Hyundai Ioniq Plug-in, el híbrido enchufable de menor consumo

Hyundai siempre las tuvo para fabricar y lanzar modelos al mercado que se fundamentan como un paso más adelante de lo que puede ofrecer la mayoría de la competencia, y el Hyundai Ioniq Plug-in lo demuestra. Un coche de altas prestaciones, motor más que satisfactorio, cómodo, eficiente… que han hecho de él uno de los superventas del segmento híbrido enchufable. Conocemos su ficha técnica.

Fundamentalmente, los vehículos híbridos enchufables se antojan como la opción favorita por muchos hacia la alternativa real más eficaz de los que son los coches 100% eléctricos. Ya no solo por un impacto medioambiental mejorado frente a los híbridos puros y convencionales, sino también porque muchos se centran con precios asequibles. Uno de ellos es este Hyundai Ioniq Plug-in.

El mismo, nacido en el pasado 2019, es un vehículo que se presenta como de las soluciones más favorables para decantarse por un automóvil de estas características. En él se ensalza su imagen, muy diferenciada del resto del segmento, su línea simple pero atractiva, y su combinación de motores con batería, de la cual permite una autonomía jugosa (hasta 52 km en modo eléctrico).

Este es uno de los favoritos de la marca surcoreana. En parte por la gran aceptación que tuvo desde su irrupción en el mercado, allá por finales del 2019, que lo consagró como uno de los más vendidos, algo que se lleva repitiendo desde entonces incluso hasta el día de hoy, como así lo evidenció el ránking de los últimos meses.

Para muchos es el mejor híbrido enchufable, sobre todo por sus características tan evolutivas como sus motores y baterías, pero también por su gran diseño y menor consumo. Actualmente, este Hyundai Ioniq Plug-in híbrido enchufable compite dentro del segmento C, a quien tiene como máximos competidores al Toyota Prius en su versión PHEV, al Peugeot 3008 o al Citroen C5 Aircross Hybrid. Con ellos mantiene una ardua disputa por colocarse entre los puestos más altos.

  • Tipo: híbrido enchufable (PHEV).
  • Año de fabricación: 2019
  • Precio: 27.750 euros
  • Capacidad: 5 plazas
  • Potencia: 141 CV/8,9kwh
  • Aceleración: 10,8 segundos/100km/h

Diseño

Al conocer un coche lo primero a lo que atendemos es a su exterior. Y lo cierto es que con este Hyundai tenemos todo lo que buscamos en un coche moderno y actual. Es un vehículo que comparte mucha presencia y muchos detalles con sus hermanos, tanto los 100% eléctricos como los que son híbridos convencionales. Mide 4,4 metros.

En este sentido, no es que sea un coche que se diferencie absolutamente con el resto, de hecho, en más de una ocasión tiende a equivocarse. Pero asimismo lo hace con una silueta atractiva, unas líneas finas, tanto desde el lado del frontal como englobando todo el lateral y la zaga. En él resplandece el aspecto aerodinámico que se presta con una elegante silueta y la tecnología de vanguardia, las cuales se fusionan para mejorar el flujo de aire y minimizar la resistencia y las emisiones.

Es ese punto estético el que nos hacen apreciar unos paragolpes rediseñados, la parrilla frontal en cascada con rasgos similares al i30, Tucson y Santa Fe, y unos nuevos faros delanteros y grupos ópticos traseros de tipo led. Estos últimos aspectos son los que permiten una cierta distancia frente a su versión puramente eléctrica. Con este Ioniq Plug-in de Hyundai no solo ha creado un coche aerodinámico, sino uno de diseño pasional que, según la propia marca, se ve reflejado en la experiencia de conducción.

Versiones

Como mencionábamos, este híbrido enchufable se reconoce en hasta tres versiones, siendo esta del PHEV la primera de la dos del segmento, siendo la última datada en 2021. Al respecto, la familia Ioniq es la gama de los vehículos electrificados de la casa. Lo vemos con Ioniq híbrido, el Ioniq Eléctrico y el Ioniq Plug-in, que es el que nos atañe. De entre los tres, los cambios más notables se dan en el paragolpes, parrilla y llantas.

Diseño Hyundai Ioniq Plug-in

Para el caso de la eléctrica, Hyundai dispone de un propulsor que arroja 100 Kw (136 CV), del cual se alimenta de la energía que le aporta una batería de iones de litio que presenta una capacidad de 38,3 Kwh. Este lo hace brindando una autonomía de 311 kilómetros. Seguidamente se encuentran las híbridas y la híbrida enchufable, conocida como Plug-in.

Ambas disponen de un propulsor de gasolina de nueva factura, un 1.6 GDI de cuatro cilindros e inyección directa que ofrece 105 caballos de potencia. Lo presenta en combinación con otro eléctrico que, en el caso del convencional, rinde con 44 CV. Para el caso del Hyundai Ioniq Plug-in cuenta con 60,5 CV.

Motor y baterías

De las tres variantes de la serie, el híbrido enchufable que presentamos se da como la alternativa más prestacional ante los eléctricos puros. Gran parte es por sus potencias, pero también porque ofrece una tecnología que no sabremos encontrar en los híbridos convencionales. Así, y con motor de gasolina, este equipa un motor Kappa GDI de 1,6 litros y cuatro cilindros de inyección. Su potencia máxima es de 105 CV y el par de 147 Nm.

Motor Hyundai Ioniq Plug-in

A su vez, el motor eléctrico desarrolla 44,5 kW, el equivalente a 60,5 CV. Este bloque está alimentado por una batería de polímeros de iones de litio de 8,9 kWh. En combinación con el motor de gasolina, el Plug-in ofrece una potencia conjunta de 103,6 kW (141 CV) y un par de 265 Nm, alcanzando velocidades máximas de 178 km/h.

Eso hace que logre una autonomía de las más amplias del segmento, quien permite recorrer hasta 52 kilómetros en modo eléctrico por carretera y 66 en por ciudad (según norma WLTP). Esto es gracias a su batería de 8,9 kWh. Esa autonomía la podemos activar con el botón EV. Cuando este no esté disponible, el vehículo puede continuar circulando en modo híbrido ayudándose del motor eléctrico. De esta manera y, gracias a que el sistema de recuperación de energía en las frenadas es extremadamente eficiente, el coche puede usar esa electricidad prácticamente en todas las arrancadas, en momentos de llaneo y descensos.

Consumo

Uno de los puntos más favorables que registran que este puede ser considerado como uno de los mejores híbridos, si no el menor, es su consumo. O, mejor dicho: mínimo consumo. Sí, porque más allá de ofrecer velocidades de casi 180 km, autonomías eléctricas de 52 y 62 km, y potencias combinadas de 141 CV, este híbrido enchufable se presta en la actualidad como uno de los coches que menores cifras de consumo tienden a reflejar.

En concreto, Hyundai nos dice que este lo hará con cifras de 4,5l/100 km en ciudad, bastante más pequeñas que la competencia, especialmente Peugeot o Citroen. La marca explica que, si somos cautelosos con el acelerador, en carretera se pueden conseguir mismo registro.

Al respecto de sus rivales, damos con vehículos como el Prius de Toyota o el Kia Nira PHEV, que lo hace con cifras de 4,7 y 4,9, respectivamente. Si lo miramos por el lado del consumo de gasolina, este también tiene unos números muy bajos. Solo 1,1/l, por los 1,5 y 1,6 de los japoneses. Esto será cuando ambos sistemas entran en funcionamiento y el equipo eléctrico puede volcar toda la energía como apoyo al de gasolina.

Interior y acabados

En el interior se observa una gran comodidad y habitabilidad, lo que hace también porque sea un automóvil que, pese a que no cuente con dimensiones de un SUV, sí que ofrece un buen confort, tanto para los que viajan en la parte trasera como para los de la zona delantera, tanto para el conductor como para el copiloto.

Interior Hyundai Ioniq Plug-in

Ahí dentro se mantiene la disposición general de los controles y el volante. Como tal, se observa un gran atractivo del que se sigue viendo en la parte exterior, con una buena selección de materiales, con algún que otro plástico duro escondido, y destaca el espacio disponible en la banqueta trasera. Su maletero es de 341 litros de capacidad.

Allí se ven algunos añadidos con respecto a sus hermanos. Por ejemplo, su rediseño completo de la parte superior en la consola central, con una nueva pantalla táctil de 10,25 pulgadas y nuevos controles para la climatización. También se ven los nuevos paneles de instrumentos, ahora en formato digital, tras el volante. En él se centran detalles amigables para el medioambiente, como es su salpicadero, que sigue trazos más suaves para adoptar esa sensación de ligereza. La línea de acabados es muy sutil, similar a la que ya presentan los modelos 100% eléctricos e híbridos puros. Esta unidad viene equipada con una tapicería de cuero marrón que le hace ganar en estilo.

Equipamiento

Para el equipamiento, Hyundai nos presenta una serie de niveles que hará porque la experiencia de uso sea todavía mejor. En primer lugar, lo que vemos es que este incorpora -de serie- el nuevo multimedia BlueLink. Ahí se ve que, al igual que la versión HEV, la palanca de cambios del Hyundai Ioniq Plug-in se sustituye en el eléctrico por una botonera.

Aquí encontramos tres tipos: la Klass, la Tecno y la Style. Al respecto, todas las versiones del Hyundai Ioniq cuentan con elementos de serie como siete airbags, climatizador bizona, cámara trasera, sistema de frenada autónoma de emergencia o control de crucero adaptativo. Pero hay más, dependiendo de cada equipo que le queramos otorgar.

Extras

En primer lugar está la Style. Es la más básica en su caso, Aquí con manetas exteriores cromadas, pedales deportivos de aluminio, asiento del conductor con reglajes eléctricos y memorias de posición, asientos delanteros calefactados y ventilados, su tapicería de cuero, techo solar, volante calefactable y sensor de aparcamiento delantero.

Luego se encuentra la Klass, quienes añaden las llantas de aleación de 15 pulgadas, la rejilla frontal con aerodinámica activa, manetas exteriores del color de la carrocería, faros halógenos, volante multifunción y pomo revestido de cuero, una instrumentación con pantalla de 4,2 pulgadas, el asiento del conductor con ajuste lumbar y el equipo de audio con pantalla táctil, Bluetooth, radio digital y seis altavoces.

Por último se encuentra la Tecno que incluye otras variantes. Por ejemplo, las llantas de aleación de 17 pulgadas, una línea de cintura cromada, faros de xenón, faros traseros de LED, retrovisores plegables eléctricos y un retrovisor interior electrocrómico, así como el arranque por botón y acceso manos libres. Se le agrega además el sensor de lluvia, una instrumentación con pantalla de 7 pulgadas y el sistema multimedia con navegador.

Extras

En el caso de la firma surcoreana, cabe destacar que actualmente no existen tantas posibilidades de personalizar un vehículo que ya viene con muchos elementos. Lógicamente, los pequeños equipamientos adicionales en forma de extras van acompañados de un coste más alto. Por lo que a su vez incrementan el valor del coche en el supuesto de que se quiera vender en el futuro.

Frontal Hyundai Ioniq Plug-in

Pero aquí no varía de un acabado u otro, sino que, independientemente del tipo al que queramos escoger, le podremos añadir dos elementos. Uno es el sistema multimedia BlueLink antes mencionado, pero esta vez con la posibilidad de manejarlo específicamente con nuestro dispositivo.

Compatible tanto con Android Auto y Apple CarPlay, tiene conexión a internet, lo que le permite realizar el cálculo de rutas considerando el tráfico. Además, puede vincularse a su aplicación Bluelink app, con la que mostrará al conductor las indicaciones pertinentes para llegar a pie al destino. También podemos agregar la cámara de visión de 360 grados, uno de los equipamientos adicionales más útiles para el conductor.

Mantenimiento

Para el mantenimiento, principalmente, hay dos variables que afectan directamente al envejecimiento de los coches, y en el caso de este Hyundai Ioniq Plug-in no hay excepción. Por un lado, el propio paso del tiempo y por otro, los kilómetros recorridos. Por este motivo, las revisiones suelen fijarse por kilómetros recorridos combinado con los años que tenga el vehículo.

Consumo

Aunque es cierto que no poseen los mismos elementos que uno convencional, y que la parte eléctrica es menos sufrida a desgastes, los híbridos enchufables sí que comparten algunas características con los primeros. Entre otras cosas, con aspectos como los líquidosm que con el tiempo pierden sus propiedades y por seguridad hay que sustituirlos por otros nuevos, aunque hayamos hecho pocos kilómetros.

Para este Hyundai, la marca considera preciso igualmente pasar a revisión en su red de concesionarios oficiales cada año o 15.000/20.000 km. Se comprobarán el estado del motor eléctrico, del aceite, batería, neumáticos o frenos. Por lo general, siguen siendo coches muy fiables.

Garantías

Para el caso de la garantía de este coche, la firma nos dice que podremos estar hasta cinco años cubiertos. Es una filosofía que se hace igual con el resto de turismos Hyundai, además de una garantía extendida que cubre la batería de alto voltaje. Como tal, por ley es obligatorio una cubertura mínima de dos años, pero la marca lo ha mejorado llegando hasta los cinco de garantía con kilometraje ilimitado y 5 años de asistencia en carretera.

En su caso, lo hacen con una cubertura de un lustro en pintura y otro de protección ante la corrosión. También se incluyen 12 años de amparo antiperforación. Esta garantía comercial incluye otros dos años de garantía en recambios y accesorios originales.

¡Sé el primero en comentar!