Los operadores, dispuestos a plantar cara a la Voz IP

Los operadores, dispuestos a plantar cara a la Voz IP

Redacción

Son dos sectores llamados a entenderse. Hablamos de los operadores tradicionales de voz, que han visto cómo la llegada de los servicios de voz por Internet amenazan su dominio en el sector de las llamadas. Ante ello continúan limitando este servicio en sus conexiones de Internet móvil y se plantean responder con sus propios servicios de Voz IP.

Aunque la instauración de la Voz IP parece inevitable, los operadores continúan resistiéndose a que a través de sus líneas los usuarios puedan utilizar estos servicios. Como podemos leer en un extenso artículo de Intelligence and Capital News Report, los datos saltan a la vista y el enfrentamiento entre los operadores y estos servicios tendrá que solucionarse de algún modo, ya que los usuarios de Voz IP en el móvil se duplicarán cada año hasta 2014 y el 70% de las compañías de telecomunicaciones optan todavía por limitar el acceso a estos servicios.

El desafío en el continente europeo necesita de mediadores y la Comisión Europea ya trabaja en ello, dado que la intención de los operadores pasa por seguir priorizando el tráfico de este tipo de servicios. Algunos estados miembros como España se han mostrado del lado de los operadores. Si finalmente esta postura es la que adopta la Comisión Europea, servicios de Voz IP como Skype no tendrán más remedio que sentarse a negociar con las compañías para que el usuario pueda acceder a ellos desde estas redes.

La propia Skype ya se mostró totalmente en contra de esta medida, ya que considera rompe el principio de neutralidad de la Red. "La expansión de los abusos existentes a una serie incluso más amplia de contenidos, aplicaciones y servicios en Internet, devaluarían de forma considerable la utilidad social y económica de Internet", se señalaba desde el más poderoso servicio de telefonía IP de la Red.

"Si no puedes con tu enemigo…"

Otra de las opciones que se ha tomado más allá de la negociación con estos proveedores de servicios ha sido, como en el caso de Telefónica, adquirir su propio negocio Voz IP. La compañía se hizo con Jajah, uno de los máximos competidores de Skype, y a través del cual espera minimizar el impacto de ésta. Sin embargo, los usuarios seguirán sin la posibilidad de elegir el servicio que ellos deseen mientras la situación no varíe, y es aquí donde la Comisión Europea tiene mucho que decir.

Por otro lado, otros operadores como Vodafone y Orange ya han abierto un poco más su enfoque hacia estos servicios y permiten la utilización de servicios Voz IP a través de sus redes. Eso sí, no lo hacen más que en contadas tarifas.

Desde luego, el excepticismo es quien acompaña por el momento a los usuarios, que ven cómo en sus tarifas de banda ancha móvil se continúa restringiendo de forma mayoritaria el acceso a este tipo servicios y la situación no tiene visos de cambiar a corto plazo, prolongando un conflicto de intereses en el que los usuarios siguen siendo los más perjudicados.