Por esto es imposible acabar con el IPTV pirata

Los IPTV pirata son una plaga difícilmente eliminable. Prácticamente, todas las semanas estamos asistiendo a golpes contra la piratería importantes, que incluso conllevan multas millonarias. Sin embargo, no paramos de ver como siguen apareciendo estos servicios, muchas veces los mismos que han sido cerrados pero con otros nombres y dominios. Una nueva sentencia ha supuesto un golpe contra estos servicios piratas, pero parece que solo ha sido un premio de consolación. Te contamos más.

Como os solemos decir, el gran problema de estos servicios IPTV piratas es que cuando eliminas uno, suelen aparecer varios en su lugar. Para poder cerrar un servicio del todo es importante acabar con su raíz de una vez por todas, pero esta nueva sentencia es una prueba inequívoca de que esto no es nada sencillo.

Un golpe a la piratería que se queda a medias

En septiembre del pasado 2021, la emisora estadounidense DISH Network presentó una queja por infracción de derechos de autor. Esta queja fue dirigida a dos grupos de acusados diferentes. El primero de estos acusados fue Atlas Electronics, un minorista con sede en Michigan de servicios de IPTV pirata, y el propietario de esta compañía Alaa Al-Emara. El segundo grupo de acusados fue iStar Company, proveedor de decodificadores iStar y el operador del servicio iStar IPTV vendido por Atlas, además del propietario de la compañía, Ahmed Karim.

La demanda presentada por DISH Network solicitaba a la sede judicial el pago de 24 millones de dólares en concepto de daños. DISH se intentó comunicar con los acusados con varios avisos de infracción de derechos, pero todas las respuestas que recibió fueron insultos continuos por parte de estos.

El proceso judicial parecía no llegar a ninguna parte, por lo que DISH solicitó en enero del presente año una sentencia en rebeldía. Este tipo de sentencias se solicitan cuando una de las partes del proceso judicial se niegan a presentar una respuesta o personarse en el proceso. Tras siete extensiones para que los acusados presentaran respuesta, el tribunal dijo que ya no se concederían más de estas extensiones.

iptv pirata cerrado

Finalmente, la sentencia, que solo nombra a Atlas Electronics y a su propietario Alaa Al-Emara, afirma que la compañía y su propietario indujeron y contribuyeron materialmente a la infracción de derechos de autor. Esta demanda también impide que tanto Atlas Electronics como su propietario puedan transmitir cualquier contenido protegido por DISH, así como distribuir o vender decodificadores iStar y suscripciones IPTV. La indemnización de daños asciende finalmente a 5,7 millones de dólares.

El problema de esta sentencia es que echa todo el peso de la infracción a Atlas Electronics, pero deja totalmente en el aire a iStar y el servicio pirata de IPTV que suministra bajo la marca Online TV. Este servicio de IPTV, con sede en Irak, es un quebradero de cabeza para varias emisoras. De hecho, ya fue nombrado en un informe por beIN en octubre del año pasado, en el que se especificaba que no se podía hacer nada para derribarlo debido a los vínculos con las autoridades de Irak. De esta manera, aunque el golpe hacia el minorista es importante (al igual que la suma obtenida por daños y perjuicios), lo cierto es que el pez más grande se ha escapado totalmente impune.