletrabajar, encendido entre las 9 y las 18 entre semana y con un consumo de 100 W, el consumo también sube. Para el fin de semana, supondremos 4 horas de uso. Con el horario antiguo, teníamos un precio de unos 2,8 euros. Con el nuevo horario, el precio sube a 3,05 euros, 20 céntimos más. Si tenemos una pantalla, el consumo aumenta también otros 100 W, subiendo hasta 40 céntimos más.

Por último, tenemos un televisor también en torno a unos 100 W, cuyo consumo podemos situarlo en torno a unas 4 horas al día de media, aunque depende del hogar. Esas horas se concentran sobre todo a la hora de la cena, entre las 20:00 y las 0:00. El consumo con el sistema anterior era de unos 1,59 euros al mes, mientras que con el nuevo sistema pasa a 2,1 euros, unos 50 céntimos más.

Por tanto, tenemos una subida entre ordenador, router y tele de un mínimo de 1 euro más al mes, y que probablemente pasen a ser más dependiendo de si tenemos el ordenador encendido más tiempo, o de si lo usamos para jugar, donde el consumo llega a situarse en 250 o 300 W.