No satures la conexión a Internet: 5 cosas que haces mal

Cuando se satura, una conexión a Internet puede reducir significativamente su calidad y velocidad. Para que esto no suceda, hay una serie de medidas que se pueden llevar a cabo. Como siempre, la prevención suele ser mejor que la actuación una vez que Internet se satura.

Con cada vez más dispositivos necesitando o permitiendo conectividad a la red, es relativamente normal que se acabe saturando nuestra conexión a Internet. Esto se ejemplificó de manera espectacular sobre todo al inicio de pandemia, cuando la cuarentena forzosa provocó un incremento enorme del tráfico de Internet. Esto trajo como consecuencia un incremento significativo en el tráfico de Internet, tomando las empresas de telecomunicaciones medidas críticas y sugiriendo a sus usuarios el uso racional de datos precisamente por temor al colapso.

¿Qué provoca la saturación de red?

La saturación de las redes suele producirse por un aumento de la actividad o números de usuarios en una red fija (idéntica causa para las redes móviles) durante un periodo de tiempo, generando un tráfico inusual de actividad que las redes no pueden llegar a asimilar. Esto produce un atasco o colapso e impide que otros usuarios puedan tramitar sus peticiones de conexión.

Canal WiFi saturación

Canal WiFi saturación

En el caso de las conexiones a Internet, pueden tener causas y consecuencias diferentes dependiendo de si son fijas o inalámbricas. La saturación o congestión de redes fijas se produce cuando la red (o parte de ella) tiene más tráfico del que puede cursar, ya que está recibiendo demasiadas solicitudes y no tiene capacidad para resolverlas todas. Es lo que ocurre cuando hay una gran cantidad de dispositivos conectados a un router o punto de acceso.

En el caso de las conexiones inalámbricas por WiFi, las saturaciones normalmente son debidas a la coincidencia simultánea de numerosas peticione de conexión por parte de un número de usuarios que supera la capacidad del canal y por tanto satura la red.

La saturación de redes inalámbricas WiFi se produce en entornos en los que conviven varias redes WiFi simultáneamente (sobre todo entornos urbanos). Hoy en día es muy común encontrarnos con multitud de redes en el entorno cercano compartiendo espectro, por lo que habitualmente se hace necesario tener que efectuar ajustes en la señal de nuestra red WiFi para evitar que se solape con la señal de otras redes.

Medidas para evitar saturar Internet

Para evitar que la red se sature, es preferible poner en modo avión o apagar los dispositivos que no estés utilizando. De esta manera, podrás tener una mejor conexión en los dispositivos que sí estás usando. Aunque no los estés utilizando de forma activa, muchos de estos dispositivos están realizando funciones de red en segundo plano, actualizando servicios, mostrando notificaciones, etc.

Uno de los servicios que más ancho de banda consume son por ejemplo las plataformas de streaming. Si temes que puedas saturar la red, si estás utilizando alguna plataforma de streaming y la señal del Internet es muy lenta, reduce la calidad del vídeo para dejar de saturar la conexión. Otra alternativa, si se puede, es descargar el contenido audiovisual siempre que sea posible. Es preferible descargar (legalmente, claro) una película que verla online, que en la descarga se pueden llegar a utilizar menos datos.

Saturación de canales

Saturación de canales WiFi.

La saturación de Internet puede corresponderse con la saturación del canal WiFi si es que así tenemos conectado nuestro dispositivo. Cada red WiFi se emite en único canal y si en un mismo canal tenemos 3 o 4 redes WiFi intentando trasmitir información simultáneamente, sucederá que el rendimiento de las redes WiFi se verá degradado considerablemente por saturación del canal.

En este sentido, conviene usar herramientas tipo WiFi Analyzer para comprobar el espectro de radiofrecuencias a nuestro alrededor y ver qué canales usan los SSID de nuestros vecinos. Si nuestra red WiFi se encuentra en un canal compartido por otras redes, basta con cambiar a otro canal libre para recuperar el rendimiento óptimo de la red. Se puede cambiar de canal tantas veces como se quiera, comprobar el resultado al cambiar a un nuevo canal y si este no es satisfactorio, cambiar a otro hasta escoger aquel en el que el rendimiento de la red sea el óptimo.

Otro aspecto que puede provocar una saturación de red es la descarga masiva de contenidos. Lo recomendable es intentar realizar esto (incluidas las descargas de actualizaciones) en horas menos concurridas dentro del grueso de tráfico de nuestra conexión a Internet. Si evitamos hacerlo en las horas punta, evitaremos colapsar la red.

1 Comentario