Filmotech ofrece películas online desde 1 euro y tarifa plana de 6,95 euros al mes

Un nuevo videoclub online engrosa la frágil oferta legal en Internet de películas y series. Nacido de la unión entre El Corte Inglés y Filmotech, la nueva plataforma ofrece películas desde 1 euro en formato de pago por visión y una tarifa plana de 6,95 euros al mes.

Con el ambicioso objetivo de ofrecer 20.000 títulos «en uno o dos años», la conocida tienda española y el portal Filmotech presentaron el nuevo servicio online que busca competir con otros portales similares como Wuaki o Filmin. El camino a seguir es el planteado por Netflix fuera de nuestras fronteras, ofreciendo al usuario un amplio abanico de películas que, sin embargo, en un primer momento serán 2.000 y pasarán a ser el doble «en unas semanas».

En el acto de presentación sus responsables aseguraron que su objetivo es «crear el mayor videoclub online de cine en español». Para este reto cuenta con el apoyo de EGEDA, la entidad de gestión de derechos de autor presidida por Enrique Cerezo y que no dudó en criticar el nulo efecto de la Ley Sinde a la par que se presentaba el nuevo servicio.

Una de las principales novedades de la plataforma será la «promoción inédita en España» que permitirá visionar online una película siempre que el usuario haya comprado un DVD o un Blu-ray en español. Al margen de este añadido que busca fomentar la venta los cada vez menos frecuentes formatos físicos, desde Filmotech también se quiere impulsar el acceso al videoclub en televisores conectados a Internet, las llamadas Smart TV, así como dispositivos móviles como smartphones y tabletas dado el crecimiento de estos equipos en el mercado.

El hecho de apoyarse en El Corte Inglés, que cuenta con más de 15 millones de clientes online, servirá para aportar una visibilidad mayor a la plataforma. «No pretendemos un cambio de la noche a la mañana, pero sí queremos promocionar al máximo esta plataforma de cine y llegar al usuario acostumbrado a comprar DVD y abrir un mercado que, como consecuencia de la «piratería«, es complicado», afirmaba Enrique Cerezo, quien insisitió en la dificultad de «montar una plataforma de este tipo para luchar contra lo gratis».

A priori la iniciativa puede parecer interesante, pero será fundamental una ampliación rápida del catálogo con títulos atractivos para los usuarios. Como bien indica Cerezo en este punto, es complicado competir con lo gratuito que ofrece Internet, pero resulta imposible si no se hace con un precio asequible y cine de estreno. En caso contrario, estaremos ante un nuevo fiasco en el mercado de los videoclubs online en España.