La Administración Pública sigue utilizando las versiones más antiguas de Internet Explorer

De todos es sabido las múltiples vulnerabilidades del navegador Internet Explorer en sus versiones más antiguas. Bueno, de todos o más bien de casi todos, porque la Administración Pública parece no saberlo y continúa utilizando este navegador así como otro software obsoleto para atender y gestionar las solicitudes de los ciudadanos.

Esperpéntica situación la vivida en una de las sucursales de la Tesorería General de la Seguridad Social. Tras la espera interminable observando a un buen número de funcionarios atender a los ciudadanos con una sorprendente parsimonia llega al fin mi turno. La persona que me atiende me explica los detalles de la gestión a realizar y comienza su periplo con el ordenador que le acompaña en su escritorio.

A mi primera sensación de curiosidad por ver el fondo de escritorio plagado de accesos directos que parecen complicar las búsquedas más que facilitarlas le sigue la estupefacción al ver el software que utiliza el trabajador para cotejar mis datos: Internet Explorer 5.0 (Ver problemas con IE 6). Sí, hablamos del navegador que lanzó Microsoft hace ya más de una década y al que se le detectaron contínuos problemas y vulnerabilidades y que de aquella manera ha ido solucionando la compañía de Bill Gates en versiones posteriores.

El porcentaje de uso de este navegador es mínimo pero la excepción que confirma esta regla no la tenemos demasiado lejos. Los fallos de seguridad de este navegador se han ido acumulando a lo largo de los últimos años pero no parece importar a la Administración, que continúa con éste y otros programas a buen seguro sin actualizar como el Acrobat Reader, del que hoy mismo conocíamos un nuevo problema de seguridad.

Sorprende y decepciona que en pleno año 2010 las administraciones sigan apostando por este tipo de software para gestionar la información a los ciudadanos. Por no hablar también de las múltiples páginas de información pública a las que conseguir entrar con otros navegadores como Mozilla Firefox es una hazaña incluso utópica en algunos casos. A este respecto la Administración comparte el galardón con otras grandes empresas como Renfe o Fnac, cuyas webs no son accesibles al 100% con el navegador Firefox.

Lo más hiriente del caso que ha motivado este artículo ha sido el desenlace final. Mi visita a la Tesorería se cerró con un maravilloso "Database error" causado por la caída de la base de datos con la que trabaja la sucursal. Parece que poco han cambiado los tiempos desde que Mariano de Larra escribiese aquello de "vuelva usted mañana" allá por el siglo XIX.

Como curiosidad, 5 usuarios han entrado en ADSLzone con Internet Explorer 5.0 en el último mes.