El oscuro negocio de los 902 en empresas privadas y públicas

El oscuro negocio de los 902 en empresas privadas y públicas

Claudio Valero

Un usuario medio suele tener contactos con decenas de compañías todos los meses, bien para el suministro de agua, luz, teléfono móvil o con bancos, aseguradoras y compañías aéreas. Incluso con organismo públicos, como las fuerzas armadas, el catastro o la lotería. Todas estas empresas ofrecen un número de atención al cliente, que comienza por 902. Un número de tarificación especial que esconde un oscuro negocio que sacude las facturas de los usuarios a fin de mes.

Las llamadas que realizamos a números 901 y 902 se consideran de tarificación especial y no debemos confundirlas con las llamadas a los números 905, 803, 806 y 807 que se consideran de tarificación adicional. La mayor parte de las empresas con las que contactamos a diario nos ofrecen para ello un número 902 con un coste que puede llegar hasta los 50 céntimos por minuto. Además, dependiendo de si la llamada se hace desde el móvil o desde el fijo, o si es desde un operador u otro, el coste final es diferente. Una situación compleja que confunde al usuario.

Estos números se han convertido en una prioridad para Facua quien señala que escoden un negocio oscuro detrás, ya que muchas empresas pactan con las operadoras un reparto de las ganancias. Por el momento, esto es algo que no se ha podido probar pero que constituiría un delito en España. Para entender cómo funciona podemos seguir esta regla, aunque no existe un registro oficial que lo explique:

Llamada a un número 901 al que le sigue un 1, 2 o 3 tiene el precio de media llamada local, es decir, solo pagamos una parte. Si va seguido de un 5, el coste se incrementa por encima de una llamada provincial. Para los 902, la situación es diferente, ya que el cliente paga el importe íntegro de la llamada en todos los casos.

 Un estudio revela que el 85% de las 33 empresas más conocidas de nuestro país recurre a los números 902 como medio de comunicación con sus clientes, sin llegar a especificar un número alternativo gratuito. Recordemos que por ley, todos los números 902 deben tener su correspondiente número fijo sin coste adicional, aunque esta correlación rara vez aparece en la web de la empresa.

Bancos como Santander, BBVA, La Caixa, Sabadell y Bankinter solo ofrecen un 902 mientras que Bankia o ING ofrecen un número gratuito. Las aseguradoras como Reale, Mutua Madrileña, Línea Directa, Pelayo, Catalana Occidente o Mafre utilizan números de tarificación especial, cobrando a sus clientes las llamadas. Las compañías aereas como Iberia, Vueling, Air Europa y Ryanair tampoco se libran. Incluso organismos públicos como la CNMV, las fuerzas armadas, el catastro o loterías y apuestas del estado recurren a estos números.

Por el momento, estas empresas viven en una especie de vacío legal a la espera de la aprobación de la Ley para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, con el objetivo de obligar a las compañías a contar con un número de teléfono de atención cuyo coste no supere el de una llamada básica. El proyecto será aprobado definitivamente en los próximos meses.