Así están aprovechando el nombre de Anonymous para lanzar bulos

Así están aprovechando el nombre de Anonymous para lanzar bulos

Alberto García

Estados Unidos está viviendo uno de los momentos más difíciles de las últimas décadas. No sólo llevan 1,8 millones de contagiados y casi 110.000 muertos según las cifras oficiales, sino que además la muerte de George Floyd ha provocado revueltas en más de 100 ciudades que han obligado al ejército a salir a las calles a poner orden. Y con esta situación también están proliferando los bulos, y muchos se están intentando hacer pasar bajo Anonymous.

Anonymous empezó a hacerse un nombre en la red en torno a 2004, y en los años posteriores cualquier hacker que quería mantenerse en el anonimato al revelar una información, lo podía hacer a través del nombre de este colectivo. Al no haber una jerarquía, se hacía muy difícil cotejar la información que publicaban, ya que cualquier persona puede publicar un bulo bajo el nombre del grupo.

No obstante, en 2012 se realizaron seis detenciones en Nueva York, Reino Unido e Irlanda, incluyendo al que entonces era el cabecilla de la organización, de 28 años. Todos eran miembros también de otro grupo llamado LulzSec, un grupo que había reivindicado la autoría varios hackeos a gobiernos y empresas del sector privado, incluyendo a la CIA o Sony. Después de los arrestos, el grupo se quedó muy tocado.

Hackeo a la Policía de Minneapolis y al SEnado: lo único que han hecho de momento

Ahora, el grupo ha vuelto a aparecer en los titulares de los medios aprovechando la situación de inestabilidad de Estados Unidos y haciendo un uso magistral del marketing. El día 31 publicaron un vídeo con “un mensaje para la Primavera Americana”.

En el vídeo, buscan incriminar a la policía de Estados Unidos, que es quien está recibiendo todas las críticas tras el asesinato de George Floyd y diciendo que “tienen mucho escondido, y que dirán que los casos de asesinato son provocados por unas pocas manzanas podridas”. También critican que “los policías están al servicio del poder en lugar de al de la gente que prometieron proteger”.

En los últimos días han publicado aún más mensajes en redes sociales yendo contra la policía, dando cifras como que hay algo menos de 700.000 policías en el país, y 40 millones de parados, alentando a que la gente salga a las calles a protestar. Puro caos similar al que fsociety busca causar en Mr. Robot.

Así, lo único fehaciente que han hecho de momento ha sido hackear al Senado (donde han obtenido contraseñas de la base de datos y del WiFi que tienen allí) y al Departamento de Policía de Minneapolis, y no han publicado ninguna información incriminatoria. En España dieron hackeos similares hace unos años por un grupo de Anonymous de España, donde el Sindicato de Policías se vio afectado por un ataque al usar una contraseña poco segura para proteger una base de datos que además tenía almacenadas las contraseñas en texto plano.

El “libro negro” de Epstein y las teorías de la conspiración

Así, de momento no han desvelado nada nuevo. Y lo poco que se ha asociado a ellos, son bulos que han llegado incluso a algunos medios de España. Estos días se ha intentado relacionar las muertes de famosos como Lady Di, Michael Jackson, Paul Walker, Avicii, Kurt Cobain, Marilyn Monroe, Chris Cornell y Chester Bennington con una supuesta agenda filtrada de Jeffrey Epstein, la cual ya era conocida desde hace un año. Todos ellos habrían sido “silenciados” por conocer información sobre la red de pedofilia, violaciones y tráfico de menores relacionados con Epstein y altos cargos, donde habrían sido asesinados tras amenazar con hacerla pública. En las siguientes fotos podemos ver algunos de los bulos que están moviéndose por WhatsApp.

Obviamente, nada de eso es cierto, y tampoco lo es la foto que afirman haber publicado de Trump desnudo recibiendo un bronceado, la cual es una obra de la artista Alison Jackson que suele usar a artistas parecidos a famosos para crear montajes falsos. Otras cuentas afirman que el día 5 habrá una revelación de nuevos secretos, que como todo se quedará en nada.

Las supuestas incriminaciones de violaciones de Trump y otros casos sexuales están basadas en un documento que lleva un año publicado en Scribd, y que recoge una demanda contra Epstein y Trump por abusos sexuales. Anonymous afirmaba haber destapado el secreto de que Trump había violado a una menor de 13 años, pero esos datos que han usado como “prueba” de que tienen información incriminatoria provienen de esa demanda presentada contra ellos que fue llevada a juicio dos veces y retirada en ambos casos porque la demandante había recibido amenazas de muerte.

Anonymous maneja muy bien el marketing

Aprovechando la situación, desde la cuenta oficial de Twitter de Anonymous están alentando a la gente a que salga a las calles a protestar, con una cuenta que tiene 5,7 millones de seguidores. El vídeo que más RT ha tenido de la cuenta en los últimos días es el que hemos puesto más arriba, publicado el 31 de mayo, días después de que se iniciasen las protestas Así, vemos que está claro que están aprovechando la situación para atraer atención y fomentar el clima de inestabilidad. Detrás de Anonymous hay personas claramente anarquistas que quieren que la sociedad actual caiga.

Varios medios de comunicación, como la BBC, Metro, Zee News o Bloomberg, han glorificado en los últimos días la imagen del grupo y de su actividad, obteniendo un estatus de héroes y además dando más credibilidad a lo que publicasen. Y, de momento, no han hecho absolutamente nada nuevo que se haya traducido en la publicación de informaciones que no fueran ya conocidas.

En definitiva, os recomendamos que cojáis con pinzas todo lo que se publique en redes o algunas webs asociado a Anonymous, ya que de momento ninguna de las “informaciones” es nueva o cierta. Todo lo que se publique “real” vendrá de la cuenta de @YourAnonCentral, y las publicaciones de cuentas que afirman ser Anonymous con unos pocos miles de seguidores no tienen ningún fundamento en la mayoría de casos, ya que esas cuentas las podríamos haber abierto cualesquiera de nosotros. E incluso lo que se publique por la cuenta oficial hay que contrastarlo porque está claro que están intentando aprovecharse de la situación.