Los operadores, víctimas de un fraude a través del roaming

Los operadores, víctimas de un fraude a través del roaming

Redacción

Las quejas sobre las prácticas de los operadores de telefonía y banda ancha por abusos en las facturas son habituales entre la comunidad de usuarios. Sin embargo, en algunas ocasiones son los propios operadores quienes son las víctimas de fraudes realizados por estafadores.

A través del blog de la CMT (Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones) conocemos una práctica fraudulenta que ha sido detectada por los operadores españoles en los últimos meses y que serviría para estafar indeterminadas cantidades económicas a los operadores. Las compañías se sienten indefensas ante el método elegido, que se trata de una actualización de otros tipos de estafa de los que ya fueron víctimas.

Para realizar este fraude, los estafadores consiguen tarjetas SIM de compañías extranjeras de prepago o de contrato obtenidas con datos falsos. Con los números de estas tarjetas SIM llaman en itinerancia a números españoles de tarificación adicional (los que comienzan por 803, 806, etc.) y cobran una cantidad por las llamadas recibidad. En realidad estos números no se presta ningún servicio ni se reciben llamadas realizadas con tarjetas SIM españolas.

Según denuncian los operadores, el coste de este fraude lo asumen las compañías españolas puesto que las llamadas se realizan a través de su red, en lugar de los operadores extranjeros, que son a quienes pertenecen las tarjetas SIM. Al margen de los gastos económicos para el operador, este tipo de llamadas (cuya frecuencia va en aumento según se ha detectado) pueden llegar a congestionar las redes y los usuarios podrían verse afectados por posibles colapsos.

La CMT ya detectó unos fraudes con números de tarificación adicional por medio en 2001. Por entonces se usaban los packs de Movistar Activa, que contaban con una SIM de prepago y un móvil subvencionado. Liberados los terminales, éstos se exportaban a países donde el precio del móvil estaba muy por encima del pack subvencionado y se revendía a precios mucho más altos. Las tarjetas de prepago eran vendidas en el mercado negro "a un precio más bajo" o se consumía su saldo en llamadas a estos números de tarificación adicional.

Los operadores tomaron medidas entonces desconectando llamadas a estos números cuando se detectaban estos fraudes, pero parece que en esta ocasión han vuelto a sufrir el ingenio de los estafadores.