Nintendo ve en su estrategia publicitaria el problema de Wii U y no en el precio

Nintendo insiste en que el problema de las bajas ventas de Wii U no es debido al precio que eligió para comercializar su consola. La compañía asegura que una mala planificación a la hora de comunicar su producto a los usuarios es la responsable de una situación que se podría agravar con la llegada de PlayStation 4 y Xbox One.

La Gran N sigue analizando qué ha llevado a Wii U a vender poco más de 3,5 millones de unidades en su primer año de vida en todo el mundo. Se mire por donde se mire esta cifra está muy alejada de las pretensiones de Nintendo, que ha visto cómo productos como la primera Wii o su portátil Nintendo DS/3DS alcanzaban tales ventas en un abrir y cerrar de ojos.

Como leemos en Gamerzona.com, la responsable de marketing de la multinacional, Shelly Pearce, ha indicado que el problema que ha causado estas bajas ventas ha sido la forma en la que se ha presentado la segunda Wii al público. Según sus declaraciones, no han sabido enfocar bien a quién va dirigido el producto y puso un ejemplo un tanto llamativo.

En concreto se refirió al objetivo de «explicar a las madres que se trata de una consola nueva». En su opinión resulta fundamental convencer a los padres de las ventajas en la adquisición de la videoconsola del GamePad con pantalla táctil. Pearce considera que la situación actual es mejor que la del año pasado a la hora de captar consumidores y que «la llegada de nuestras mayores franquicias» contribuirá al despegue de Wii U. «Estamos publicando una línea de software realmente fuerte«, subrayó.

Sin embargo, el punto de vista de Pearce es cuando menos sorprendente. Para muchos usuarios y expertos del sector el catálogo de títulos que está llegando a la consola lanzada en noviembre del pasado año es el gran talón de Aquiles del equipo. La falta de juegos «vendeconsolas» como podría ser el GTA V recién lanzado en PS3 y Xbox 360 explica en gran parte la nula demanda de una consola cuyo potencial técnico quedará eclipsado en muy poco tiempo con el lanzamiento de la Next Gen.

A ello hay que unir que el precio de la consola ha sido ampliamente criticado incluso desde las tiendas que la venden. En los últimos meses algunas cadenas no solo han clamado por una rebaja en el precio de venta fijado por Nintendo sino que han optado por realizar descuentos de forma unilateral para intentar vender más unidades del equipo. Queda descartada por tanto una rebaja oficial a corto plazo, ya que la firma de Kioto preferirá cambiar su «estrategia de comunicación» para relanzar su producto. ¿Lo conseguirá?