¿Tu coche no tiene sensor de aparcamiento? Conoce los 4 mejores que puedes comprar

La tecnología del coche moderno ha avanzado mucho en los últimos tiempos. Ya no solo en lo que tiene que ver con las nuevas motorizaciones eléctricas, híbridas, a gas, de hidrógeno… sino muy especialmente para las que son las ayudas a la conducción. Y ahí, el sensor de aparcamiento ha ganado un protagonismo muy completo. Ahora bien; ¿podemos colocarlos nosotros si el nuestro no lo lleva?

El sensor de aparcamiento para una técnica fácil

Porque sí; en lo que se refiere a la conducción, aparcar puede ser mucho más sencillo si contamos con un sensor de aparcamiento para coches. A pesar de que la mayoría de los vehículos, ya cuentan con este accesorio, puedes instalarlo tú mismo y disfrutar de todas sus ventajas.

Esta es una tecnología que llegó hace algunos años, y por la que la gran parte de los vehículos más nuevos ya la incorporan de serie. De todos modos, y más allá de su antigüedad, es probable que el nuestro no lo porte, pero del que podemos colocarlo de una manera fácil y sin complicaciones.

Esto se hizo para dar solución (o hacer más fácil) a los conductores la tarea de aparcar, sobre todo cuando el sitio que hemos encontrado no es demasiado espacioso. Porque sabemos que a menudo las maniobras se complican, y te preocupa darle un golpe a tu coche o a alguno de los aparcados.

Cómo es esta tecnología

Como tal, este sensor de aparcamiento es un dispositivo que consiste en varios sensores instalados en los parachoques de los vehículos, por lo general en los traseros, que advierten mediante sonidos o con dispositivos visuales al conductor de la presencia de objetos o personas situadas en los ángulos muertos de visión y facilitan el aparcamiento, sobre todo en espacios reducidos.

Son una tecnología ideal cuando se trata de aparcar, ya que te avisan si tienes algún objeto con el que puedas chocar en algún punto muerto. Actualmente, en el mercado podemos encontrar diversos tipos de sensores de aparcamiento para coches y de diferentes precios, desde unos 15 euros hasta más de 300 euros si son tan sofisticados que incluyen cámara y pantalla TFT.

Sensor aparcamiento coche pantalla

Cocar con pantalla LED

Este es el primero de los sensores de aparcamiento que podemos elegir para nuestro coche. Es el Cocar, un dispositivo de alta gama del que dispone de ocho sensores que debemos situar en el parachoques. Además, incorpora una pantalla LED que proporciona información con la distancia que nos separa del obstáculo.

Este sensor de aparcamiento emite un pitido cuando nos aproximamos a un objeto. A medida que nos acercamos, la frecuencia del pitido aumenta. Para instalar el sensor, a su vez, deberemos realizar unos agujeros con un taladro en el parachoques (la recomendación es que contemos con la ayuda del mecánico).

Zerone electromagnético

A diferencia de los anteriores, también tenemos el sensor de aparcamiento electromagnético Zerone y su modelo A1w953suq, muy valorado por los fabricantes ‘low cost’, y que es una propuesta muy interesante donde se sitúa entre los sensores más baratos del mercado. Algo que sorprende considerando su carácter electromagnético, dado que estos dispositivos suelen ser de coste elevado.

En este caso, hablamos de un producto que incluye todos los elementos necesarios para avisarte de la presencia de obstáculos a distancias desde los 90 centímetros, sin importar su tamaño o naturaleza. Un proceso de aviso gestionado mediante señales acústicas, más intensas cuanto más cerca estés del obstáculo.

Sensor aparcamiento coche

KKMoon 382S con cuatro cámaras

Otro de los grandes dispositivos que podemos instalar en nuestro coche es este sensor de aparcamiento, el KKMoon 382S, que es uno de los modelos de mejor apuesta puesto que se trata de un sistema muy bien dotado con cuatro sensores, doble CPU y chipset avanzado capaz de emitir sonido alerta cuando las cuatro cámaras detectan riesgos.

De esa manera, se tiene asegurada una mejor cobertura y detección de casi cualquier obstáculo y así prevenir colisiones peligrosas que además de poder comprometer a pasajeros y peatones, podrían salir muy costosas. Otro de los beneficios es que este dispositivo es resistente a la lluvia y anticongelante.

STEP 1 para matrículas

Otra interesante alternativa para no tener que agujerear la carrocería es un sistema que instala los sensores directamente en la matrícula, y que lo hace realmente interesante puesto que apenas tendrá una instalación complicada.

Siendo la muestra que incorporan los coches más nuevos, este sensor de aparcamiento incluye un total de tres sensores en el centro y los lados de la misma y un pequeño altavoz para ofrecer señales exclusivamente acústicas.

¡Sé el primero en comentar!