Los operadores británicos bloquearán el porno por defecto

Los operadores británicos bloquearán el porno por defecto

Redacción

El contenido pornográfico que existe en la Red no será accesible en Reino Unido… a no ser que el usuario diga lo contrario. Así lo han acordado los grandes operadores del país británico y el primer ministro del país, David Cameron, con el fin de "proteger a los menores".

Guerra al porno en Reino Unido. Según ha informado The Guardian, los operadores BT, Sky, TalkTalk y Virgin bloquearán el acceso a los internautas a los contenidos pornográficos por defecto. Si el usuario quiere acceder a éstos tendrá que comunicárselo de forma expresa a su compañía, lo que ya ha generado una amplia polémica puesto que se compara la medida con una forma de censura.

"Contenidos inapropiados para menores"

"Proteger a los menores frente a los contenidos de naturaleza sexual" es la excusa que ha utilizado el conservador David Cameron para promover este acuerdo. Esta medida se ha visto reforzada con la creación del sitio web Parentport. Gestionado por organismos y asociaciones como Ofcom, Advertising Standards Authority, BBC Trust, el Consejo Británico de Clasificación Cinematográfica o Pan European Game Information (PEGI), permitirá a los padres enviar quejas sobre los contenidos que les gustaría que fuesen inaccesibles para menores.

Como leemos en elmundo.es, los promotores de estas polémicas medidas se escudan en un informe de la Mother´s Union, asociación que ha denunciado la "creciente exposición de los menores a contenidos inapropiados". El porno en Internet es uno de ellos. Para contrarrestar esta "exposición", al margen de bloquear por defecto estos contenidos, se van a controlar las campañas de publicidad más agresivas así como ciertos anuncios y carteles que no entren dentro de lo correcto en su imaginario.

Como hemos dicho, la controversia no ha tardado en surgir, puesto que se trata de un control preventivo de los contenidos en la Red que atenta contra la libertad de los usuarios. Sin entrar a valorar en el daño que puede hacer a un menor ver prácticas sexuales que, probablemente, realizará con el paso de los años, sí es más que criticable esta censora y arbitraria medida. ¿Hasta qué punto tienen derecho a indicarnos los operadores y el Gobierno qué contenidos o no son apropiados en la Red para la educación de los niños?