Análisis del Videoclub Imagenio, el nuevo servicio de TV para clientes de ADSL

Como ya confirmó hace un par de meses, Movistar está comercializando el servicio de Videoclub Imagenio. Frente al servicio Imagenio estándar, esta nueva modalidad ofrece la posibilidad de acceder solamente al Videoclub desde el ADSL de Telefónica, ideal para aquellos que les basta con la TDT o cuentan con otra plataforma para ver canales de TV.

Siguiendo la misma filosofía de Imagenio, Telefónica distribuye en el Kit de Conexión un decodificador que debemos conectar a la TV para disfrutar de los contenidos. El pequeño aparato (del tamaño de un TDT compacto) monta en la parte posterior un conector de red RJ45, dos antenas para WiFi, salidas de audio digital, HDMI y RCA (para aquellos televisores que no soporten las nuevas conexiones de alta resolución). En el panel frontal lleva además un conector USB 2.0; más adelante explicamos para qué sirve.

El decodificador está ensamblado por la conocida marca de routers Comtrend, basándose en el model STB-7007 con ligeras modificaciones. Sus especificaciones técnicas oficiales destacan el soporte de reproducción de contenidos en alta definición, tanto 720p como 1080i. No se refleja la posibilidad de reproducir contenido en 1080p (conocido como Full HD).

Los parámetros oficiales de la casa no reflejan en ningún momento las capacidades inalámbricas del decodificador; por tanto suponemos que el modelo que distribuye Telefónica va modificado a gusto del operador. La conectividad WiFi nos permite conectar el dispositivo a Internet en aquellos casos en los que no esté cerca el televisor del router, aunque siempre es recomendable hacerle llegar una conexión por cable (ya sea por PLC).

Cabe destacar que la reproducción de contenidos en alta definición solamente es posible si se conecta por cable de red. La WiFi no proporciona las condiciones idóneas para transferir ese volumen de datos de manera estable.

Cuando se enciende el dispositivo y se conecta a Internet por primera vez, el decodificador se configurará y en pocos minutos estará listo para funcionar. La interfaz es extremadamente rápida: moverse por las distintas opciones es muy fluido y sin apenas retrasos.

El menú principal es muy sencillo, disponiendo únicamente de tres opciones:

1) Videoclub

2) Mis dispositivos

3) Ajustes

Empezando por el último, en el menú Ajustes se ofrece la posibilidad de configurar los parámetros de red: elegir la interfaz (WiFi o cable), configurar direcciones IP, ver el estado de la conexión e incluso realizar un pequeño test de velocidad. Este último punto es importante tenerlo a mano para diagnosticar la idoneidad de la conexión para ver contenido en HD, sobre todo si es WiFi. En todas nuestras pruebas, teniendo el router a una distancia de 15 metros por WiFi no permitía visualizar el contenido en HD; por cable ha funcionado sin ningún sobresalto.

De manera similar, se pueden configurar las opciones de idioma, resolución de imagen y el control parental / PIN de compra (que por defecto es 1111). Es necesario marcar el PIN cada vez que se realiza la compra de un alquiler para evitar compras accidentales y el consiguiente cobro a la factura.

Una vez finalizada la configuración y teniendo la conexión a Internet correctamente habilitada, el decodificador permite navegar por el catálogo del videoclub por distintas categorías: Cine, Wrestling, Conciertos, Series, Documentales y Cine para Adultos. Dentro de Cine por ejemplo, el catálogo nos devuelve un desglose por Recomendados, Estrenos, Top 10, Cine en HD, «De siempre», Infantil y Ciclos (recopilaciones especiales, como Cine Negro, Clint Eastwood, Thrillers etc…).

Al entrar en cualquiera de las categorías, el decodificador nos muestra un carrusel de las portadas de las películas, pudiendo navegar por todas ellas y escoger una para ver sus detalles.

El proceso es muy sencillo: una vez dentro de una ficha de una película, el sistema permite pulsar un botón para proceder al alquiler. Una vez introducido el PIN de compra, la película se puede visualizar durante 24-48 horas (en función del título alquilado). Cualquier contenido alquilado puede pausarse, rebobinarse o avanzar dentro de ese marco de tiempo.

En el propio visionado del título que se haya alquilado, se puede elegir entre verlo en Castellano o Versión Original. Se echa en falta la posibilidad de activar subtítulos.

Ya por último, el dispositivo permite acceder al contenido multimedia que se enchufe via USB o en la red local. Si en la red a la que se encuentra conectado el decodificador existe algún ordenador con contenido multimedia compartido via carpetas de red (o por ejemplo Windows 7 Media Sharing, en definitiva cualquier dispositivo con servidor Samba o DLNA), el decodificador reconoce y permite reproducir estos contenidos. En nuestras pruebas, hemos podido reproducir correctamente videos AVI con compresión DivX o XviD. Otros formatos funcionaban de manera aleatoria y con algún corte. Además, en las pruebas hemos podido ver fotos o escuchar música en streaming de los PCs.

Concluyendo, el servicio de Videoclub Imagenio es ideal para aquellas personas que buscan una manera fácil de disponer de un amplio catálogo de películas en alquiler a buen precio. Tecnológicamente el decodificador permite centralizar los contenidos multimedia de nuestra red y dar salida a ello en el televisor donde esté enchufado. Si eres de los que disponen de una enorme colección de películas y series en el PC y te gustaría disfrutar de ellos cómodamente desde el sofá, ésta puede ser la manera más fácil y completa de hacerlo si además te gustaría disponer de otros contenidos que ofrece el Videoclub.

Las únicas pegas que hemos encontrado ha sido el manejo del mando; es necesario apuntar con bastante puntería al decodificador (un desvío pequeño hace que el decodificador no recoja las señales). Por otra parte, en los menús largos se hace muy pesado pasar por todos los elementos, ya que es necesario pulsar la flecha de dirección cada vez que queramos pasar un elemento.