La Policía detiene a 29 “príncipes nigerianos” que estafaban por Internet

Si hay una estafa de Internet conocidas por todo es la del príncipe nigeriano o la de cualquier persona con relación con Nigeria. Hace ya años que se repite de forma sistemática y siempre termina cayendo alguien pese a las advertencias. Hoy, la Policía Nacional ha desarticulado una organización criminal dedicada a efectuar estafas masivas a través de una plataforma digital de compraventa. En total, lograron estafar a 400 personas operando desde el país africano con total impunidad.

La estafa nigeriana, timo nigeriano o timo 419 se lleva realizando ya años a través de Internet. Ya sea por correo electrónico, mensajería instantánea o webs de compraventa, los argumentos no han cambiado demasiado con el paso del tiempo. Normalmente, suele consistir en ilusionar a la víctima con una fortuna inexistente y persuadirla para que pague una suma de dinero por adelantado, aunque también se habla de envíos a cobro revertido a Nigeria y otras versiones, como la cuenta bancaria olvidada.

Estafaron más de 200.000 euros

Volviendo al tema que nos ocupa, hoy conocemos que la Policía Nacional ha desarticulado una organización criminal dedicada a efectuar estafas masivas a través de una plataforma digital de compraventa (sin concretar). Consiguieron más de 200.000 euros engañando a más de 400 personas residentes en todo el territorio nacional. En total, 29 detenidos con una estructura perfectamente jerarquizada y asentada en la localidad de Hospitalet de Llobregat.

estafa-nigeria nigeriano

La Policía explica que la organización contactaba a través de estas aplicaciones de compraventa con personas que anunciaban sus productos, principalmente telefonía móvil de alta gama, televisores, consolas y drones. A estos se les realizaba una oferta superior al valor anunciado para que corrieran con los gastos de envío.

Para dar (falsas) garantías de la oferta, se enviaba una fotografía de su supuesto DNI que disipaba las sospechas del vendedor al tratarse de una persona a la que habían suplantado su identidad. Además, suplantaban la plataforma de pago de la propia aplicación o de una entidad bancaria para hacer creer a la víctima que habían cobrado la venta. Por ello, es importante conocer quien envía un email.

Esto último se realizaba enviando un falso correo electrónico de la pasarela de pago seguro de la aplicación de compraventa o de una entidad bancaria. En ese correo se indicaba que se había transferido más importe del acordado y que debían realizar un ingreso de compensación en una cuenta bancaria o una transferencia a un beneficiario localizado en Nigeria.

Acabar con esta organización ha costado dos años de investigación. Además, se ha solicitado a través de los canales establecidos una Comisión Rogatoria Internacional para que las autoridades nigerianas procedan a la plena identificación y detención de 136 personas de ese país, algo que no tiene visos de acabar demasiado bien.