Cómo ocultar rápidamente las aplicaciones abiertas en Windows 10

Cómo ocultar rápidamente las aplicaciones abiertas en Windows 10

Carlos González

No siempre podemos usar un ordenador en privado. En el trabajo, por ejemplo, alguien puede pasar por detrás y ver qué hacemos. Y en casa, quizá nos pase exactamente lo mismo. Pero afortunadamente hay algunos trucos para cuidar nuestra privacidad. Por ejemplo, existe una forma de ocultar de forma rápida cualquier app abierta en Windows 10. Así, aunque pasen por detrás, en un instante podremos ocultar qué estábamos viendo o haciendo.

Todos los ordenadores con sistema operativo Windows 10, precisamente por las características de este software, tienen una función nativa para cerrar apps rápido. Esto, evidentemente, nos sirve para ocultar los programas abiertos. Y es, en realidad, exactamente lo mismo que pulsar con el clic izquierdo del ratón en la esquina superior derecha, sobre la ‘equis’, para cerrar un programa. La particularidad está en que se hace con un atajo de teclado.

Cómo cerrar cualquier programa o aplicación de Windows 10 para ocultar qué haces

El atajo de teclado nativo del sistema operativo es Alt + F4. Al pulsar estas dos teclas, cualquier programa que esté en primer plano se cierra. Es algo que únicamente funciona con una aplicación que estemos usando en ese momento, pero es realmente lo que necesitan la mayoría de los usuarios. El problema está en los programas que requieren de una confirmación, por ejemplo, para guardar cambios en un archivo. Porque este atajo de teclado cierra el programa, pero no puede forzar el cierre y por tanto no se saltará esta alerta y paso de confirmación.

Para eso tenemos una solución. Un pequeño programa que se llama SuperF4 y que nos creará en el ordenador un nuevo atajo de teclado muy parecido. El nuevo atajo será Ctrl + Alt + F4, y teniendo este programa instalado sí que podremos forzar el cierre de las aplicaciones. Es decir, que con esta utilidad sí que, al pulsar el atajo de teclado Ctrl + Alt + F4, cerraremos cualquier aplicación en primer plano sí o sí.

Ya no va a importar si hay que guardar cambios a un archivo, o no, porque SuperF4 se salta ese paso de confirmación. Por lo tanto, podremos ocultar las apps de Windows 10 rápidamente y en cualquier momento. El único problema es que, si efectivamente había algo que guardar por parte de ese programa, lo más probable es que lo perdamos. A no ser que, por el funcionamiento del programa, haya un guardado de seguridad periódico y lo podamos rescatar al volver a abrirlo más adelante.