Qué tipo de tarifas hay para cargar un coche con Wallbox en casa

El planteamiento de la recarga del coche eléctrico en casa con Wallbox es una solución más que interesante para todos. Ya no solo por comodidad, que también, sino porque suele salir bastante más barato de lo que se hace en la calle o en puntos comunes de carga. Esta es una disposición que está ganando enteros día a día entre los usuarios de este tipo de vehículos, también por el precio que tienen sus tarifas.

De qué trata

Si estamos pensado en comprarnos un coche puramente eléctrico o bien uno híbrido enchufable, necesitaremos un cargador en casa, ya sea en el garaje o en nuestra plaza de parking. Entre los diferentes modos de recarga que existen, el tipo de enchufe y cable suministrado, las diferentes potencias de carga, los tiempos de recarga y el uso que podamos hacer del coche, la vía del Wallbox se antoja como una de las más favorables.

De hecho, y debido a las diferentes dudas y escollos por los que se enfrenta el coche eléctrico, sobre todo en aspectos como la misma recarga y sus escasas infraestructuras, este ha hecho por disiparlas en aquellos que lo han probado. Pero, ¿sabes realmente de qué trata? Pues bien; este es un término que ha ido cogiendo peso en los últimos tiempos, y que se emplea mucho en este tipo de vehículos de nueva generación. Principalmente, cuando hacemos referencia a la recarga de coches o motos eléctricas, donde este equipo nos ofrece grandes ventajas.

El mismo es el punto de recarga físico instalado en la pared que podemos tener en casa. Este es el que proporciona corriente eléctrica al vehículo para permitir su carga. También es conocida como caja de pared, puesto que su composición viene del inglés, y es justamente donde se coloca. De esta manera será un punto de recarga doméstico, y que lo hace tanto para nuestro coche como para otros vehículos como la moto electrificada.

Qué ventajas obtenemos

En este sentido, el punto Wallbox para nuestro coche en casa nos ofrece diferentes soluciones de recarga inteligentes que se adaptan a cada edificio, especialmente para los que son garajes comunitarios. Entre ellas, por ejemplo, es que podemos situarlo en la ubicación que prefiramos para realizar la recarga. El mismo funciona también a través de una aplicación móvil para que se puedan gestionar detalles de la carga en cualquier momento.

Ventajas cargar coche Wallbox casa

Esto es, por ejemplo, seleccionar las horas de recarga para que la energía sea más barata. Por su parte, la aplicación instalada hace que podamos añadir y modificar las funciones del Wallbox en cualquier momento. En el caso de la comunidad de vecinos, el usuario puede bloquear el punto de carga si no quiere que alguien lo use. Estos son algunos de sus beneficios

  • Seguridad en la instalación eléctrica.
  • Permite variar la intensidad de carga.
  • Mejora la vida útil de las baterías.
  • Mayor velocidad acorde con las necesidades del coche

Estas son sus tarifas

Probablemente, la duda más frecuente que tienen los usuarios es la que tiene que ver con los que cuesta cargar el vehículo. Y esto es algo bastante más fácil con un Wallbox para el coche en casa. Aquí se tiene en cuenta, sobre todo, el consumo que haga el automóvil (en kW/100 km), por lo que la tarifa variará según este dato.

Cargador coche Wallbox casa

Será entonces cuando podamos calcular lo que cuesta llenar la batería, ya que el vehículo especifica su capacidad. En este aspecto, los valores varían en función de los tramos energéticos, los conocidos como planes de precios con discriminación horaria, donde se distinguen tres variantes.

  • Punta (la más cara). De 10-14 h y de 18-22 h de lunes a viernes.
  • Normal. De 8-10 h, de 14-18 h y de 22-24 h de lunes a viernes
  • Valle (la más económica). desde las 00:00 h a 8 h los días laborables y las 24 horas de los fines de semana y festivos.

Para el coste final, y aunque las alteraciones del coste de la luz son constantes, las cifras serían un aproximado a estas, tal y como explican desde la misma Wallbox: 0,22€ (coste por kWh), 21,84€ (coste por recarga), 0,54€ (coste por 10 km) y 5,39€ (coste por 100 km).

A efectos prácticos, cuando llega la hora de cargar el coche eléctrico, si hemos consumido la mitad de la batería en un día tendríamos que recargar 20 kWh, lo que nos dejaría unos tiempos de recarga de casi 6 horas para recarga a 3,45 kW (15 A) o 3,5 horas a 6,9 kW (35 A). Así, con un punto de recarga normal a 16 A y 3,68 kW de potencia como lo más habitual, podremos cargar el coche eléctrico en un Wallbox sin necesidad de contratar una segunda tarifa.

1 Comentario