Los phablets empiezan a devorar el mercado de las tabletas

Los phablets empiezan a devorar el mercado de las tabletas

Redacción

La apuesta de los fabricantes de móviles por lanzar smartphones con pantalla de tamaño superior a las 5 pulgadas está teniendo una gran acogida entre los usuarios. Sin embargo, esta tendencia ha hecho que el mercado de las tabletas se resienta en ventas.

A comienzos de año una previsión apuntaba que este 2013 sería el año del despegue de las phablets, denominación que se ha dado a los dispositivos a medio camino en tamaño entre los smartphones y las tabletas. El último informe de IDC ha dado la razón a este pronóstico ya que los equipos de este tipo han visto aumentada su demanda de forma considerable.

Cada vez más usuarios adquieren terminales cuyas pantallas van desde las 5 pulgadas hasta las 6,3 de algunos equipos como el Samsung Galaxy Mega. Este tamaño es solo un poco más pequeño que el de las tabletas de 7 pulgadas. De hecho, tal ha sido el impacto de estos gadgets en el mercado, que las ventas de tablets han estado algo por debajo de lo esperado en las previsiones de IDC.

La firma analista había pronosticado que durante este año se suministrarían 227,4 millones de tabletas a nivel mundial, pero tras analizar la tendencia del mercado ha reducido esta cifra hasta los 221,3 millones. A su vez, ha rebajado su pronóstico a largo plazo, ya que anteriormente había cifrado en 407 millones de unidades las ventas de tablets en 2017 y ahora considera que alcanzarán los 386,3 millones.

Por ejemplo, en mercados como el de la región Asia Pacífico los usuarios ya prefieren comprar un phablet antes que una tableta de las denominadas compactas (con pantalla entre 7 y 8 pulgadas). Corea del Sur se ha convertido en el país líder de esta tendencia, pero Tom Mainelli, analista de IDC, advierte que el país asiático «puede ser el precursor de lo que sucederá en más países y regiones».

El motivo del auge de estos dispositivos es económico en opinión de Jitesh Ubrani, otro analista de la firma. «La gente de algunos países tienen una capacidad económica muy limitada, por lo que tienden a comprar teléfonos grandes desde el que pueden llamar, navegar y escribir, ahorrándose así el tener dos dispositivos para funciones similares«, explica. No obstante, en los países emergentes aún no se ha disparado esta tendencia por la poca generalización de las conexiones WiFi en los hogares, por lo que los usuarios siguen apostando por el PC.

Por último, al margen de los phablets, también se apunta a los dispositivos wearables (smartwatches, gafas inteligentes, etc.) como otro posible freno a la venta de las tabletas. ¿Qué os parecen estas predicciones? ¿Preferís los phablets antes de contar con un smartphone y una tableta por separado?