BT lanza en Reino Unido una oferta de Internet más rápida para visualizar vídeos

El operador británico BT dispara contra la neutralidad de la Red. El principio que aboga por la igualdad de los datos que circulan por Internet y que no puedan ser priorizados o discriminados podría volar por los aires con el lanzamiento del nuevo servicio del ex monopolio británico, que ofrecería tarifas especiales con prioridad para visualizar vídeos.

Según podemos leer en El País, Content Connect, el nombre del servicio lanzado por BT ya ha generado una fuerte polémica en Reino Unido. El operador histórico ha lanzado esta opción para que los proveedores de acceso a Internet puedan establecer tarifas especiales a los suministradores de contenidos que busquen alta velocidad para ofrecer sus vídeos. Desde el país anglosajón se teme que los internautas pasen de escoger qué vídeo compran en Internet a comprar el servicio concreto a los operadores.

Desde el operador se señala que este servicio no atenta contra el principio de neutralidad y que esta oferta será positiva ya que permitirá llegar a acuerdos comerciales con los proveedores de contenidos que quieran ofrecer alta velocidad o asegurar el servicio. BT considera que Content Connect permitirá incluso aumentar la velocidad de conexión en general ya que evitará congestiones en la Red.

Los más críticos con esta nueva opción lanzada por BT aseguran que "reducirá la competitividad entre las compañías y excluirá a algunas, por lo que será malo para todos". Los defensores del principio de neutralidad de la Red aseguran que con Content Connect se permitirá que los grandes proveedores de contenidos como es el caso de Youtube, aumentarían su posición preponderante en detrimento de las pequeñas compañías ya que no podrían competir con estos portales, que serían quienes comprasen este servicio para tener preferencia.

Por tanto, el temido "Internet a dos velocidades" estaría más cerca que nunca en el país británico. Los proveedores de acceso podrán priorizar determinados servicios si los suministradores de contenidos (como el citado Youtube) pagan por ello y se podría dar el caso de que el usuario acabase contratando su conexión con determinados servicios incluidos como el acceso a determinados portales. Esto sucede en algunos países como Perú, pero en banda ancha móvil.

El debate sobre la neutralidad de la Red se vuelve a abrir sin que conozcamos aún la postura oficial de la Comisión Europea. El pasado mes de diciembre en Estados Unidos, el órgano regulador se pronunció en favor de este principio aunque excluyó del mismo las conexiones móviles.