Los datos secretos de la F1: cada coche transfiere 35MB por vuelta

Seguro que has oído hablar del término Big Data o la era de los datos. Esto que puede parecer algo de ciencia ficción, está mucho más presente en nuestra vida diaria de lo que podíamos pensar. El valor de los datos es crucial para las grandes empresas, pero también para ámbitos tan específicos como el fútbol o la Fórmula 1. Aunque estamos todavía queda mucho por avanzar, lo cierto es que, en muchos segmentos se le está sacando partido a los datos de forma extrema. A continuación, conoceremos más sobre la telemetría o los datos secretos de la Fórmula 1 que sirven para mejorar al máximo los coches.

En este caso nos vamos a centrar en Lenovo. Para ello, nos tenemos que remontar al mes de marzo de este mismo año cuando se anunciaba la asociación de la Fórmula 1 con la firma china para llevar su tecnología de vanguardia a sus operaciones. A lo largo de varios años, se utilizará la experiencia de esta empresa tanto en la base como en las operaciones sobre el terreno en las carreras. Se utilizarán dispositivos de hardware y soluciones de computación de alto nivel como servidores.

El valor de los datos en la Fórmula 1

Con esa alianza con la firna especializada en informática, la Fórmula 1 ponía de manifiesto que el interés por los datos no es una moda pasajera. Y es que detrás de una retransmisión de una carrera o de la recopilación de datos, hay mucha tecnología. Sin ir más lejos, en el Gran Premio de España disputado en Barcelona se desplegaron 70 kilómetros de fibra óptica para conectar todos los sistemas y que pudiera llegar en tiempo real toda la información hasta Reino Unido que es donde se procesa todo. Aquí cobra especial importancia las alianzas con partners tecnológicos.

f1

Y, aunque la retransmisión televisiva en algo nunca visto y un desafío de la tecnología, lo cierto es que la gran revolución de la Fórmula 1 son los datos. Hace muchos años, cada equipo tenía su propio sistema de telemetría, pero ahora es el Centro de Tecnología y Medios el que trabaja conjuntamente con los equipos. Con ellos han firmado un acuerdo por el que se comprometen a no compartir estos datos. Algunos datos se pueden publicar en las retransmisiones, mientras que otros son secretos. Roberto Dalla, director del Centro de Tecnología y Medios de la F1,bromeaba con la prensa al respecto diciendo que «podría ser millonario si vendieran todos los datos que reciben de cada coche a otros equipos«.

El sensor que mide la vibración del motor, el sensor que mide el ángulo de deslizamiento, el de la presión que ejerce el coche… en total, los coches cuentan con entre 300 y 400 sensores que recopilan información. Se estima que recogen unos 35 megas de datos por vuelta, llegándose a recopilar entre 750 GB y 1 TB de información en cada prueba realizada. Todo eso se procesa y se analiza por los ingenieros para realizar modificaciones a los coches o simplemente para comenzar a planificar la temporada siguiente.

La tecnología y el deporte de precisión cada vez van más de la mano y no solo contribuyen a mejorar el funcionamiento de todo, también ayuda a que el espectáculo sea mucho mayor. En el caso de la Fórmula 1, Lenovo estima que las carreras se ven por más de 300 millones de personas en el mundo y su presencia les posiciona como una de las primeras tecnológicas a nivel mundial.

¡Sé el primero en comentar!