¿Por qué no puedo cargar mi coche eléctrico en cualquier lugar?

Comprar un coche eléctrico trae consigo algunos retos, entre ellos la tarea de cargar el vehículo. Actualmente, y gracias a las nuevas tecnologías y soluciones más certeras, hacerlo en casa es la solución más común para la mayor parte de usuarios, también porque es la más cómoda (y provechosa). Para ello, por supuesto, es necesario disponer de un garaje con un enchufe o un punto de recarga propio. Pero, ¿por qué no es recomendable hacer esto en cualquier parte?

La demanda por encontrar más puntos de carga

Los usuarios de coches eléctricos ya pueden comenzar a respirar tranquilos. Y es que, en la actualidad, en nuestro país ya existen cerca de 12.000 puntos de carga eléctrica repartidos por toda la península, y que podrían superar los 16.000 si se liberan los permisos y licencias ya solicitados, según datos de Electromaps. Pero tal y como asegura Volkswagen, ese número aumentará notablemente gracias a una serie de alianzas entre fabricantes de automóviles.

Por supuesto; sigue siendo un número bastante bajo si lo comparamos con otros territorios de Europa, pero la realidad es que cada vez contamos con más puntos de encuentro para que cargar nuestro coche eléctrico sea algo sencillo y cómodo para todos.

Así, cada vez son más las marcas que están subiendo su ofensiva en cuanto al coche eléctrico se refiere y con ello, son más los usuarios que se atreven a dar el salto a este tipo de movilidad. Una de las demandas más grandes por parte de los conductores es la implantación de nuevos sistemas de carga para poder estar tranquilos a la hora de realizar un viaje. Ahora bien, ¿dónde podemos hacer esa tarea y por qué no vale cualquier lugar?

En qué ubicaciones podemos hacerlo

Tener un coche eléctrico no tiene por qué limitarnos a la hora de conducir. Gracias a la tecnología actual, dónde cargar tu coche eléctrico tiene muchas respuestas. ¿Prefieres tener un wallbox de carga en casa? ¿O tienes la oportunidad de cargarlo en el trabajo? ¿Y qué pasa si voy de viaje largo?

Hoy en día la mayoría de comercios que disponen de cargador lo tienen como reclamo comercial. Pueden ser los propios concesionarios, tiendas de toda índole con aparcamiento privado, hipermercados o centros comerciales. Lugares donde los clientes llegan en coche e invierten un tiempo suficiente para conectar sus vehículos y recargarlos gratuitamente.

Supermercados cargar coche eléctrico

Por ejemplo, sin ir más lejos, tenemos cadenas de tiendas, supermercados o hipermercados como Mercadona, Carrefour o Ikea que disponen de cargadores eléctricos donde recargar gratis un coche eléctrico en España. También un importante número de centros comerciales disponen de este tipo de servicios, la mayoría de ellos gratuitos, aunque en ocasiones son de pago.

En caso de que dispongamos de una cochera o garaje propio podemos comprar una Wallbox como la de EV OneStop que se vende en Amazon, y que es compatible con todos los modelos de coches eléctricos, e instalarla para usarla de manera privada cuando estemos en casa. En caso de que usemos el parking comunitario que usan todos los vecinos de una misma zona residencial, es posible instalar uno pidiendo permiso al administrador o al presidente de la comunidad. Éste podrá ser empleado por todos los residentes y, además, se puede habilitar un gestor de carga que identifique a cada usuario y emita facturas individuales en función del consumo.

Por qué no vale cualquier lugar

Cada una de las alternativas mencionadas para cargar nuestro coche eléctrico tiene una potencia asociada, y es la que determina, entre otras cosas, los tiempos de carga. Pero también conviene conocer la capacidad de batería del modelo, y el contrato de suministro y la potencia contratada que se tiene en casa.

Así, es verdad que este tipo de vehículos de nueva generación se pueden conectar en muchos escenarios y localizaciones, aunque fuera de casa, en la vía pública, la infraestructura disponible es todavía reducida. Por eso es importante asegurarnos de que lo hacemos con total seguridad.

O lo que es lo mismo; siempre fijarnos en que esa ubicación sea precisa, correcta y, sobre todo, que sea segura para la funcionalidad en la que nos disponemos a usar para la recarga de nuestro eléctrico. Esto es algo importante, además, porque no todas las estaciones (especialmente las que pueden ser más antiguas) cuentan con sistemas de seguridad eléctrica que pueda proporcionar una correcta entrega de energía al mismo. Por ello, lo mejor en carretera o ciudad es siempre guiarse por los puntos más concretos y, si tenemos la oportunidad, hacerlo en casa.

¡Sé el primero en comentar!