La financiación de los operadores no es suficiente. La publicidad podría volver a TVE

El regreso de la publicidad a RTVE es una posibilidad que ha sonado con fuerza en los últimos días. Los problemas de déficit que acompañan al ente público no han sido resueltos con la tasa que pagan los operadores de telecomunicaciones, por lo que el Gobierno podría volver a incluir anuncios en su programación.

Nuestros compañeros de ADSLzone.tv se hacen eco de la mala situación por la que atraviesa Radio Televisión Española. El déficit es de 100 millones de euros y parece inasumible con la actual crisis económica y los continuos recortes gubernamentales contra el gasto público. Sin embargo, las opciones se agotan al Ejecutivo y ha de tomar medidas de forma inmediata para salvar la corporación actualmente presidida por Leopoldo González-Echenique.

Recordemos que el anterior Gobierno optó en 2009 por eliminar la publicidad del ente público y creó la tasa por la que los operadores de telecomunicaciones pasarían a financiar a RTVE. La medida causó un gran revuelo y la esperada desaprobación por parte de estas últimas compañías, que recurrieron al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). Años más tarde se espera que el tribunal falle con una resolución contraria al actual modelo, lo que serviría de excusa al Ejecutivo para reintroducir la publicidad en el canal público.

Oposición de los canales privados

Si con la hipotética sentencia del TJUE los operadores se verían claramente beneficiados, los principales damnificados serían los canales de televisión privados. De ahí se entiende la rápida reacción por parte de Mediaset, grupo que integra entre otros a Cuatro y Telecinco. En ella ha advertido de los peligros que supondría el regreso de la publicidad a RTVE.

Alejandro Echevarría, presidente del citado grupo, ha calificado como «catastróficas» las consecuencias de esta medida. Su argumento se reduce básicamente a que el ente público supondría un actor más para repartir la mermada tarta publicitaria que ahora acaba íntegramente en las cadenas privadas. El presidente de Mediaset ha subrayado que RTVE debería centrarse en ser un motor para la difusión cultural y complementar los contenidos de las privadas en lugar de competir como si fuese otra de ellas.

Pero la realidad económica es bien clara. Al déficit de más de 100 millones de euros se le suma la intención de recortar 35 millones de euros en «gastos de personal», lo que lleva a RTVE a actuar de inmediato. Será el tribunal europeo quien dé el empujón definitivo y si declara ilegal la actual tasa de financiación todo apunta a que la publicidad volverá a las cadenas públicas de forma inminente.