Movistar cerrará centrales de ADSL donde despliegue fibra óptica

Movistar cerrará centrales de ADSL donde despliegue fibra óptica

Redacción

«No queremos invertir en lo viejo«. Con estas palabras ha anunciado José Miguel Gilpérez el cierre progresivo de las centrales que actualmente dan acceso a las conexiones de ADSL. Su fuerte apuesta por la fibra óptica provocará que el operador las deje de lado en pos de centrarse en las conexiones de alta velocidad FTTH.

El discurso de Gilpérez, presidente de Telefónica España, durante el 27º Encuentro de las Telecomunicaciones, también ha servido para conocer los planes de la compañía con las actuales centrales que dan acceso a Internet a millones de usuarios a través de las redes de cobre. El directivo no ha dudado en calificarlas como algo «viejo» y que acabará cayendo en desuso debido a la revolución que producirán las redes de nueva generación (NGA) como la fibra óptica.

Por este motivo, ha anunciado el que se puede considerar como apagón del ADSL. «Estamos manos a la obra de cara a apagar paulatinamente las centrales de cobre«, avanzó Gilpérez. El operador histórico pretende que esto suceda «antes de lo previsto«, por lo que la sustitución del cobre por la fibra acabará siendo realidad en cuestión de años.

También habrá guerra de precios de FTTH

Si bien este salto se plantea como una gran ventaja a la hora de disfrutar de mejores condiciones de acceso a Internet, cabe recordar que el precio de la fibra es aún ligeramente superior al del ADSL y los usuarios tendrían que acabar contratando estas conexiones. No obstante, es previsible que con el aumento de la oferta por parte de la competencia los precios pasen a ser similares a los del ADSL a medio plazo.

Por otro lado, dada esta medida de «jubilación» de las centrales más antiguas en las zonas donde haya fibra óptica del operador histórico también obligará a mover ficha a los alternativos. Éstos se verán obligados a cambiar de central en caso de cierre o a optar por una medida similar a la de Movistar y pasar a ofrecer accesos de fibra a sus clientes de banda ancha.

En definitiva, un paso lógico de Movistar que por otro lado, no debe servir para desatender las necesidades de conexión en las zonas más aisladas. Parece que la tecnología LTE será la solución para estos territorios con baja cobertura de banda ancha, de cara a cumplir los objetivos de la Agenda Digital Europea y situar a España en las primeras posiciones de acceso a banda ancha en nuestro continente.