Anonymous responde al cierre de Megaupload y lanza el mayor ataque de su historia

La respuesta de Anonymous al cierre de Megaupload no se ha hecho esperar. El colectivo de internautas reaccionó en cuestión de minutos al cierre de la plataforma de descargas directas con un ataque masivo, el mayor en la historia de Internet, tumbando sitios como la web del FBI, del Departamento de Justicia de EEUU o de multinacionales como Universal.

Internet responde de forma masiva al cierre de Megaupload. La operación del FBI para frenar el servicio y detener a los responsables del mismo, que se enfrentarían a penas de cárcel de hasta 50 años, desencadenó una tremenda reacción por parte de Anonymous, el colectivo de hacktivistas más importante de la Red. Como ha venido sucediendo en la mayoría de sus operaciones, el grupo de internautas ha optado por ataques masivos de denegación de servicio que han hecho caer múltiples páginas web de quienes consideran responsables del polémico cierre.

Según ha comentado el colectivo en su blog a través de un comunicado, la respuesta desatada al conocer la noticia ha sido la mayor en la historia de Internet. "Si esto ha sucedido sin la ley SOPA, imaginad qué ocurrirá cuando entre en vigor. Será el fin del Internet que conocemos", explicaban mediante su cuenta en Twitter. "Se trata del mayor ataque realizado nunca contra el censor Gobierno y los sitios de la industria discográfica", señalan. El colectivo empuñó el lema que se ha extendido en los últimos meses para defender la libertad de los ciudadanos frente a los mercados, reflejado en el "somos el 99%".

Los primeros datos aseguran que cerca de 10.000 personas y más de 27.000 ordenadores estarían implicados en esta respuesta masiva que satura las webs atacadas con infinidad de visitas simultáneas. En un primer momento se señalaron 14 sitios que se vieron colapsados hasta el punto de no poder ofrecer su servicio en la Red. Como no podía ser de otra forma, el FBI fue uno de los primeros en caer bajo la presión de los ciberactivistas. Las asociaciones en defensa de la industria discográfica y cinematográfica estadounidense, la RIAA y la MPAA, también fueron blanco de las iras de la comunidad y vieron anulados sus servicios.

Compañías concretas como Sony Music, Warner o Universal vieron interrumpido su servicio web al considerar que sus presiones hacia las instituciones políticas han motivado el cierre de Megaupload. La clase política tampoco se libró. "Esto solo acaba de empezar. Estamos haciendo una campaña dirigida contra los demócratas que apoyan la SOPA", señaló el colectivo tras atacar las webs de la Casa Blanca, las de políticos que apoyaron SOPA e incluso la de HADOPI, el organismo francés encargado de perseguir a los internautas del país galo para desconectarles si intercambian material con copyright.

Hasta ahora no se recuerda una situación semejante. Como vemos en Akamai, los ataques se han disparado a nivel mundial con especial intensidad en territorio estadounidense, centroeuropeo y asiático. Sin duda, un momento sin parangón en la historia hasta el momento y que será recordado en un futuro como la respuesta directa de los hacktivistas al cierre de un sitio que, si bien podía albergar contenidos con copyright, también incluía cantidades ingentes de contenidos perfectamente legales.