Internet ya no es el servicio peor valorado de España

El servicio de Internet ha sido, tradicionalmente, el peor valorado por los españoles. Es uno de los que más cambiamos en el hogar, y eso aumenta la probabilidad de que surjan errores en la portabilidad, problemas en la instalación, cobros erróneos en la factura de Internet, fallos de conexión, y un largo etcétera. Por suerte, estos fallos van cada vez van a menos, y gracias a ello Internet ya no es el servicio peor valorado en España.

El nuevo líder entre los servicios peor valorados es la electricidad. Así lo ha desvelado el último Panel de Hogares de la CNMC correspondiente al segundo trimestre de 2021, por lo que los datos son previos incluso a la subida en la factura de la luz que llevamos experimentando desde septiembre. En el panel del tercer trimestre veremos cómo, probablemente, se dispararán las quejas.

Evolución de las quejas de los consumidores

Entrando ya en las cifras, la CNMC señala que el 15,3% de los hogares manifestaron estar poco o nada satisfechos con la electricidad, frente al 12,2% del mismo periodo del año anterior. Como vemos, ha habido un aumento de casi el 3% entre los usuarios que están menos satisfechos con su empresa comercializadora. Ya en el segundo trimestre, el precio del MWh subió hasta superar los 90 euros, frente a los 25 de media en los que situó en el primer trimestre del año.

En el caso de los operadores, los hogares insatisfechos cayeron ligeramente. En banda ancha, el número de usuarios insatisfechos fue del 13%, frente al 14,5% del mismo periodo de 2020. En el caso de la telefonía fija, la cifra fue de un 12,2%, frente al 12,7% anterior. En el caso de la telefonía móvil, este fue el servicio en el que los usuarios pusieron mejores valoraciones, ya que el número de clientes insatisfechos fue de sólo el 9%.

La principal queja en todo lo relacionado con operadores (televisión de pago, banda ancha fija, telefonía y móvil) fue el precio. La segunda mayor queja fue la falta de calidad en el servicio, con problemas como la interrupción del servicio. En el caso de la banda ancha, la principal queja fue la falta de calidad del servicio, con un 54,3%. La facturación también se sitúa como uno de los principales problemas que los usuarios tienen con los operadores.

Los servicios de luz y de gas fueron los que más quejas recibieron. En ellos el precio fue también la principal queja del 90% de los usuarios insatisfechos con la luz, y el 84,4% para los servicios de gas.

Por tanto, vemos que los servicios de Internet siguen mejorando en cuanto a valoración se refiere. Ofrecer conexiones de fibra óptica implica que se cuenta con un servicio estable, de alta velocidad, y más escalable, donde el usuario final recibe la velocidad que contrata. Seguramente muchas de las quejas sean referidas a los servicios de cobre, que son los que más problemas de conexión ofrecen por su inestabilidad.

Fuente > CNMC

¡Sé el primero en comentar!