La UE busca que los operadores controlen las descargas de contenido con copyright

La Comisión Europea quiere otorgar el papel de policías a los operadores para vigilar y controlar las descargas de material protegido con derechos de autor en sus redes. Sin embargo, aún no ha especificado qué medidas empleará para forzarles a evitar que los usuarios descarguen estos contenidos.

Según leemos en Europa Press, el órgano ejecutivo de la Unión Europea quiere endurecer la persecución a usuarios y webs en pos de proteger los derechos de propiedad intelectual. El documento al que tuvo acceso la agencia Reuters señala que los operadores "deben jugar un papel de control" en las polémicas descargas que han provocado que varios gobiernos (el español incluido) lancen leyes específicas para perseguirlas.

El texto señala que "la Comisión propondrá enmiendas a la Directiva de Aplicación para crear un marco que permita, en particular, combatir las infracciones de propiedad intelectual a través de Internet de forma más efectiva". "Estas enmiendas deberían abordar las infracciones en su fuente y, para tal fin, fomentar la cooperación de intermediarios, como los proveedores de servicio de Internet", indica.

Sin embargo, tal como señala Alain Strowel, abogado especialista en derechos de propiedad intelectual, "el término "en su fuente" no tienen significado legal y está un poco vacío". Recordemos que hace tan sólo unos días conocíamos que la Unión Europea quería imitar la controvertida Ley Sinde como modelo para lanzar una directiva comunitaria, por lo que el bloqueo de determinadas páginas de enlaces sería una de las medidas a tomar en el plan antidescargas.

Asimismo, con el fin de compensar a los autores se volverá a estudiar desde la Comisión una reforma en los cánones aplicados en productos electrónicos como reproductores MP3, impresoras y teléfonos de última generación. Para ello se prevé la creación de un mediador, pero el citado abogado duda de su eficacia. "Como se sabe, el asunto de los cánones está sobre la mesa desde 2002, pero sin ningún resultado concreto hasta ahora", señaló.

Así pues, parece que el compromiso de la Unión Europea parece estar más de parte de la industria cultural que de sus propios ciudadanos, visto el rechazo mayoritario de los usuarios a este tipo de leyes restrictivas. ¿Dará marcha atrás el Ejecutivo comunitario o acabará por plegarse a los intereses de la industria cultural?