El Gobierno quiere que las redes de fibra lleguen a todo el territorio nacional

El Gobierno ha anuncidado sus pretensiones de poner a disposición de todos los ciudadanos el acceso a las redes de banda ancha a través del espectro radioeléctrico en todo el territorio nacional. Este compromiso supondrá dar cobertura a zonas rurales o con poca densidad de población, hasta el momento las grandes perjudicadas en cuanto a las redes de telecomunicación en favor de las áreas más rentables.

El compromiso fue expuesto por el secretario de Estado de Telecomunicaciones del Ministerio de Industria, Francisco Ros, según publica Cincodias. Para éste, es crucial el despliegue de las redes de nueva generación, al ser éstas básicas para "llevar a la modernización del país y al aumento de la competitividad de la economía europea".

De este modo, desde el Ministerio de Industria se propone una regulación que fomente la inversión de las operadoras, pero también es consciente de que hay zonas donde la iniciativa privada no va a llegar. Esto ha de ser solucionado por el Estado con el fin de evitar que se agrande la brecha digital que existe en el país. Para ello, el Gobierno habrá de movilizar recursos públicos, lo que ha sido apoyado por la Comisión Europea.

Así, el Gobierno se está planteado una fórmula mixta para los próximos concursos de frecuencias. De esta forma, los operadores complementarían su oferta económica con compromisos para mejorar y extender la cobertura a zonas no rentables. Según Ros, este modelo no es único en Europa, ya que "otros países también lo están planteando". De hecho, Alemania ha incluido requisitos de cobertura en las zonas menos pobladas en la subasta de espectro que ya ha comenzado.

Sin fecha para los concursos

Por otro lado, Ros no desveló el calendario de los próximos concursos. España está pendiente de licitar frecuencias en 800 MHz y en bandas más altas. El alto cargo reconoció que los compromisos de cobertura dependerán del tipo de espectro, ya que las frecuenciasmás bajas permiten mejor cobertura rural, mientras que con las más altas la complejidad aumenta.

El Ministerio de Industria también tiene pendiente resolver la reasignación de frecuencias de 900 MHz, para que puedan usarse para dar banda ancha móvil, y su nuevo reparto entre las operadoras. Ros no quiso adelantar cómo van las negociaciones, pero insistió en que el objetivo sigue siendo resolver a la vez la reasignación y los concursos de frecuencias, pese a que algunas operadoras prefieren que los dos temas se aborden por separado.